PREVIOUS_POST

Embarazo psicológico

Elena Gómez Rey Salir del laberinto
17 Jan 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

El embarazo psicológico es frecuente en mujeres en edad fértil que pueden llegar a tener muchas dificultades para quedarse embarazadas y desean mucho éste hecho.

Llegan a  desarrollar algún tipo de problema emocional, ansiedad y/o angustia referente a ésta situación, se vuelven muy recurrentes y controladoras respecto a la idea de gestar y se decepcionan fácilmente sino lo han conseguido. Pero también se presenta en jóvenes temerosas, por el contrario, de quedarse encinta. Bien por no haber utilizado metodos anticonceptivos  durante la relación o por otras causas que las inducen a sentirse  culpables.

Desarrollan la mayor parte de síntomas de las gestantes e incluso pueden dar positivo en los test de embarazo.

Frente a una ecografía, el profesional observa que no hay feto y tampoco se presenta latido cardiaco.

Cuando tienen que afrontar esta situación, pueden desconfiar de que sea cierta, pensar que han abortado o negarlo.

Es una situación muy complicada, donde la mujer que la padece sufre mucho y puede llegar a presentar síntomas cercanos a la psicosis ante el afrontamiento de la situación real. 

Es  por ésto que la delicadeza, la comprensión, el tacto, la aproximación progresiva y la cotejación de datos y muestras en presencia del especialista son un factor muy importante que aporta veracidad.

La pareja tiene que estar informada sobre éste proceso , para que pueda desmontar sus propias dudas y miedos ante la situación generada y aportar su apoyo al otro y a la relación.

¿Y si el que sufre el embarazo psicológico es él?

Puede llegar a ser así, en padres primerizos y que presentan empatía e identificación ante los síntomas del embarazo real de su pareja.

Se denomina Sindrome de Couvade(del francés couver: incubar o criar), suele aparecer en el primer trimestre, aunque puede durar más.

Presentan :

Naúseas

Aumento de peso

Dolor abdominal  y de muelas

Antojos...etc

Desde luego no es algo premeditado ni por llamar la atención, es un proceso muy similar al psicosomático. En principio es un gran acompañamiento en la gestación, y no es dañino. Aunque hay casos en que el hombre que lo presenta puede tener un alto nivel de narcisimo o de protagonismo, queriendo figurar en este acontecimiento al mismo nivel o por delante de su pareja.

Publicidad
Publicidad