PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Vence al Estrés En Navidad con estas Dos Claves y 9 Tips.

Susi Nieto Barrionuevo Reinventate , Decidete y Aprende a desaprender
21 Dec 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

La Navidad en un momento hermoso de recogimiento, de esperanza y de ensoñación. Es época de festejos, reencuentros y también, ansiedad por la inminencia de las vacaciones.

¿Vacaciones o presión en Navidad? Tú decides.

Tengamos o no días de descanso, en esta época  que se aproxima suelen haber muchos compromisos sociales, prisas, compras de última hora… ¡un sinfín de situaciones que nos generan estrés! Aprender a controlarlas nos ayudará a evitar problemas de salud y a disfrutar más de estas fechas, de nuestra familia y de nuestro trabajo si es que no tenemos vacaciones.

El estrés es uno de los factores de riesgo cardiovascular, y aunque creas que dominas la situación, las visitas inesperadas o las sorpresas de última hora nos desubican pues queremos estar con nuestros amigos y seres queridos disfrutando de esos momento  y al final no estamos dónde tenemos que estar, pues  pensamos en la multitud de cosas que aún nos queda por terminar.

Las situaciones agobiantes que se producen durante las fiestas navideñas suelen provocar que muchas personas lo experimenten. Por ello, debemos hacer todo lo posible para mantenerlo a raya y no poner en peligro nuestra salud. ¿Cómo conseguirlo? Aquí te traigo algunas recomendaciones que pueden ayudarte a pasar unas felices fiestas:

Hay dos CLAVES principales: PLANIFICAR Y ATENCION PLENA

1.- Planifica cada una de tus tareas, ya sea ir de compras, adornar el árbol, salir con tus hijos, quedar con tus amigos, terminar ese informe que nunca acaba o elaborar el menú de estos días…ponle fecha y hora. Procura atenerte a ello.

Para ello tomate hoy mismo tu tiempo (quince minutos es suficiente) y no te atormentes con pensamientos catastróficos que solo te boicotean, (soy una irresponsable, no voy a encontrar los regalos, no voy a terminar a tiempo mi trabajo) así te sientes mal y contagias a los demás, no empeores la situación y conéctate con tu momento presente, acéptalo y disfrútalo, hay situaciones que no dependen de ti, pero sí la forma en como los gestionas. Te puede ayudar la elaboración de  una lista con todas tus tareas y un  planing en que priorices lo más importante para ti, no dejes para última hora las compras…dedica un día a los regalos sabiendo de antemano ¿qué? Y ¿para quién? Y otro día  a la compra de la comida.

Procura no mezclar y si puedes delegar algo, mejor, pedir ayuda a tu pareja o amigos es ideal incluso para quedar más tarde con ellos y compartir un pequeño rato al final del día y desconectar.

2.- Cuando salgas a comprar ya sean los regalos o la comida, y te encuentres colas interminables de gente ya sea para pagar o sacar dinero en el cajero, enfócate en el momento presente, observa tu respiración, sabes que no puedes hacer otra cosa y debes esperar tu turno, aprovecha ese momento para observar tu respiración, para descansar tu mente, no pienses en negativo, pues eso te provoca más ansiedad, aprovecha ese tiempo para conectarte con tu momento presente, recuerda que tu infelicidad no está en lo que estás viviendo, si no en la forma en que tu respondes a esa situación. Si haces un trabajo de atención y te enfocas en las sensaciones del momento y aceptas la situación en vez de luchar contra ella, lo cual no puedes cambiar, verás como el nivel de estrés se reduce radicalmente.

3.- En las reuniones familiares, suele pasar que hay personas que no soportamos (primo, hermano, cuñada…) aunque los apreciamos no los toleramos por ser  incompatibles con nuestra personalidad, ya sea porque opinamos muy diferente o veis las cosas de forma muy diferente o sientes que te juzgan de forma injusta, y todo ello crea un caldo de cultivo para una discusión desagradable.

Habrá que trabajar de nuevo nuestro centro de atención, piensa que los comentarios de esas personas no los puedes evitar, piensa que no son conscientes de su propio esquema mental, son prisioneros de  una mentalidad cerrada y negativa, de una forma específica de actuar, así que cuando haya algo que te molesta o te parece injusto en vez de enfrentarte, observa de nuevo tu respiración y céntrate en ella para calmar la agitación, respira hondo calmando a tu corazón que seguro estará acelerado y molesto, conecta con tu cuerpo sin juzgarlo, lo que hay está bien, si estas molesta y agitada, es así y es normal, e intenta buscar que hay más allá de eso, más allá de ese estrés, busca en tu interior ahonda y ve hacia atrás, hacia atrás hasta que puedas contactar con un lugar pequeñito de calma y en cuanto contactes con esa calma , más va a crecer.

Al mismo tiempo trata de percibir ese mismo lugar en las otras personas pues todos tenemos en nuestro interior un lugar llamado calma, trata de ver que hay detrás de todo esto que te están manifestando esa o esas personas, trata de ver la esencia de esa persona pues seguro no hay mala intención es simplemente una mala gestión de sus emociones, y como esa persona se siente herida trata de herir a otro.

No vale la pena caer en ese círculo vicioso, pues te hace daño a ti, se trata de practicar la empatía con los demás, tendrás otra percepción…ya verás cómo te sorprenderás y por fin habrás logrado dar respuestas y soluciones a ese malestar generado por malas interpretaciones.

Te habrás quitado un peso de encima y disminuirás los niveles de ansiedad, en las reuniones familiares.

4.- Come conscientemente, pues en estas fechas el aumento de peso es una de tus mayores preocupaciones y no logras disfrutar en ningún momento, pensando cómo te va a influir lo que comes y lo culpable que luego te sientes…

Debes tomar una decisión, si quieres comer todo lo que te gusta, hazlo pero con atención plena, no devores, tomate tú tiempo sin remordimiento y saborea cada bocado…concentra tu atención en las sensaciones placenteras que se producen en tu cuerpo al degustar esa comida y luego en la sensación de satisfacción  cuando te sientas llena.

Si eres consciente, comerás no más de lo necesario y habrás probado todo lo que te gusta sin remordimientos ni culpas, dejarás a un lado los excesos porque vas a estar realmente presente en lo que estás haciendo y va a disminuir muchísimo la ansiedad por comer de más.

5.- La melancolía Navideña, existe en muchas personas y hace que el reencuentro con la soledad sea más profundo ya sea por el clima, tendencia de pensar en el pasado, la distancia con algunos seres queridos. La atención también puede ser la solución para combatir esta melancolía, lo primero que tienes que hacer es aceptar la situación y recordar la frase de Buda: “EL DOLOR ES INEVITABLE PERO EL SUFRIMIENTO ES OPCIONAL”

No debes luchar para eliminar el dolor, debes buscar la paz en tu interior…calmar tu ansiedad, no piensen en tu pasado o en lo que te preocupa…no te recrees en ello, el pasado, pasado está. Vive el Ahora.

6.- Duerme las horas necesarias. No olvides que el descanso es reparador y hacerlo bien gratifica. Escucha las señales de tu cuerpo y  si es necesario para calmar tu mente, al acostarte practica algunos minutos de meditación, eso te ayudará a encontrar la atención plena en tu descanso.

7.- Haz ejercicio ya sea un actividad física (caminar media hora) o ejercicio de relajación, te ayudará mucho más a controlar la tensión de estas fechas. Inclúyelo dentro de tu planing.

8.- No intentes llega a todos los compromisos si no puedes. Recuerda que hay muchos más días en los que puedes reunirte con amigos y seres queridos y pasar un buen momento con ellos. De las prisas solo queda el cansancio.

9.- Se consciente con tus gastos. Compra de acuerdo al presupuesto disponible. En épocas difíciles hay que ser consecuentes con la realidad. Para qué endeudarte por comprar cosas que no son realmente indispensables y después tener que preocuparte por pagar las facturas.

Al fin y al cabo, la fiestas son para pasarlo bien, ¿no?

No olvides que la Navidad dura solo unos días, pero tu salud depende de lo que hagas durante el año. Deja a un lado las preocupaciones y las prisas... ¡verás como así disfrutas mucho más!

Por Susi Nieto, Coach profesional

Blog: Reinvéntate y aprende a desaprender

Página web: Susinieto.com

Publicidad
Publicidad