PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Comportamiento Desafiante en el Adolescente

Raquel Puig Raquel Puig _ Coaching Estratégico
21 Feb 2016 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

¿Cómo intervenimos ante un Comportamiento Desafiante?

 

Si las soluciones intentadas hasta el momento con el joven o el niño no han producido efecto, el primer paso será establecer nuevos objetivos, objetivos que rompan con lo que educadores y padres están acostumbrados a hacer, de esta manera también se pretendrá sorprender y debilitar la conducta.

Los objetivos

 

  • Romper el circulo vicioso de las soluciones previamente intentadas
  • Vencer la resistencia al cambio
  • Producir experiencias concretas
  • Facilitar la recuperación de los propios recursos

Los principios que guiarán la Actuación Indirecta:

  • El adolescente no es el problema sino la que produce alteración sobre el sistema racional.
  • No se busca ofrecer un diagnostico o etiquetaje.
  • Se intervendrá directamente sobre el contexto.
  • Se eliminará uno de los factores que mantienen o empeoran el comportamiento: la sobreatención que genera.

 

Algunas Técnicas en Terapia Breve Estratégica

Observar sin intervenir

Esta técnica consiste en observar la conducta sin intervenir en ella, sin mostrar ningún perjuicio ni ningún indicio de contrariedad, se debe canalizar toda la energía sobre uno mismo y sobre su capacidad de control para retener la afectación o atención negativa que se pudiera desencadenar. Una vez la conducta del adolescente disminuye o desaparece, el adulto puede preguntarle si ya ha terminado, sin mostrar tampoco ninguna posición emocional ni autoritaria al respeto. En ese momento pasa a retirarse, en el caso de que el joven siga ofreciendo sus ataques o reproches el adulto volverá a seguir el mismo patrón. Es normal que este comportamiento por parte del adulto provoque más la ira del joven, lo cual puede comportar un aumento de la conducta disruptiva, él buscará hasta donde puede llegar, si permanecemos en esta postura el comportamiento acaba por desaparecer ya que de no encontrar la provocación del adulto la conducta carece de sentido.

Prescripción Paradójica del Síntoma

El empleo de esta técnica se basa en el uso de la sugestión indirecta, es decir, utilizaremos la paradoja para penetrar en el inconsciente del joven y acceder a la razón. Puede parecer complicado pero no lo resulta en absoluto cuando se comprende el procedimiento. Tampoco estamos manipulando malintencionadamente ni utilizando métodos que le puedan causar algún inconveniente, todo lo contrario, debemos llegar a su razón de forma sutil. De manera resumida, se trata de animar al joven que desee precisamente lo que más teme, de manera que estaremos pidiendo que en lugar de evitar el síntoma, este se desarrolle de determinada manera, en una situación concreta o durante un tiempo marcado. Estaremos así privando la espontaneidad del comportamiento, al tiempo que el adolescente tomara consciencia de su acción ya que deberá identificarla y ejercer control sobre ella.

Posición Complementaria

Esta técnica permite usar la resistencia para derrotar la postura del niño con la mínima fuerza. En una situación simétrica, al aumentar el comportamiento, el niño acentúa el suyo. Seguidamente se adopta una posición complementaria sugiriendo una formulación del tipo: "Me gustaría mucho que no hicieras esto (se dice qué cosa), pero si no eres capaz no importa". La única manera que tiene el joven o el niño de desafiar, es, precisamente hacer aquello que los demás creen que no va a conseguir. Está herramienta es muy utilizada en niños desafiantes ante la norma que no siguen la racionalidad.

La premisa básica de la Terapia Breve Estratégica se basa en No insistir en aquello que no funciona y sobretodo en preguntar antes que afirmar

 

Conclusiones

Es muy común que la principal resistencia que paraliza a los padres es el miedo, el miedo a no actuar correctamente, bajo nuestras creencias se debe ofrecer protección y seguridad al niño, pero debemos tener en cuenta que en otros países, por ejemplo en Alemania un niño con 6 años ya ha recibido sus talleres policiales para aprender a hacer el trayecto de su a casa al colegio solo. Se potencia la autonomía y responsabilidad de los niños y de esta manera crecen con mayor seguridad en ellos mismos y en sus propias capacidades y recursos. Para los padres que sientan miedo frente a la acción que deben emprender si se encuentran en un caso como este deberían plantearse la opción de un miedo mayor. El miedo establecido como emoción de base bloquea, los padres sienten miedo a nuevas pérdidas de control por parte de su hijo si se ejercen nuevas intervenciones o soluciones, ahora bien, ¿y si se establece un miedo futuro mayor? Siempre pueden ocurrir y ocurren situaciones peores en el futuro a las que los padres temen en el presente por miedo a actuar.

 

www.rpraquel.com

Publicidad
Publicidad