PREVIOUS_POST

Trastorno de estrés postraumático

Sandra Córdoba Psicología mental
13 Oct 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

El estrés postraumático es un trastorno que se desarrolla en algunas personas que han experimentado un evento impactante, aterrador o peligroso.
Es natural sentir miedo durante y después de una situación traumática. El miedo desencadena muchos cambios en el cuerpo para ayudar a defenderse contra el peligro o evitarlo. Esta respuesta de "lucha o huida" es una reacción típica del organismo destinada a proteger a una persona del daño. Casí todo el mundo experimentará una serie de reacciones después del trauma, sin embargo la mayoría de la gente se recupera de los síntomas iniciales de forma natural. Aquellos que continúan experimentando problemas pueden ser diagnosticados con Síndrome de Estrés Postraumático. Las personas que lo padezcan pueden sentirse estresadas o asustadas incluso cuando no están en peligro.


Signos y síntomas

No todas las personas traumatizadas desarrollan un Síndrome de Estrés Postraumático continuo (crónico) o ni siquiera a corto plazo (agudo), ni todo el mundo con Síndrome de Estrés Postraumático ha pasado por un evento peligroso. Algunas experiencias, como la muerte súbita e inesperada de un ser querido, también pueden causar Síndrome de Estrés Postraumático. Los síntomas generalmente comienzan temprano, dentro de los 3 meses del incidente traumático, pero raras veces empiezan años después. Los síntomas deben durar más de un mes y ser lo suficientemente graves como para interferir con las relaciones o el trabajo para ser considerado como Síndrome de Estrés Postraumático. El desarrollo de la enfermedad varía, algunas personas se recuperan en 6 meses, mientras que otras tienen síntomas que duran mucho más. En otras personas, la condición se convierte en crónica.


Un médico que tiene experiencia ayudando a personas con enfermedades mentales, como un psiquiatra o psicólogo, puede diagnosticar este trastorno.
Para ser diagnosticado esta dolencia, un adulto debe haber padecido todo lo siguiente durante al menos 1 mes:


• Al menos un síntoma de re-experimentación.
• Al menos un síntoma de evitación de espacios.
• Al menos dos síntomas de excitación y reactividad.
• Al menos dos síntomas de trastornos cognitivos y del estado de ánimo.


Volver a experimentar los síntomas incluyen:


• Flashbacks: revivir el trauma una y otra vez, incluyendo síntomas físicos como tener el corazón acelerado o sudoración.
• Pesadillas.
• Pensamientos aterradores.


*Volver a experimentar los síntomas puede causar problemas en la rutina diaria de una persona. Los síntomas pueden comenzar a partir de los propios pensamientos y sentimientos de la persona. Las palabras, objetos o situaciones que son recordatorios del evento también pueden desencadenar en la reexpresión de síntomas.


Los síntomas de la evitación incluyen:

• Mantenerse alejado de lugares, eventos u objetos que recuerden la experiencia traumática.
• Evitar pensamientos o sentimientos relacionados con el evento traumático.


Por ejemplo, las situacioness que recuerdan a una persona el evento traumático pueden desencadenar síntomas de evitación. Estos síntomas pueden hacer que una persona cambie su rutina personal. Por ejemplo, después de un accidente de fuerte de auto, una persona que conduce generalmente puede evitar conducir o siquiera subir a un coche.


Los síntomas de excitación y reactividad incluyen:

• Tener sensación de tensión o "en el borde".
• Tener dificultad para dormir.
• Tener estallidos de enojo.


Los síntomas de la excitación son generalmente constantes, en lugar de ser provocados por cosas que recuerdan uno de los eventos traumáticos. Estos síntomas pueden hacer que la persona se sienta estresada y enojada. Pueden hacer que sea difícil hacer tareas diarias, como dormir, comer o concentrarse.


Los trastornos en la cognición y síntomas del humor incluyen

• Problemas para recordar las características clave del evento traumático.
• Pensamientos negativos sobre uno mismo o sobre el mundo.
• Distorsionados sentimientos como culpa o vergüenza.
• Pérdida de interés en actividades agradables.


Estos síntomas pueden hacer que la persona se sienta alienada o separada de amigos o miembros de la familia.


Es natural tener algunos de estos síntomas después de un evento peligroso. A veces las personas tienen síntomas muy graves que desaparecen después de unas semanas. Esto se llama trastorno de estrés agudo. Cuando los síntomas duran más de un mes, afectan seriamente la capacidad de la persona para funcionar, y no se deben al uso de sustancias, enfermedades médicas o cualquier otra cosa excepto el evento en sí, podrían ser trastorno de estrés postraumático. Algunas personas con este trastorno no muestran ningún síntoma durante semanas o meses, y esta dolencia suele ir acompañada de depresión, abuso de sustancias, o uno o más de los otros trastornos de ansiedad.

Fuente

Publicidad
Publicidad