Siguiente
Post

Síntomas de vivir con ansiedad

Sandra Córdoba Psicología mental
9 Ene. 2019 0 comentarios

blogs_image_post_detail

Los síntomas de la ansiedad a veces no son tan evidentes ya que a menudo se desarrollan lentamente con el tiempo y, dado que todos experimentamos cierta ansiedad en varios puntos de nuestras vidas, puede ser difícil saber cuándo es demasiado.


La ansiedad normal tiende a ser limitada en el tiempo y relacionada con alguna situación estresante o evento, como una entrevista de trabajo. El tipo de ansiedad experimentado por las personas como un padecimiento más frecuente o persistente, no siempre está conectado a un desafío obvio, y tiene impacto en la calidad de vida y el funcionamiento del día a día. Mientras que cada condición de ansiedad tiene sus propias características únicas, hay algunos síntomas comunes incluyendo:


• Físico: ataques de pánico, sofocos calientes y fríos, corazón acelerado, estrechez en el pecho, respiración rápida, inquietud o sensación de tensión.
• Psicológico: temor excesivo, preocupación, pensamientos obsesivos o catastróficos.
• Comportamiento: evitar situaciones que te hacen sentir ansioso que puede afectar al estudio, al trabajo o a la vida social.


Estos son sólo algunos de los síntomas que puedes experimentar. Si has experimentado cualquiera de estos, consulta la lista de síntomas comunes a los diferentes tipos de condiciones de ansiedad que se encuentra a continuación. No están diseñados para proporcionar un diagnóstico, para eso tendrás que consultar a un médico, pero pueden utilizarse como guía:


Trastorno de ansiedad generalizada.

Has experimentado durante seis meses o más, en más días que no:
• mucha preocupación por una serie de eventos o actividades.
• te resultaba difícil dejar de preocuparse.
• encontraste que tu ansiedad te hacía difícil realizar actividades cotidianas (por ejemplo, trabajar, estudiar, ver amigos y familiares)?
• te sentiste inquieto o en el borde.
• fácilmente cansado.
• has tenido dificultad para concentrarse.
• tuviste tensión muscular (por ejemplo, dolor de mandíbula o espalda).
• tuviste dificultad para dormir.
Si has contestado que sí, puedes estar experimentando trastorno de ansiedad generalizada.


Fobias (específicas)

¿Te has sentido muy nervioso al enfrentarte a un objeto o situación específica? Por ejemplo:
• volar en un avión.
• estar expuesto a alturas.
• acercarse a un animal.
• recibir una inyección.
¿Has evitado una situación debido a su fobia? Por ejemplo.
• has dejado de ir a ciertos lugares.
• has hecho cambios en los patrones de trabajo.
• has evitado controles de salud.
• te resulta difícil seguir tu vida cotidiana (por ejemplo, trabajar, estudiar o ver amigos y familiares) porque está tratando de evitar estas situaciones?

Si has contestado que sí, puedes estar experimentando una fobia específica.


Fobia social

¿Te has sentido muy nervioso o avergonzado ante situaciones sociales o acontecimientos? Por ejemplo:
• conocer gente desconocida.
• ser observado (por ejemplo, comer, beber, hablar por teléfono o escribir delante de otros).
• actuar frente a otros.
¿Has evitado alguna situación debido a esta fobia? Por ejemplo, .
• no has ido a ciertas interacciones o eventos.
• te resulta difícil seguir su vida cotidiana (por ejemplo, trabajar, estudiar o ver amigos y familiares) porque estás tratando de evitar estas situaciones?
Si es así, puede estar experimentando fobia social.


Trastorno de pánico

¿Has tenido una oleada repentina de preocupación intensa o miedo durante el cual tuvo cuatro o más de los siguientes síntomas:
• sudoración.
• temblores o temblores.
• aumento de la frecuencia cardíaca.
• falta de aliento.
• sensación de que se está ahogando.
• sensación de náuseas o tener mariposas o dolor en el estómago.
• mareos, mareos o desmayos.
• entumecimiento u hormigueo en extremidades.
• desrealización (sentimientos de irrealidad) o despersonalización (sentirse separado de usted mismo o de su entorno).
• escalofríos.
• miedo de perder el control o volverse loco.
• miedo de morir.


Si has sentido más de cuatro de los síntomas anteriores, ¿también te has sentido persistentemente preocupado por un mes o más, de experimentar estos sentimientos de nuevo, o cambió su comportamiento para tratar de evitar tener ataques de pánico de nuevo? Si es así, puedes estar experimentando trastorno de pánico.
No olvides consultar con médicos especializados que pueden ayudarte a tratar tu ansiedad y a mejorar tu calidad de vida.

Publicidad
Publicidad