NEXT_POST

Un metro de distancia, por favor

Polly Hernández Polly Comunica
1 Feb 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

¿A quién no le ha pasado aquello de estar hablando con alguien y sentir que, esa persona con la que dialogamos, invade "nuestro espacio"? O lo contrario, sentir una especie de ligero distanciamiento corporal al acercarnos a alguien. A mi me pasó esta semana la primera situación.

Puede parecer algo poco importante, pero ¿realmente es así?

Podríamos definir que la distancia entre una persona y nosotros, es "nuestro espacio". Y dependiendo de quién sea esa persona con la que nos encontramos, esa distancia variará. 

Edward T. Hall en su libro "The Hidden Dimension" estableció un modelo al que llamó "Proxemics". Dentro del cual organizó las 4 distancias interpersonales más habituales en cualquier ámbito, incluyendo el social y el laboral:

Primera: Se trata de la distancia íntima: Hasta los 0.45m Se la permitimos a nuestra pareja, (o a quién queremos que lo sea). La utilizamos para luchar, también para intimidar a alguien. Aquí vale apuntar que suele ser utilizada por los altos mandos de una empresa. Les sirve para convencer o incluso persuadir a las personas subordinadas. Aunque también la pueden utilizar, al dar una palmadita en la espalda, cuando aprueban alguna acción.

En cambio, a una persona que trabaja como comecial, no le seviría de mucho, porque le puede generar una respuesta de rechazo en el posible cliente.

También es la distancia que utilizamos para consolar a un ser querido; o cuando intentamos proteger a una persona, por ejemplo un policía a un ciudadano en peligro.

¡Cuidado! Si violamos la zona íntima de alguien, esta persona podría pensar que nos le estamos insinuando.

 

Segunda: Es la llamada distancia personal, Abarca desde los 0.45 hasta 1.20m Se la permitimos a nuestros amigos más íntimos (límite inferior); y es utilizada en una reunión social, o conversando, o con el electricista, el mecánico o el personal de la tienda del barrio. (En su límite superior).

 En cuanto al ámbito laboral, podrían entrar aquí los compañeros nuevos de trabajo y cualquier persona desconocida.

 

Tercera: Es la distancia social (1.20-3.60m) Dos personas que trabajan juntas suelen guardar su límite inferior. Además es la ideal para situaciones comerciales o sociales informales también en su límite inferior. Y en el superior para las formales.

 

Cuarta: Llamada distáncia pública. Desde los 3.60 hasta los 7.50m o más. Es la que guardan los conferencistas entre ellos y el público. O la que utiliza un orador. Entre más importante es la personalidad , la distancia guardada se acerca más a la máxima. En este último caso encaja cualquier mandatario de un país. 

 

*Cabe aclarar que las distancias anteriores suelen variar de una cultura a otra. Esto es algo a tener muy en cuenta en la sociedad globalizada en qué vivimos. No podemos acercarnos a la misma distancia a todas las personas si son de diferentes culturas; ya que se podría generar un malentendido.  Para la cultura japonesa la distancia íntima acaba en los 0.25 metros. Más o menos igual pasa con países como los árabes o con Dinamarca. En cambio en Estados Unidos, Australia y Europa, la distancia íntima es, generalmente, igual, (acaba en los 0.45m).

Vale la pena conocer las diferencias culturales, respecto a las distancias interpersonales, si trabajamos en una empresa internacional o multinacional, donde es muy probable encontrar personas de otros países. También nos será útil si planeamos viajar a otro país muy diferente, culturalmente, al nuestro.

Eso sí, si estamos en el ascensor o vamos en el metro o cualquier otro transporte colectivo, será imposible guardalas o que las guarden con nosotros. Y en el ámbito social o laboral, de vez en cuando, puede ser que nos toque decir: "Un metro de distancia, por favor". =D

 

Fuentes documentales:

Gerald M. Goldhaber  (1984). Comunicación organizacional

Allan Pease (1981). El llenguatge del cos.

Foto: Polly Hernández

 

Publicidad
Publicidad