PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Qué llevar en la fiambrera

Polly Hernández Polly Comunica
3 Aug 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail
<p>Trabajar o estudiar significa pasar horas fuera de casa. Y no siempre se tiene a mano un horno de microondas o una cocina para calentar nuestra comida. Así como, tampoco se puede siempre, estar comiendo en un bar o en un restaurante. No solo por economía, que ya es una razón de gran peso, sino porque a veces nos apetece degustar algo con más sabor de nuestra casa, o algo que consideramos más nutritivo y saludable. Y ante todo ello ¿qué podemos hacer?</p><p>Podemos preparar platos fríos, que se puedan comer en cualquier momento. Aquí vienen algunas propuestas:</p><p>-Sí, <strong>el típico bocata</strong> con lo que os guste más de relleno. Aunque si queréis comer sano, sería ideal hacerlo de pavo, jamón York, pechuga de pollo, queso Gouda light o atún. Aunque con este último se tiene que tener mucho cuidado porque deja un olor... Las otras alternativas las dejo a vuestra imaginación y dieta alimenticia.</p><p>Yo os cuento lo que lleva mi bocadillo "estrella": El pan untado con queso crema bajo en grasas de la marca que más os agrade, jamón York y zanahoria rallada con el "pela patatas". ¡Está buenísimo!</p><p><strong>-Pasta vegetal</strong> (espirales, lazos, etc.). La mía la hago con un poco de queso emmental, granos de maíz (elote), atún en aceite de oliva; nueces, pasas, y otros frutos secos; aceite de oliva y vinagre balsámico de Módena.</p><p><strong>-Sándwich planchado</strong>. La propuesta lleva pan integral con o sin semillas, jamón York, una loncha de queso Gouda light o Cheddar light. Con una máquina para planchar emparedados queda riquísimo; le da el toque diferente.</p><p><strong>-Una ensalada verde</strong>. Esta sería para acompañar a otro plato. Porque si solo comemos ésto, nos 'moriríamos de hambre'. La propuesta se prepara con lechuga, escarola, rúcula, canónigos, 7 tomates cherry, 100gr de maíz, frutos secos, (nueces, cacahuetes, semillas de girasol, de calabaza, pasas, melocotón deshidratado, etc.); un poco de queso Emmental rallado; aceite de oliva y vinagre de Módena.</p><p><strong>-Postres</strong>. Pueden ser frutas, las que más os gusten. Yo prefiero manzanas, peras y mandarinas porque, además de ser sanas, son muy prácticas a la hora de comerlas. Otra opción nutritiva, rica y práctica, pueden ser las naranjas si les quitamos la piel desde casa. También el plátano es muy práctico, pero hay que vigilar la periodicidad al comerlo. &nbsp;</p><p>Un poco, (pero poco), de chocolate negro, nos dará ese justo aporte de energía para nuestro día. Unos dátiles también pueden servirnos para darle el toque dulce a nustra fiambrera.</p><p>Una Macedonia natural no iría nada mal, si le ponemos un chorrito de miel y unas gotas de limón, sabe buenísima.</p><p><strong>Bebidas</strong>. De beber, (no lo he inventado yo); lo mejor es el agua, y si acaso, una bebida isotónica. Y sí, uno que otro día, la bebida que más nos agrade.</p><p>Una buena manera de comer lo que contiene nuestra fiambrera es poco a poco. Si se puede dividir la comida en cuatro, mejor. Así ayudaremos a nuestra digestión y repartiremos el aporte nutricional durante todo el día. Esto depende de la cantidad de horas que nos encontremos fuera de casa. Tengo que apuntar que, los ejemplos son basados en mis gustos y mis necesidades. Pero cada quien los puede adaptar, ya sea de acuerdo al gusto, por el aporte calórico, o por alguna alergia o intolerancia que pudiese tener. Vosotros podéis echar a volar la imaginación, yo únicamente pretendo compartir ideas para saber qué le podemos poner, día a día, a nuestra querida compañera: la fiambrera.&nbsp;</p><p>*Si tenéis más ideas de "<strong>menús fiambrera</strong>", no dudéis en compartirlos por aquí =D</p><p>&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><p>&nbsp;</p><p>&nbsp;</p>
Publicidad
Publicidad