PREVIOUS_POST

5 tips para vencer la glosofobia, miedo a hablar en público

Polly Hernández Polly Comunica
26 May 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Muchas son las ocasiones en las que, a lo largo de nuestra vida, necesitamos hablar en público. Puede ser un motivo familiar, como una boda; escolar, como una exposición de alguna asignatura, o un examen oral; laboral, como exponer un proyecto; entre otras razones.

La cuestión es que no a toda la gente le agrada hacerlo, o no se le da bien, o hasta le da miedo. Hay personas a las que les provoca un miedo excesivo, llamado glosofobia.

Por ello, aquí os dejo algunos tips para vencer ese miedo a hablar en público:

Investiga

Quién tiene la información tiene el poder. Infórmate bien del tema que vas a exponer. Una vez que lo domines, será mucho más sencillo ganar seguridad para exponerlo ante tu público: tu tendrás el poder.

Prepárate

Escribe tu discurso, estructúralo en 3 partes: presentación (alguna frase para captar la atención); desarrollo (los puntos importantes  a tratar ampliamente de nuestro tema);  y conclusión (una exhortación, ya sea pidiendo algo o haciendo una llamada a la acción).

Si te es permitido, puedes hacerte un guión a seguir o un esquema; así como gráficas, fotografías, vídeos, grabaciones, o algún otro tipo de apoyo audiovisual.

También es importante que vayas eligiendo tu apariencia. En cuanto a la ropa, un buen color a elegir es el azul. Ya que genera tranquilidad, tanto al orador, como al público. El cabello, mejor que deje despejado el rostro. Y en el caso de las chicas, es preferible que el maquillaje no sea excesivo.

Relájate

Una manera muy sencilla y agradable, que sirve para perder los miedos a cualquier cosa o situación, es respirar conscientemente. 

El respirar solemos hacerlo sin darnos cuenta, pero para lograr relajarte céntrate en el momento de la inspiración, siente como poco a poco entra el aire por tu naríz durante 3 segundos, mantenlo dentro de ti al menos otros 3 segundos y expira poco a poco durante otros 3 segundos. Repite toda la secuencia unas 10 veces. Y si puedes aumentar los segundos, será mucho mejor. Verás que sentirás que la tranquilidad vuelve a tu ser. Es casi mágico, pero no estamos habituados a reparar en nuestra valiosa respiración.

A otras personas les va bien cantar, gritar, o beber una infusión. Puedes ir probando, si tienes tiempo, lo que mejor te vaya; pero la respiración consciente yo no la dejaría de practicar.

Hidrátate

Otra cosa muy importante que tendemos a olvidar: beber agua. Es necesario que tu cuerpo esté bien hidratado porque, durante la intervención, tu cuerpo requiere hidratación, sobre todo en la boca para que no se te reseque. Así tu voz se mantendrá en las mejores condiciones. Un vaso con agua será suficiente. Tampoco te excedas, porque podría resultar contraproducente necesitando ir al lavabo.

Practica

Una manera super fácil y divertida de hacerlo es delante de un espejo. A poder ser, uno en el que te veas de cuerpo completo. Sirve para irnos corrigiendo lo que no nos gusta visualmente de nuestra manera de expresarnos. Ayuda a controlar, nuestro físico, sobre todo nuestros gestos, tics y nuestra postura.

Otra manera de practicar es grabándonos en audio, para analizar y mejorar nuesto volumen de voz, la intensidad, las pausas, en sí, la voz y el ritmo adecuados de nuestra disertación.

También te puedes grabar con vídeo, así tendrás un panorama global de tu forma de exponer y te servirá para mejorar lo que consideres un fallo.

Si tienes una persona de confiaza, va bien pedirle que te permita realizar tu exposición delante de ella. Ganarás seguridad porque será como la primera puesta en contacto con un público. Con la diferencia de que se trata de solo una persona y conocida por ti.

Lánzate

El día de tu exposición es importante:

Asegurarte de que llevas todo tu material (tu guión o esquema y tu apoyo audiovisual en caso de que lo tengas)

Tu puntualidad

Practicar tus métodos de relajación sin olvidar la respiración consciente

Imaginar que justo delante tuyo está esa persona de confianza con la que ensayabas tu exposición, (aunque sea otra realmente); y mírarla a los ojos. Eso te ayudará a ganar seguridad y a que el público sienta que le dominas.

Comenzar tu exposición con la seguridad de que lo has estado practicando.

Buena suerte! =)

Publicidad
Publicidad