PREVIOUS_POST
NEXT_POST

¿Cómo dejar de ser esclava de tu negocio y lograr la libertad personal que anhelas?

Gabriela Turiano Pasión profesional y negocios
29 May 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1405-ppn-dejar-de-ser-esclava-de-tu-negocioCuando le preguntas a quien desearía tener un negocio propio, qué es lo que espera lograr, casi como un cliché te responderá que desea ser independiente para tener más libertad. La libertad personal y la libertad financiera son las más codiciadas razones por las cuales una persona decide emprender su negocio propio.
Pero, lamentablemente, la mayoría de las veces que te encuentras con alguien que ya ha dado el paso, verás que no es tan sencillo ni tan frecuente como parece. Hay muchas excepciones, por supuesto, pero es cierto que una gran mayoría está estancada en poco tiempo, se siente esclava de su negocio, de las obligaciones, los compromisos con los clientes. Y casi que desearían tener un empleo donde no pensar demasiado, no preocuparse tanto, tener una paga segura a fin de mes, y huir a las 5 ó 6 de la tarde cuando ya es la hora de salida general.

Antes que nada: aprende a manejar tu libertad

Este es un requisito fundamental si quieres lograr libertad personal y libertad financiera. Debes saber, reconocer, recordar y aplicar lo siguiente: automáticamente, cuando comienzas un negocio propio adquieres otro tipo de libertad: es la independencia, total y absoluta libertad de acción y decisión. Y esto es claramente lo que necesitas para poder llevar adelante las estrategias que te ayuden a lograr los resultados que esperas.

Pero si te quedas atrapada en el "no puedo", "no tengo tiempo", "no tengo dinero suficiente", si te sientes víctima de la situación y no tomas el control de tu negocio, no lo lograrás. Debes tomar el toro por las astas y hacer algo antes de que tu negocio se convierta en ese monstruo que sólo se alimenta de tu tiempo, tu dinero y tus sueños perdidos.
¿Lista para aplicar estas 4 estrategias? Aquí vamos:

¿Cómo lograr libertad personal en tu negocio y dejar de ser esclava del trabajo?

Estrategia #1 - Organización Extrema.

Una de las primeras cosas que le muestro a mis clientes en el comienzo de mis programas es cómo organizo mi negocio. Por supuesto luego cada uno elige su mejor sistema, pero si mi método me ayuda a mí ¿por qué no habría de ayudarles a ellos, o a ti? Hay tres características fundamentales de mi método. Primero, anoto todo lo que tengo que hacer. Así sea revisar un ebook de un cliente, enviar una propuesta comercial a un prospecto o publicar algunos de mis artículos. Esto me ayuda a asegurarme que todo está ahí. No tengo papelitos dando vueltas por mi oficina, y tampoco tengo que estar recordando las cosas que debo hacer. Utilizo mi capacidad cerebral para razonar, crear y construir, y no para recordar.

En segundo lugar, priorizar es fundamental. Si haces una lista de las cosas que tienes que hacer y te encuentras con 50, 100 ó 150 cosas para hacer, afrontémoslo, no podrás hacer ni la mitad de todas ellas. En cambio, es mucho más productivo saber cuáles son tus prioridades cada día, cada semana y enfocarte allí (y sólo allí). Yo tengo en promedio 2 ó 3 proyectos por mes, y me enfoco en ellos. El resto puede ir moviéndose de un día a otro, o de una semana a otra. A veces se piensa que para ser flexible y tener libertad personal, necesitamos olvidarnos de planificar, organizar y priorizar. Y en realidad es ¡todo lo contrario! Cuánto más estructuradas tengas tus prioridades mejor podrás disponer de tu tiempo de trabajo y tu tiempo libre.

Finalmente, otra característica que define a mi método es que evalúo todo. Es muy sencillo confundirse y pensar que has estado todo el día trabajando y no has logrado nada, pero si anotas en bloques de horas qué es lo que haces, podrás descubrir, por ejemplo, que no estás trabajando pocas horas pero sí que no las estás aprovechando bien. 4 horas en redes sociales, contestando correos y leyendo boletines de otros expertos, puede parecer un arduo día de trabajo, pero si te preguntas "¿cuánto dinero generaste en base a estas 4 horas con estas actividades?" probablemente la respuesta te deprima un poco.

No me malentiendas. Es importante hacer todas estas actividades. Lo fundamental es planificar cuándo y por cuánto tiempo, para no "colgarte" y darte una mala impresión del tiempo que llevas invertido.

Y no olvides, que independientemente de la herramienta que prefieras (yo utilizo calendario y notas de Outlook y tengo varias planillas Excel complementarias) lo importante es que diseñes tu propio método, y lo lleves a la práctica.

Estrategia #2 - Asegúrate de trabajar al menos 2 ó 3 días desde tu casa.

Si trabajas siempre desde tu casa, tienes este punto ya aprobado. Eso sí, trabajar en casa no significa trabajar en medio de los niños que hacen la tarea, el resto de la familia que conversa, la televisión, etc. Lo bueno de trabajar desde casa, al menos unos días, es que puedes darte la licencia de la comodidad (especialmente las mujeres, que solemos invertir al menos una media hora al día eligiendo qué vestir y maquillándonos, ¿verdad?), ganas tiempo que de otra forma hubieras perdido en el tránsito (¿cuánto tiempo – y energía - pierdes en tu auto o en el metro yendo y volviendo cada día de tu oficina? ¿qué podrías hacer cada semana si te ahorras ese tiempo de vez en cuando?), te concentras mejor (especialmente si trabajas sola y puedes apagar el teléfono, desconectar internet --- sí, es posible, te juro que seguirás respirando si apagas el teléfono y no revisas tus mails cada 3 minutos) y hasta ganarás tiempo de descanso o para hacer tus actividades personales.

Pruébalo. Verás cómo trabajarás en forma más intensa y no terminas tan agotada cuando trabajas eventualmente desde casa.

Estrategia #3 - Cultiva tu mentalidad de empresaria y dueña de tu negocio propio.

Tú eres la empresaria, nadie estará recordándotelo todo el tiempo. Esto significa que nadie te recordará que eres muy exigente, o que debes ser más flexible con tu tiempo. Sólo tú. Así que "compra" tu rol de empresaria y dueña y elige cómo y cuándo trabajar.

No te sientas presa de tu negocio. Si tienes bien implementada la estrategia #1, tendrás cada día una serie de prioridades con las cuales trabajar, que no te llevarán todas las horas que tienes planificadas. Eso significa que si comienzas por la mañana y haces las 2 ó 3 tareas prioritarias que tienes, puedes tomarte una licencia y decidir volver más tarde del almuerzo y hasta tomarte la tarde para realizar alguna actividad personal que desees (ir a buscar a los niños a la escuela, hacer tu deporte favorito, visitar a una amiga). O incluso no estresarte si un cliente o colega planifica una reunión a último minuto, porque tú tendrás la flexibilidad de poder decidir el rumbo, cada día.

Pero lo fundamental es que tú te lo permitas. La mayoría de los empleados dicen "si tan solo no tuviera que pedir permiso para ir al médico o hacer un trámite". Y la mayoría de los emprendedores dicen "no tengo tiempo ni para comer, ir al médico o hacer deporte". ¿Ves el patrón aquí? En cualquier caso, algo externo parece limitarte. Muy bien, ¿eres emprendedora? Despierta! Tú tienes libertad de acción y decisión. Nada tan terrible sucederá si trabajas dos horas menos un día, y las recuperas más adelante. Nada tan terrible sucederá si te tomas un día personal, sólo para ti, para descansar y recargar energía. Y lo bueno que sucederá no sólo será en beneficio de tu negocio sino también de tu propio bienestar personal.

Estrategia #4 – Busca el ambiente para construir, diseñar, crear.

Una de las particularidades que caracterizan a muchas emprendedoras es que viven corriendo contra reloj, tienen cientos de tareas operativas para ejecutar y nunca les alcanza el tiempo para nada. En medio de ese caos diario, deben crear nuevos servicios, generar ideas para mejorar la performance de sus clientes, escribir artículos o libros y hacer crecer su negocio. Imagínate intentando concentrarte en cualquiera de estas actividades en medio de una obra en construcción con un taladro rompiendo el asfalto. ¿Puedes hacerlo? Seguro que no. Pues bien, este caos en el que vives, es un taladro constante en tu cabeza. No hay forma de que surjan buenas ideas o te llegue la inspiración en medio de esta "obra en construcción" que está destruyendo todo allí en tu cabeza.

¿Mi solución? Organízate un recreo para construir, diseñar y crear. Cada mes, destino un día completo a estas actividades, sin abrir el correo, sin pasar por facebook, sin atender el teléfono y sin presionarme por lo que tengo que hacer. Por supuesto, para que esto funcione y no le debas a cada santo una vela, debes tener la estrategia #1 bien implementada. Pero una vez que tienes las prioridades identificadas, tienes que poder tomarte un día, sólo para pensar, generar ideas, escribir lo que surja en tu cabeza. Un día al mes, sistemáticamente, y verás cómo empiezas a tener más espacio para la creatividad.

¿Ya dominas esta estrategia? Si estás en un nivel un poquito superior y tus actividades familiares te lo permiten, mi método se complementa con unos días fuera de la casa. ¿Qué tal un retiro de negocio? Si te puedes ir sola, fantástico. Pero si tus compromisos familiares no te lo permiten, puedes irte en familia y aprovechar el cambio de clima para descansar, recargar energía y activar tu creatividad. No hace falta que sea una semana. Yo suelo irme de 3 a 4 días, cada 2 ó 3 meses. Aprovecha las largas caminatas por un ambiente que no es el habitual, el aire libre y el contacto con la naturaleza para despertar partes de tu cerebro que hasta hace poco estaban tapadas por responsabilidades y tareas. Llévate un cuaderno y escribe tus ideas, dibuja un gráfico o un bosquejo con todo lo que se te ocurra. Verás cómo volverás no sólo descansada físicamente, sino también con nuevas ideas y un renovado entusiasmo por tu negocio.

¿Qué te han parecido estos consejos? ¿Estás dispuesta a aplicarlos para lograr la libertad personal que tanto anhelas? ¿Cuál de ellos te ha resonado más? ¡Espero tus comentarios! Me encantará leerlos y los respondo personalmente.


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


Gabriela Turiano es coach certificada, mentora de negocios y experta en liderazgo y desarrollo profesional. Recibe semanalmente sus estrategias suscribiéndote gratis a su newsletter enwww.GabrielaTuriano.com

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Inmaculada Sanchez Guerreiro
Tengo 50 años y acabo de abrir mi propio negocio ( llevaba sin trabajar casi 6 años ) y desde luego, con mucha ilusión y entusiasmo. Continúo leyendo vustros artículos porque me parecen muy interesantes y creo que nos ayudan a "crecer" como personas y profesionales , nunca es tarde para "emprender" y por supuesto me gustaría seguir aprendiendo todos los días algo nuevo.
¡ Muchas gracias por vuestros consejos !
Inmaculada
"La mueblería de Beth" ( muebles de 2ª mano, reciclados y con taras)
Inmaculada Sanchez Guerreiro
Buenas tardes Gabriela :
Hace casi un año que me di de alta en womenalia y desde entonces he estado siguiendo todas vuestras publicaiones y consejos que considero, han sido muy enriquecedores tanto a nivel personal como profesional.

Inmaculada
Publicidad