PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Yo procrastino, tú procrastinas, Penélope procrastinaba

Maite Rico No estamos locas
4 Mar 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1403-nel-yo-procastino-tu-procastinas¿Conoces el síndrome de Penélope?

Penélope, mujer de Ulises, se pasó veinte años esperando a que su marido regresara. Para mantener su castidad y evitar casarse con la multitud de pretendientes que tenía en su ausencia se pasaba los días tejiendo un sudario y por las noches lo deshacía para volverlo a tejer al día siguiente.

Pues bien, este síndrome es la manera más sutil de definir a la postergación, es decir aplazar, dilatar o atrasar tareas o decisiones importantes tanto en un entorno profesional como personal.

¿Qué tipo de características personales son propias de las personas que tienen tendencia a la postergación?

Suelen ser personas perfeccionistas que necesitan ser aceptadas por los demás. Sus creencias son poco realistas y en ocasiones se sienten amenazadas ante el futuro incierto. El miedo al fracaso les impide aceptar retos, tomar decisiones y en la mayoría de casos llegan a sentir ansiedad, estrés, angustia y bloqueos paralizantes. Esta es la lista que he preparado. Espero que te sea útil:

  1. Personas perfeccionistas: atrapadas en un alto nivel de auto- exigencia de manera que al no cumplir sus expectativas o metas se enfadan con ellas mismas generando emociones tales como la rabia y la impaciencia que por supuesto disminuyen su rendimiento. Yo debería ser capaz de realizar esto sola, soy idiota.
  2. Personas que necesitan ser aceptadas por los demás: estas personas cuando no se sienten recompensadas emocionalmente, suelen caer en crisis de identidad de manera que la no aceptación, la falta de reconocimiento les lleva a aceptar todo tipo de requerimientos con el fin de gustar. El trabajo se les acumula y son incapaces de establecer prioridades llegando a padecer sentimientos de ansiedad, estrés, angustia, impotencia y bloqueos.
  3. Personas que tienen miedo a fracasar: suelen marcarse metas muy poco realistas ya que su nivel de auto-exigencia y perfeccionismo es altísimo y no conciben la posibilidad de equivocarse, prefieren la renuncia al riesgo. Estas personas no se dan cuenta de sus habilidades y capacidades, subestimándose. Suelen bloquearse ante el miedo de afrontar una responsabilidad y no dar la talla. ¿Te suenan las siguientes excusas?; "No tengo tiempo", "ya veré si puedo hacerlo", "me lo he de pensar", "tengo muchas cosas que hacer".
  4. Personas victimistas: les cuesta tomar decisiones y quieren tener garantías de éxito antes de comenzar una tarea. Pueden llegar a sentirse indefensos ante tanta responsabilidad. Necesitan justificarse desde la autocompasión y el victimismo, de esta manera evitan tomar decisiones. "Pobre de mi, que injusta es la vida, todo me toca a mi"

¿Te identificas o identificas a alguien de tu entorno en alguno de estos cuatro grupo de personas?

Las personas exigentes y en especial las mujeres, solemos establecer un alto nivel de sentimiento en todas y cada una de las tareas que realizamos. Por ello, nos complicamos la vida a la hora de tomar buenas decisiones y actuar. Es muy útil que valores el beneficio que obtendrás si consigues acabar las tareas a tiempo.

¿Te imaginas no sentirte angustiada ni estresada sino todo lo contrario, satisfecha y feliz de haber acabado todas tus obligaciones y permitirte tiempo para el ocio, diversión o simplemente para no hacer nada?

Por mucho tiempo que intentes demorar esa tarea ¿crees que si la vas retrasando conseguirás acabarla algún día o al final se te hará una pelota de trabajo por hacer y comenzarás a estresarte?

Te voy a dar unos tips que pueden ayudarte día a día a mejorar tu problema de procastinación:

  1. Dividir tareas grandes en pequeñas: empieza por lo que menos te cueste, el que más te atraiga, además de esta manera no verás una montaña de tareas por hacer y visualmente te generará una cierta tranquilidad.
  2. ¡Hazlo ya y punto!: te lo has de tomar como un reto, postergar el trabajo es algo que te engancha, yo siempre les digo a mis clientes lo mismo, estas enganchada a postergar y la única manera que conozco de dejar esa adicción es hacerla y punto. Cuando acabes de hacerla pasa a la siguiente y así sucesivamente. Si te lo tomas como un reto verás que puede ser hasta divertido.
  3. No aplaces tareas cortas: esas que te dices a ti misma que las haras en dos minutos, porque a final acabarás acumulando tareas y se te hará una autentico calvario.
  4. El autoengaño no te sirve para nada: Puedes decirte a ti misma una y mil excusas, pero al final la única afectada serás tu y posiblemente tu entorno. La mentira no te lleva a ninguna parte. "Mañana me levantaré temprano y lo acabo en nada y menos", "Bueno ahora ceno y después lo acabo en un momento"; ¡Incierto, al final acabarás postergando!
  5. No seas egoísta y ponte en el lugar del otro: es muy importante pensar de que manera puede tu actitud afectar a los demás, y ya no te hablo solamente en tu trabajo sino en tu entorno familiar o de amigos y si dependen de ti ya no digamos.
  6. No seas perezosa: cuando finalices la tarea te darás cuenta de que no era para tanto, que empezarla y acabarla te puede hacer sentir genial. En muchas ocasiones tiene más poder sobre ti el miedo o la pereza a realizar esa tarea que lo que supone hacerla. ¿Te recuerda esta actitud a alguna actitud tuya en el pasado, quizás cuando eras una niña o una adolescente? No te suena eso de ¡Me da palo!
  7. Se flexible: haz la tarea en 2 ó 3 pasos. Si se trata de alguna tarea compleja puedes hacerla y cuando la acabes, retócala, al ser flexible te puedes permitir rectificar y perfeccionarla sin tanta exigencia y por supuesto tendrá el nivel que pretendes.
  8. Se práctica: hazte una lista de prioridades, se que aun asi no es fácil, pero no es imposible. Divídelo en tres dependiendo del nivel de urgencia que sea cada tarea y revísalo con cierta frecuencia por si hay algo que se te pasa. Por ejemplo: urgente, menos urgente, puede esperar.
  9. No te compadezcas de ti misma: especialmente cuando alguien te ha delegado alguna tarea que no te esperabas y comienzas a quejarte, es un arma de doble filo, piensa en todo el tiempo que pierdes en quejas y lamentaciones, si lo piensas bien si te hubieras puesto a realizar la tarea seguramente ya la habrías acabado y además ¿quién no te dice a ti que esa tarea extra puede traerte satisfacciones y recompensas?
  10. Evita cualquier distracción: los ladrones del tiempo andan sueltos y al acecho y se presentan de mil maneras. Teléfono, un compañero de trabajo que habla mucho, televisión, redes sociales, etc.
  11. Encuentra el lado positivo: no todo tiene que ser negativo. Si le das la vuelta a tus pensamientos verás que rápido vas a comenzar a mejorar y cuando lo hayas conseguido te sentirás feliz y contenta.
  12. Mente tranquila. Intenta reducir la cantidad de pensamientos en otros proyectos y el resto de cosas que tienes que hacer. Hay diferentes maneras de conseguirlo.
  13. Atrévete a tener una conversación con quien tengas que tenerla, seguro que te liberas del miedo que te genera precisamente el no hacerlo.
  14. Estimúlate con cosas que te gusten: desde una canción que te ponga las pilas, hasta una foto de tu paisaje favorito, o un propósito o gratificación que te genere entusiasmo y te haga sentir recompensada por el esfuerzo.

¿Como te sentirás si consigues vencer la procrastinacion? Como te sentirás si consigues ser una mujer organizada y productiva?¿Te lo imaginas?

¡No dejes para mañana lo que temas hacer hoy!

Si consigues vencer tu adicción a la postergación te convertirás en una mejor profesional, te sentirás útil, satisfecha.

¿No crees que vale la pena intentarlo?


Si te ha interesado este post te recomendamos:


Maite Rico CEO de Lograéxitos. Business & Personal coach.

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas. 

Publicidad
Johanna  Rodolao
Hola Maite, creo que vale la pena intentarlo, yo se que cuando logras salir de ese círculo vicioso de la postergacion se genera un cantidad de sentimientos positivos y todo comienza a mejorar, mi duda es como evitar recaer en ello una y otra vez?
Maite Rico

Maite Rico

Master Coach, Mentora y Facilitadora en Retail , Gabinete de Coaching para directivos, vendedores y PYMES

Buenas tardes Gemma, gracias por tu aportación. Es estupendo que hayas tomado una decisión en cuanto comenzar a implementar esos pequeños trucos que pueden ayudarte a ser más productiva. Aún así, sería conveniente que te planteases los motivos que están generando en ti esa inseguridad, quizás no sea necesario tener que sufrir. Cualquier consulta al respecto puedes hacerla a través de mi mail personal: maite@maiterico.com
Un abrazo
Gemma Casañas Canals
Hola Maite! Acabo de leer tu post y no te imaginas lo identificada que me siento (con el segundo perfil). Puedo decir, por experiencia, que se sufre mucho cuando dependes de la aceptación de los demás y que nunca hubiera podido imaginar que este sentir, hacer y vivir pudiera ser una adicción. A partir de hoy voy a seguir tus pautas. Espero hacer rendir más mis horas, convertir el "puede esperar" en "listo", y multiplicar mi tiempo!! Gracias, de corazón.
Publicidad