PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cómo afrontar las consecuencias de una mala decisión

Maite Rico No estamos locas
25 Mar 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1403-nel-como-afrontar-consecuencias-de-mala-decisionUn buen día te levantas y te das cuenta de que el castillo de naipes que habías construido se ha caído. Ya no quedan más que las cenizas de la aventura que empezaste hace unos años, cuando tenías ilusión por levantar un imperio. Te decías a ti misma que eras invencible y que te ibas a comer el mundo pero ahora el mundo se te ha comido a ti.

Podrías haber tomado decisiones a tiempo y seguramente la situación ahora sería otra mucho más favorable, pero el miedo, la resignación, la inseguridad han permitido que te quedes enganchada en el recuerdo de lo que pudo ser y no fue y sigues ahí, paralizada, permitiendo que pase la vida sin más.

Y ahora te preguntas, ¿qué voy a hacer? ¿qué va a ser de mi vida? ¿qué van a pensar los demás de mi? ?cómo he podido consentir que esto me pase?

Sentimientos de culpa, vergüenza ajena, dolores de cabeza, mareos, náuseas, desesperación, ganas de llorar, un conjunto de síntomas que van apoderándose de ti. Has fracasado, has perdido todo lo que tenías en la vida, y por suerte te quedan un par de personas con las que contar, tu hija y el mejor amigo, ese que te ha ido dejando dinero para que puedas comer.

Esta podría ser la historia de cualquier mujer valiente que un día emprendió un negocio, y a día de hoy está en su casa, desesperada, sin saber que hacer, pero no! ésta es mi historia, la que sufrí hace ya más de una década por no admitir que me estaba equivocando.

¿Quién es mejor emprendedor el que se equivoca o el que no se ha equivocado nunca?

Gracias a ese error, gracias a haberme equivocado, hoy soy libre, hago lo que me gusta y puedo ayudar a muchas mujeres a levantarse de nuevo. Lo que me parecía un fracaso lo convertí en una oportunidad.

Si estás en una situación parecida o conoces a alguien que lo esté, es muy importante ponerse las pilas y comenzar a valorar la posibilidad de re-inventarse y volver a empezar.

He dividido en cinco partes el proceso de recuperación:

  1. Tomar conciencia de la realidad: Si no aceptas tu presente, tu realidad, no podrás seguir adelante, continuarás amarrada psicológicamente al pasado y puedo garantizarte que si no te liberas del sentimiento de culpa va a ser muy difícil que remontes.
  2. Aceptar que puedes equivocarte: Esto generará en ti más flexibilidad. Las personas que cometen errores suelen ser muy perfeccionistas. Se agarran precisamente a la exigencia para no tener que decidir y no decidir en ocasiones es el detonante numero uno para meter la pata.
  3. Observar el pasado desde tu presente: para poder detectar en que momentos te equivocaste
  4. Cambiar conductas: hace falta mucha voluntad para obtener cambios de lo contrario estarás girando una y otra vez entorno al mismo problema. No es fácil pero es posible conseguir resultados casi inmediatos cambiando pequeñas conductas que has venido haciendo hasta ahora y que sabes que si las modificas van a generar situaciones mejores a las que ya has vivido. Además te van a generar nuevos pensamientos, mucho más positivos y constructivos que los que vienes teniendo hasta ahora.
  5. Transformarte: esta es la etapa mas satisfactoria de todas. Comenzarás a darte cuenta de que algo nuevo esta pasando en tu vida. Puedes comenzar a disfrutar de ti misma otra vez y comenzar a planificar nuevos proyectos profesionales. Vas a generar dentro de ti entusiasmo y pasión, emociones que habías perdido en el camino y que ahora vuelven a impulsarte hacia un proyecto mejor y una vida más satisfactoria.

Como dijo Ben Stein; "el primer paso indispensable para conseguir lo que quieres de la vida es decidir lo que quieres"
Así que adelante, ¡valiente! acepta el pasado, suelta la culpa y comienza a disfrutar de una nueva etapa en tu vida, te lo mereces, ¿no crees?


Si te ha interesado este post te recomendamos:


Maite Rico CEO de Lograéxitos. Business & Personal coach.

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad