PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Aprende a detectar y combatir el estrés

Maite Rico No estamos locas
2 Sep 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1409-nel-estresTanto el exceso de actividad impulsado por la euforia (eutrés) como en su defecto el causado por la decepción (distrés) suelen generar un alto grado de tensión.

Una de las razones por las que decidí ser coach fue porque encontré en esta disciplina la solución a todos mis problemas. Había llegado a un nivel de estrés tan alto que las crisis de ansiedad y la depresión comenzaban a hacer mella en mí. Instintos suicidas y auto destructivos eran el resultado de mucho trabajo, un alto grado de exigencia y muchísima responsabilidad.

Si tras leer los síntomas que verás a continuación te identificas con al menos tres de ellos, por favor, puedes comenzar a pensar en ponerte las pilas y remediarlo.

Síntomas físicos: dolor de cabeza, te duelen todos los músculos del cuerpo, cervicales rígidas, hígado y riñones afectados, malas digestiones con acidez estomacal, las piernas muy cansadas y la sensación de que te pesa el cuerpo, articulaciones doloridas entre ellas las palmos de la mano, la vista se nubla y es como si no focalizaras bien.

Síntomas mentales: el cuerpo humano responde a estas situaciones activando el sistema nervioso y ciertas hormonas. Las glándulas producen más adrenalina y cortisol que llegan al sistema circulatorio de manera que alteran el ritmo cardiaco y respiratorio, la presión arterial y el metabolismo. Piensas mucho, descansas muy poco, padeces sudaciones repentinas porque el hígado está liberando parte de la glucosa almacenada.

Síntomas anímicos: estás triste y no sabes por qué, sientes que te falta ilusión, que tu no eras antes así, te cuesta conversar con las personas y te encierras dos o tres días en tu casa o en tu oficina sin querer avanzar, como paralizada. Puede darse el caso de que se manifieste la necesidad de evadirte con conductas poco deseables para tu salud como la ingesta de alcohol, drogas o calmantes para dormir o estar activo.


Te puede interesar...


¿Qué puedes hacer entonces si no quieres medicarte, si no quieres contraer la epidemia depresiva, si no quieres estar como estás?

1. Comienza a aceptar tu realidad: deja de desear no querer lo que quieres y comienza a pensar en lo que quieres.

2. Reduce tu nivel de actividad: puedes valorar la posibilidad de pedir ayuda, delegar, obtendrás mayor satisfacción en lo que hagas

3. Aprende a relajarte: el medicamento perfecto para el estrés es justo todo lo contrario, descanso, relax. Pide ayuda a un profesional que te genere nuevas conductas y te acompañe en la toma de decisiones. Aprende a practicar el mindfulness. 

4. Es importantes que moderes tus pensamientos destructivos: es muy importante tener en cuenta la manera en la que percibes las diferentes situaciones de tu vida. Generar nuevas maneras de pensar, proyectar desde el pensamiento positivo es lo más eficaz. Si pensar negativamente te está generando un estado pesimista, depresivo has de combatirlo con el opuesto y disfrutar de los benéficos que te va a generar darle un giro de 180 grados a tu vida.

5. Pon final a los problemas poco a poco: primero los sencillos y así gradualmente, lo que se dice ir vaciando mochila. ¿Para que quieres seguir cargando con problemas que no te sirven para nada más que para frustrarte?

"Solo existen dos días en el año en que no se puede hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. por lo tanto hoy es el día ideal para amar, crecer, hacer y principalmente vivir". Dalai Lama

¡Feliz martes Womenalias!


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


Maite Rico, (@maiterico_coach) CEO de Lograéxitos. Business & Personal coach.

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad