PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Falta de apetito

Alejandro Castro Mundialmente saludables
5 Jan 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Quizás te ha pasado, que llega la hora del almuerzo o de la cena y ni siquiera te das cuenta, Y no porque el trabajo haya absorbido tu tiempo sino porque sencillamente no sientes hambre. Es más; a lo largo del día no has picado nada; los snacks y otros platillos entrecomidas no han atraído tu atención y la gente a tu alrededor se pregunta si tal vez te estás volviendo anoréxico/a. La falta de apetito es algo muy frecuente, y no quiere decir que estés atravesando por alguna enfermedad o que le estés rindiendo culto a tu cuerpo. A continuación te daremos a conocer las razones de esa inapetencia y algunos remedios que te ayudarán a retomar esas ganas por probar bocado.

Tal vez recuerdas aquella vez que te hostigaste de comida y terminaste con un fuerte dolor de estómago, por eso decidiste limitar dramáticamente tu ingesta de alimentos. Generalmente la inapetencia no dura mucho tiempo y tus ganas de comer regresan después de cierto periodo, sin embargo, hay casos en los que la falta de apetito se prolonga más de lo normal, y eso  podría ser una señal de que algo no anda bien; es en esas situaciones cuando se debe buscar el origen del problema.

El empacho es la más común de las causas por las que alguien no sienta ganas de comer por determinado espacio de tiempo. Mucha comida o una inadecuada mezcla de ingredientes que le sientan mal al organismo inhiben las ganas de probar bocado. El cuerpo busca estabilizarse y mientras eso ocurre es normal que no se sientan deseos de comer nada. 

También es normal que algunas mujeres embarazadas experimenten pérdida del apetito. De acuerdo con http://www.ellahoy.es/, esto se debe a un incremento de la hormona HCG la cual, además de provocar náuseas y vómitos, hace que se pierda el apetito durante los primeros meses del embarazo. Esta inapetencia también estaría explicada por el aumento del nivel de la progesterona, la hormona que se encarga de retrasar el proceso de la digestión.

Ciertos medicamentos como los antibióticos o fármacos quimioterapéuticos pueden hacer que se pierdan las ganas de comer; la situación se puede revertir suspendiendo el tratamiento. A su vez, las drogas y bebidas como el café también actúan como supresores del apetito mientras perduran los efectos estimulantes.

Las enfermedades en el aparato digestivo y las enfermedades infecciosas también pueden ser las causantes de la inapetencia. Náuseas, mareos, vómitos y fiebre están entre los síntomas que acompañan esta anomalía, por eso es preciso acudir al especialista. Otras enfermedades graves como el cáncer suelen intercalar periodos de falta de apetito con fatiga y malestar general.

Los trastornos emocionales se presentan como actores decisivos que alteran nuestras ganas de comer. La ansiedad, el estrés, los nervios y la depresión afectan de tal modo nuestro estado de ánimo que muchas veces el comer no entra entre nuestras prioridades más inmediatas. Aunque esto es muy relativo ya que hay personas a las cuales el estrés y la ansiedad las impulsa a comer de más.

Remedios naturales para devolver el apetito

Podemos encontrar muchos remedios caseros que nos pueden ayudar a recuperar ese anhelo por comer. Entre los más populares tenemos:

 Zumo de tomate

Rico en vitaminas y minerales, perfecto para ayudar a proteger y estabilizar nuestro sistema digestivo. Toma dos tomates, un poco de sal y agua. Licua los tomates en la licuadora, añade el agua y espera 30 segundos; asegúrate de que no queden grumos del tomate y luego sirve en un vaso. Si deseas, puedes añadir algo de limón. 

Comer ajo

Un diente de ajo puede estimular el sistema digestivo, ayudando así a experimentar de nuevo la sensación de hambre. Se aconseja  comer un diente de ajo 30 minutos antes de comer.

Té de canela

Si lo tomas en el desayuno, este delicioso té abrirá las puertas de tu apetito para que recargues al máximo tus niveles de energía a lo largo del día. Para prepararlo agrega en un vaso agua caliente y canela; deja reposar por algunos minutos para que la canela libere todas sus propiedades.

Infusión de laurel

El laurel seco actúa como un tónico digestivo que ayuda a devolver el apetito. Debes hervir un litro de agua con 25 gramos de laurel por algunos minutos. Deja que repose, después cuela y luego tómate una taza 15 minutos antes de cada comida.

Publicidad
Publicidad