PREVIOUS_POST

Como aliviar la congestión nasal

Alejandro Castro Mundialmente saludables
5 Jan 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

En verdad resulta sumamente molesto sentir esa sensación de que no puedes respirar bien por que tus vías respiratorias están obstruidas. La mucosidad en los senos paranasales dificulta la respiración y hace que tengamos que inspirar nuevos aires para alejar esa sensación de ahogo. Esta condición casi siempre resulta transitoria y no reviste mayores complicaciones.

La congestión nasal se presenta de dos formas: densa o acuosa. Sientes como todo ese “material” cae en forma de gotas de tu nariz y ya hasta te sientes inseguro de estar en público. Síntomas como irritación, picazón e hinchazón, entre otros, acompañan la congestión. ¡Tus mocos parecen haber obtenido todo el control!

¿Por qué razón se presenta esta molestia?

La congestión nasal puede deberse a un resfriado (es importante que conozcas la diferencia entre resfriado y gripe). Esta es la causa más generalizada y no importa en qué época del año nos encontremos, este siempre sabe cómo aparecer y hacer de las suyas. El resfriado viene acompañado principalmente de lagrimeo, escalofríos, dolor de cabeza, dolor de garganta y demás. 

La rinitis, por su parte, es una manifestación olfativa ante estímulos tan fuertes como pueden ser un perfume o ciertos productos de limpieza. Los cambios bruscos de temperatura también estimulan la excesiva producción de mucosidad acuosa. Cuando es alérgica, la rinitis responde a factores concretos como el polen, el pelo de gato, el polo,  etc.

La sinusitis se presenta como una afección de tipo crónico. Su característica principal es la obstrucción de los senos paranasales por la mucosidad. Son frecuentes los dolores de cabeza, cuya intensidad puede variar de persona a persona. Los medicamentos para esta afección suelen incluir antibióticos y corticoides; para las situaciones de mayor gravedad se puede considerar una cirugía que limpie las cavidades de los senos nasales, sin embargo los resultados no son duraderos ya que el organismo tiende a producir moco en aquellos espacios que no fueron tocados en la operación.

Los pólipos nasales son crecimientos blandos, no dolorosos ni cancerosos, que se forman en el revestimiento de los conductos nasales y los senos paranasales. Tienen forma de lágrimas o uvas. Su origen proviene de la inflamación que se da por el asma, por una infección recurrente, por alergias, sensibilidad a algún medicamento o por determinados trastornos inmunológicos.

Remedios naturales

Antes de aplicar a alguno de los siguientes remedios asegúrate de no presentar reacciones alérgicas a sus componentes. Estos tratamientos son algunos de los más populares para tratar esta afección.

Hojas de eucalipto

Pon a hervir hojas de eucalipto en un recipiente para luego empezar a respirar el vapor que sale. Esto ayudará a descongestionar la nariz y las vías respiratorias.

Infusión de hierbas

Reúne unas cuantas hojas de laurel, salvia y unas ramitas de canela, luego pon a hervir; el olor que se desprenderá de la olla será tan penetrante que ayudará a descongestionar la nariz. Después de que hayas calentado la preparación por espacio de 10 minutos se puede empezar a tomar.

Sal marina

Vierte una cucharada de sal marina en dos tazas de agua destilada y tibia. Después aplica en las fosas nasales con un gotero, eso te ayudará a respirar mejor.

Miel y vinagre

En un vaso de agua introduce dos cucharas de vinagre de manzana y dos cucharadas de miel. Deja reposar por tres minutos y luego ingiere la preparación. Es aconsejable tomar este remedio tres veces al día por una semana.

Publicidad
Publicidad