PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cómo cuidar tu ropa en una mudanza

Andrea Casabella Mujeres al frente
15 Nov 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Cuando cambiamos de hogar nuestras prendas y su cuidado son una parte fundamental del traslado, sobre todo si queremos ahorrar en tiempo y recursos.

Está más que sabido que una mudanza genera estrés por la infinidad de cosas que hay que tener en cuenta. Cerrar y crear un nuevo hogar es un experiencia de renovación maravillosa, pero requiere de mucha organización para evitar complicaciones.

Entre todos los elementos que tenemos que mudar, la ropa se convierte en un tema coyuntural porque parece algo simple y fácil de empacar, pero tiene sus mañas. Quitarla del placard, sacarla de las perchas, separarla por temporada, doblarla sin arrugas, etc.

En la actualidad, existen muchos servicios de fletes en Córdoba que ofrecen diversas opciones de traslado si queremos cuidar nuestra ropa. Sin embargo, si buscamos eficiencia y ahorro, tener en cuenta algunos detalles a la hora de la mudanza nos evitarán dolores de cabeza.

En primer lugar, aunque parezca una contradicción, es importante lavar nuestra ropa antes de mudarla. Esto nos permitirá unificar un criterio, limpiar de posibles bichos o polillas y evitar la contaminación con olores.

Este paneo general permitirá reencontrarte con muchas prendas que habías olvidado o que, tal vez, ya no prefieres usar. Una vez organizada y dividida, es importante que separes en cajas, bolsos o valijas la ropa que continuará en tu nueva vida; aquella que deseás que se vaya y aquella que deseás tenga mejores usos.

Si hablamos de zapatos y si todavía conservás sus cajas, lo ideal es guardar cada par en su lugar, esto evitará que se ensucien las otras prendas y que se arruinen. Si no contás con ellas, podés rellenarlos con papel o medias para que no se aplasten ni se aruinen.

El momento de desembalar y desempacar es el inicio de una nueva historia. Para esta etapa, recomendamos empezar por los elementos de cocina, baño y la ropa. Es importante que nuestras prendas no pasen más de 24 horas embaladas, ya que pueden abombarse y generar malos olores si no tuvimos los cuidados suficientes.

 
Publicidad
Publicidad