PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cualquier negocio puede llevarse a internet

Sonia Molinero Martin ¡Mujeres a emprender!
12 May 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

El otro día se me ocurrió escribir un post sobre este tema ya que en pocas semanas, he podido hablar con varias personas con muchas ganas de emprender en internet.

Para los que llevamos un tiempo en este mundillo hay cosas que pueden resultar obvias, pero para alguien que empieza es normal que surjan dudas como esta.

Cualquier negocio puede llevarse a internet, es más, todo negocio hoy en día debería de tener por lo menos, una página corporativa para la imagen de su empresa. Es como si hace unos años no tuviéramos una tarjeta de visita para entregar a un cliente, ¿raro verdad?

Pero, ¿cómo saber si un negocio va a ser rentable en internet? ¡Eso ya es otro cantar! no creo que en un mismo artículo podamos dar respuesta a esta gran pregunta que me hacen siempre, pero sí que procuraré ayudarte a que evites perder demasiado tiempo y dinero con cosas que son de cajón.

Lo más importante es tener claro que "una cosa es hacer una página web y otra muy distinta que sea o no rentable un negocio en internet".

Podemos tomar malas decisiones ya sea con un negocio tradicional como en uno online, pero lo más difícil según mi opinión, es no dejarse llevar por la euforia inicial y no invertir demasiado en cosas que ya no funcionan o que no sabemos manejar.

Hace unos días quedé a tomar un café con una emprendedora que conocí hace poco. Me contactó por internet y quedamos para que me contara lo que tenía en mente. Por fin estaba a punto de cumplir su sueño y su proyecto parecía estar haciéndose realidad. La verdad es que me encantó verla tan ilusionada porque parecía tener todo estudiado y claro. Pero luego me di cuenta de que no era así (por cierto tengo su total consentimiento para utilizar su ejemplo para escribirte hoy), ¡gracias maja!

Se trataba una tienda de ropa y complementos para bebés. Tenía pensado alquilar un local en una zona no muy concurrida pero cara "con vistas a crecer en los próximos años" según me decía. Era un local precioso e ideal para lo que ella quería conseguir con su proyecto. Además, ya tenía la financiación.

Por lo que pude averiguar se trataba de moda un tanto especial, fuera de lo que solemos ver por ahí normalmente. Su idea de negocio en conjunto era poco convencional y eso es siempre muy valorable y a mí me atrae mucho, ¡tenemos que atrevernos a hacer lo que soñemos! Con lo que le dije ¡perfecto cuéntame! Y me explicó lo que tenía en mente.

Al margen de lo diferente que fuera su idea de negocio o su línea de diseño, lo que más me llamó la atención es que tenía claro que tras abrir su negocio a pie de calle, quería hacer ella misma su propia tienda online. Pero realmente no había comparado ambas inversiones y sus riesgos.

Lo primero que hice es recopilar con ella todo lo que me había contado porque según mis cálculos ¡iba a emplear todo su dinero en este negocio sin reparar en gastos! y a mi parecer el cómo había distribuido su inversión resultaba un poco peligroso.

Y entonces me dijo (muy intuitiva ella por cierto) dime sin tapujos lo que piensas Sonia, ¿qué te parece todo esto?

Lo primero que hice es darla las gracias por pedirme sinceridad, es una maravilla conocer gente nueva que está dispuesta a escuchar una opinión de alguien que apenas conoce (sólo virtualmente claro) y eso es lo que hice.

En primer lugar, el que hubiera elegido un lugar tan apartado (sin ningún tránsito) para abrir una nueva tienda no me pareció muy buena idea. El hecho de que quisiera llevar a internet su negocio me pareció muy significativo. "¿Por qué gastarte entonces esa fortuna en una publicidad impresa a nivel local para atraer clientes?", le dije. "Sin olvidarnos que este tipo de técnicas ya no funciona como antes".

"Llevar a gente interesada en lo que vendes a comprar a tu tienda tradicional, seguro que te saldría el triple de caro que dar a conocer tus productos por internet y llevar a los interesados a tu comercio online".

Con lo que le aconsejé hacerlo al revés, invertir más en sus propios conocimientos sobre cómo hacer funcionar un negocio online (y por lo tanto en publicidad digital a precios más razonables) y reorientar su estrategia de venta en la calle (si aún seguía teniendo claro montar su negocio "físico")

Segundo, mi consejo fue que se replanteara una reforma del local tan costosa. Supongo que para una gran empresa o marca, este tipo de cantidades en líneas de diseño y publicidad son normales, pero no para una emprendedora que quiere volver a intentarlo. Sobre todo porque literalmente "éste era su último cartucho económico".

Según me contó, no era la primera vez que montaba algo pero tenía fe en que en esta ocasión iba a funcionar sólo por el mero hecho de que era su pasión desde siempre.

Hay que ser realista. La pasión es una de las cosas más importantes y necesarias en la vida, pero hoy en día tenemos la oportunidad de aprender a hacer las cosas de otra manera en los negocios, sin necesidad de arriesgar todo nuestro capital a una sola carta. Emprender en internet es buena prueba de ello.

Como tercera observación, me chocó mucho el precio de su producto. Yo suponía que con aquellos trajecitos o zapatos tan exclusivos y una puesta en escena tan elaborada, cualquier prenda de bebé o complemento sería como se suele decir "un pelín cara", pero no. Nada más lejos de la realidad.

¿Entonces de dónde podremos sacar la rentabilidad a nuestro producto? Eso es lo primero que yo le aconsejé que se replanteara.

Porque ya sabemos que al principio todos tenemos que invertir en nuestro negocio, pero se también se trata de equilibrar correctamente nuestros márgenes y tener una estrategia clara ¿no?

Además, el no contar con un proveedor que nos venda en pequeñas cantidades, como era su caso, puede resultar catastrófico. Hoy en día acumular demasiado stock para un pequeño negocio es innecesario.

La verdad es que cada sector es un mundo y generalizar en esto sería injusto. Comprendo que haya gente que quiera invertir en algo físico, palpable, porque es lo que siempre han conocido y creen que es lo más estable.

Pero me llama la atención que cuando algunas personas consiguen financiación y tienen ganas de cumplir un sueño, a veces se olvidan de que también lo hacen para ganar dinero.

Y también nos olvidamos un poco de dónde estamos, en qué era estamos. Internet se ha hecho imprescindible para cualquier marca o negocio y es ahí donde tenemos que invertir casi todo nuestro dinero y sobre todo, nuestro esfuerzo.

Cualquier negocio pequeño se puede llevar a internet, pero nosotros debemos estar preparados para cambiar el chip, ya que se nos ofrecen muchas herramientas para orientarnos en nuestro camino y no dejar todo en manos de la suerte. Para que cuando decidamos invertir lo hagamos con cierta seguridad.

Espero haber ayudado a esta emprendedora y a muchas que podáis leer estas experiencias que comparto con vosotras. Estaré encantada de echarte una mano en tu futuro proyecto, ¡ya lo sabes!.


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


Sonia Molinero (@SoniaMolinero1) es escritora, blogger en siemprendes.com y apasionada del Marketing en Internet.

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Sonia Molinero Martin

Sonia Molinero Martin

CEO, Siemprendes.com

Desde luego que la localización es un factor de lo más importante para un negocio físico, y todo se puede compaginar la cuestión es hacerlo con cabeza para no perder demasiado tiempo ;)
Olga Gascón Díaz

Olga Gascón Díaz

Co-fundadora, Musical Point

En el caso de las tiendas pequeñas de un producto popular es muy complicado vender desde el principio, yo en este caso si habría mantenido tienda fisica junto con tienda on line. Evidentemente en un sitio con mas tránsito.
Publicidad