PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Nuevas adicciones de la vida moderna

Laura Muñoz Mujer y salud
21 Apr 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

En una sociedad permanentemente conectada, en la que el culto al cuerpo es el rey y la juventud es el valor más cotizado, han surgido nuevas neurosis como la vigorexia, la nomofobia o la ortorexia. Conócelas y aprende a evitarlas.

Culto al cuerpo

- A los trastornos alimentarios, como la anorexia y la bulimia, se suman otro tipo de conductas relacionadas con la alimentación. Es el caso del dieting o la obsesión de hacer dieta (alcachofa, piña, Dukan) que, al no tener ningún tipo de control médico, suele tener un efecto yo-yo y derivar en desequilibrios nutricionales. También encontramos la ortorexia u obsesión por la comida sana, que se basa en la necesidad de consumir solo comida biológicamente pura. Consecuencias: evitar todos los alimentos que puedan resultar tóxicos, puede convertir a estas personas en fanáticas de lo bio.

- El deseo de estar en forma puede derivar en una obsesión por un cuerpo perfecto y musculoso: la vigorexia. Los vigoréxicos no hacen ejercicio por el bienestar físico que les produce si no por encajar en un canon estético determinado. Consecuencias: la estricta dieta especial y el consumo de sustancias para fomentar el desarrollo muscular se traduce en una dieta hiperprotéica, con riesgo para la salud.

- La obsesión por la belleza puede llevar a buscar estar moreno como sea, de modo que tomar el sol o rayos UVA puede convertirse en una obsesión: la tanorexia. El contrario de la tanorexia es la tanafobia, la obsesión por estar blancos y protegerse del sol. Tanto uno como otro tienen consecuencias nefastas: envejecimiento prematuro y riesgo de melanomas para los primeros y carencia de vitamina D para los segundos.

Nuevos estilos de vida

- Los adictos al trabajo o workaholics son aquellas personas para las que el trabajo constituye el centro de su vida, considerándolo su refugio. Como consecuencia, su salud, vida social y familiar se ven relegadas a un segundo plano.

- La nomofobia o la dependencia del smartphone llevada al extremo, es uno de los males más modernos, derivados de la necesidad de estar siempre conectados. Esta necesidad de consultar continuamente mensajes, correo y redes sociales afecta a la salud, privando horas al sueño, afectando a la postura y los ojos, además de a las relaciones personales.

- A la adicción al sexo se suma ahora la adicción al cibersexo, gracias a las nuevas tecnologías. Esta conducta sin control sobre el comportamiento sexual que causa síndrome de abstinencia, puede hacer peligrar la estabilidad emocional y las relaciones familiares y sociales de sus protagonistas.

- La adicción a las compras es la conducta de quienes, ante una frustración, buscan una manera de obtener placer rápidamente con objetos materiales. Las consecuencias de este desequilibrio son una pérdida de autoestima tras el sentimiento de culpabilidad después de haber comprado, lo que puede derivar en un peligroso círculo vicioso al tratar de rellenar ese vacío con compras.

Prevención

Detrás de muchas de estas conductas hay inseguridades. Trabaja tu autoestima, reconócete como eres, con tus virtudes y valores, y respétate a ti mismo: es la mejor manera de prevenir estas adicciones.


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad