PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cómo casarse... ¡y no morir en el intento!

Laura Muñoz Mujer y salud
18 Jul 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1407-mys-boda[Imagen de Todoboda] Has decidido casarte (¡yupi!) pero quieres que tu boda sea especial, diferente a todas en las que has estado. Además, tú que eres gran anfitriona de cenas, fiestas sorpresa y todo tipo de ágapes, te ves capaz de montarlo junto a tu pareja sin necesidad de ayuda. ¿Qué puede tener de difícil en comparación con una comida de navidad con cuñados imposibles? En la era de internet y de las redes sociales, todo está al alcance de un click. Sin embargo, una vez metida en faena, es probable que tu salud se resienta a causa del estrés, de no cuidarte o de los miles de imprevistos que pueden surgirte.

Por tanto, te dejo 5 consejos para no perder la cabeza si has decidido hacer una boda DIY:

  1. Haced una lista. Parece una perogrullada, pero nunca sabes todo lo que hay que hacer hasta que no lo pones por escrito. Ya sea un word, un excell o una libreta por categorías, todo depende de lo organizados que seáis. Incluye hasta el mínimo detalle y no olvides el presupuesto que tienes pensado y un timing por semanas. Es un esfuerzo por adelantado que te salvará de muchos quebraderos de cabeza.

  2. Delega. Es lo más difícil de toda la boda, pero necesitas hacerlo. Desde el arroz a los centros de mesa, los regalo-recuerdo al photocall... Tus amigos y familiares de confianza están sobradamente preparados para ayudarte. ¡Dales unas directrices claras y evítate trastornos intestinales innecesarios!

  3. Busca, compara y.. ¡haced lo que os guste a vosotros! Todo el mundo os contará su propia boda; amigos, madre y suegra opinarán sobre vuestras ideas, blogs y foros de novias se adueñarán de vosotros y os exigirán más y más... Por ello, no pierdas de vista que la boda es tuya y de nadie más, y que los consejos son bienvenidos siempre y cuando se queden en eso, consejos. Si te ves a las 3 de la mañana buscando invitaciones orignales en Pinterest, ¡apaga la tablet! El descanso es fundamental para lucir una piel radiente libre de imperfecciones.

  4. La luna de miel, para descansar. Por muy trotamundos que seáis, tened en cuenta que una boda DIY os deja agotados, ko durante unos cuantos días. La vuelta al mundo en 3 semanas es mejor que espere para otra ocasión: buscad un sitio que os guste y en el que podáis descansar y estar a gusto juntos. Y, si es posible, con wifi para que, mientas esperais las fotos oficales, familia y amigos os manden sus instantáneas para matar el gusanillo.

  5. Disfruta de todo el proceso junto a tu pareja. Los preparativos son tan bonitos y memorables como la propia boda en sí. ¡No te dejes llevar por el estrés y disfrutad en pareja de cada decisión y cada paso que déis! Cuidad vuestra alimentación, no descuidéis el gimnasio y seguid disfrutando de momentos de ocio que nada tengan que ver con la boda. Llegaréis más guapos, descansados y felices.

Recuerda: una boda - ¡tu boda! - es una ocasión única en la vida. Cómo salga depende mucho de tí: de tu control de los nervios, de tus hábitos de vida, de tu capacidad para resolver problemas y de tu forma física. Pero también depende de otros miles de factores imponderables. Así que no te agobies si algo no sale exactamente como quieres; disfruta y sé feliz. ¡Pasará volando sin que te des cuenta!


 Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


Laura Muñoz (@arsgratiartis), Healthcare Community Manager. Puedes seguirle en WomenaliaLinkedIn y en su web lauramunoz.me

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad