Mujer y dinero: El caso Sánchez Vicario

Mª Angeles González Mujer y dinero
27 Feb 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

No puedo menos de comenzar este blog sobre las relaciones de las mujeres con el dinero, con esta noticia de alto impacto sobre la que fue una gloria nacional del deporte español Arantxa Sánchez- Vicario.

En El País de 20 de Febrero aparecen sus declaraciones ante el Juez por el pleito que mantiene con su familia y las dos personas de confianza, un abogado y un gestor, que administraban su fortuna, que arrastra desde 2012.

Cita textual: "Estoy en la ruina y quiero que mi familia me explique por qué tengo tantas deudas. Hacienda y Luxemburgo me reclaman
cantidades que no puedo pagar", les acusa de haberse quedado con su dinero, falsedad y deslealtad y mala administración de su patrimonio.

El cálculo de sus ganancias duramente conseguidas después de muchos años de tenis, torneos y patrocinios lo calcula en unos 45 millones de euros.

Perlas:

1. Se dedicaba a lo suyo, sin enterarse de nada más.
Arantxa "se dedicaba únicamente al tenis" y desconocía cuáles eran sus ingresos. Lo que no era deportivo estaba totalmente delegado en su padre y su abogado. "Tenía plena confianza en ellos".
Consecuencias: Al final de su carrera, en 2003, tuvo una causa por fraude fiscal con Hacienda, siendo condenada en sentencia firme a
pagar 5,2 millones de euros.

2. Hasta que se casó en 2008, vivía con una tarjeta para gastos de 1.500 euros al mes
"Mi padre me explicaba que estuviera tranquila, que lo que había ganado me daba para vivir a mí, a mis hijos y dos generaciones más".
Saber "lo que había ingresado" como tenista sólo a través de Hacienda, le dejó "anulada" y sometiéndose a tratamientos "psicológicos y psiquiátricos".

3. "Tuve que ir banco por banco en Andorra para saber dónde tenía cuentas".
Según la querella, el padre abrió diversas cuentas en Andorra para ingresar los beneficios obtenidos por su hija.
Arantxa no tuvo firma allí hasta 2010. "Tuve que ir banco por banco, con el DNI, para saber dónde tenía cuentas".
En la misma, se detalla que hay movimientos de dinero "injustificados", y además su padre realizó inversiones
inmobiliarias para su propio beneficio.

4. El fiscal le preguntó por qué no tomó las riendas de su fortuna cuando alcanzó la mayoría de edad.
Parece ser que por exceso de trabajo: "Estaba en la cima de mi carrera. Entrenaba todo el día y al año viajaba 10 meses y
medio".

En resumen, a muchas mujeres de éxito, volcadas en sus carreras profesionales, les pierde la confianza en familiares y
gestores, claro que hay que tener confianza, sino que vida sería esta, pero NO SIN SUPERVISION.

No es de recibo que te den una mensualidad cuando eres tú la que gana el dinero. Otras variantes de este tema son "ten estas tarjetas de crédito y gasta lo que quieras", pero sin controlar cómo, dónde , ni porqué.

Cuidado con los poderes que otorgas a otras personas, lo que hagan con ellos te obligan como si fueras tú misma la que lo hicieras, y estás perdida como sea en su propio beneficio. Luego no te puedes quejar.

Cuando se gana dinero, también vas a tener obligaciones legales y fiscales y aunque no lo hagas tú, ten bien controlado que está todo en orden y al día, y si es preciso pide una segunda opinión, si no puede venir luego el llanto y crujir de dientes.

A día de hoy, las relaciones familiares rotas y con difícil arreglo, Arantxa está arruinada, y lo que es peor, con obligaciones fiscales de tal envergadura que no sabe ni por dónde empezar. Lo que está claro es que la ignorancia no te va a librar de las consecuencias de no saber lo qué pasa con tu economía. Desde luego ella lo está pagando bien caro.

Y tú ¿qué opinas? Puedes dejarme aquí tu opinión, y si te gustó, comparte, gracias.

Publicidad
Publicidad