PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Nosotras. Historias del olvidado deporte femenino

Derechos de la mujer El blog del movimiento Womenalia
23 Jul 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Nosotras es el primer libro que recoge una reivindicación general del deporte femenino.

Nosotras es el relato de más de 30 mujeres deportistas, referentes a nivel nacional en sus deportes, que cuentan lo que demasiadas veces queda oculto.

 Nosotras es una historia de mujeres valientes que se enfrentan con una sonrisa al cáncer o a la bulimia, mujeres que se levantan y vuelven a volar tras ser marginadas por su condición sexual, mujeres que compiten con sus hijos de la mano, mujeres comprometidas al máximo con su deporte, mujeres que tienen que luchar en minoría en un mundo de hombres.

Frente a los éxitos, valores y compromiso del deporte femenino, la realidad es que pesan más la trabas a las que deben enfrentarse: la maternidad, falta de ayuda o discriminación forman parte del día a día de deportistas que ven relegado su esfuerzo y vocación a un segundo plano que las silencia.

Con el objetivo de reivindicar un papel igualitario de la mujer en el deporte nace un libro que cuenta las situaciones a las que se enfrentan a diario deportistas de élite a las que no se les reconocen sus éxitos por el simple hecho de ser mujeres.

Para conocer más de cerca este proyecto, hablamos con el autor de este libro, Rubén Guerrero, Director de MásLeer, medio digital dedicado al mundo de los libros y la cultura. Autor de seis libros: El suicidio del balónGanadorMarcos VidaLeyenda BenítezFútbol en Libertad y Yo también fui al Nebrija.

¿Cómo nace “Nosotras”?

Su nacimiento es una combinación de pasión, inconformismo y rechazo. Siempre he entendido el periodismo como una oportunidad para denunciar y reivindicar situaciones injustas. Soy un enamorado del deporte y llevo 20 años siendo cómplice del mal llamado periodismo deportivo, directamente podríamos hablar de periodismo futbolístico. Siempre me ha llamado la atención lo fácil que se olvidan de las deportistas tras ganar competiciones internacionales o conquistar medallas en Juegos Olímpicos. Tras el éxito solo hay olvido. Los últimos años he estado impartiendo unos talleres de alfabetización mediática en institutos de educación secundaria y asociaciones. Una de las sesiones se centra en el papel de la mujer en el deporte. Preguntas en clase por mujeres deportistas y solo aparecen tres o cuatro nombres. Una cifra que se multiplica como mínimo por diez cuando la cuestión hace referencia a deportistas masculinos. Y uniendo todo lo expuesto me encontré con Nosotras.     

¿En qué momento optaste por ser altavoz de tantas profesionales relegadas al olvido?

Ojalá tuviese un altavoz de enorme potencia para poder gritar tantas injusticias y desigualdades como existen en la sociedad y en el deporte. Pero soy un humilde periodista sin poder mediático. Son los grandes medios, las instituciones y las empresas importantes las que deberían, de una vez por todas, coger el altavoz y dejar de silenciar todas esas historias, protagonizadas por mujeres deportistas, que desgraciadamente siguen quedando en el olvido. Yo he tratado de buscar aliados para darle el recorrido que merecen las historias de Nosotras, pero desgraciadamente me he chocado con la misma realidad con la que se enfrentan a diario muchas de las protagonistas del libro: obstáculos, falta de atención y poca ayuda.

Nosotras es un relato en primera persona de 34 deportistas de élite que ofrecen su opinión sobre temas como la discriminación de género, el sexismo, los techos de cristal, la falta de atención mediática o la brecha salarial. Yo he ido uniendo historias, pero ellas son las auténticas protagonistas.

¿Por qué consideras que las mujeres no pueden competir en igualdad de condiciones?

Mientras que siga existiendo una brecha salarial tan insultante será imposible una competición al mismo nivel. En muchos deportes, los hombres pueden permitirse dedicarse en exclusiva a la práctica deportiva, mientras que las mujeres tienen que compaginar el deporte con trabajo para sobrevivir. Esta es la primera de las barreras en una carrera muy desigual. Después está el tema de las instalaciones, del material, los horarios, los patrocinadores, los premios… Los hombres siempre se llevan lo mejor y cuentan con facilidades en todo. Así, difícilmente, se pueda competir en igualdad de condiciones.

Y, por otro lado, siguen cosechando éxitos que, muchas veces pasan desapercibidos a los medios de comunicación, escasa o nula publicidad que implica distinto trato económico a la hora de retribuir los resultados en las competiciones, porque, a pesar de sus éxitos los patrocinadores quieren visibilidad…una espiral de la que es difícil salir, ¿no te parece?

¿Por qué no nos dan una oportunidad?

Esta pregunta la repiten muchas de las protagonistas de Nosotras. No sabemos la repercusión y el impacto real que tiene el deporte femenino en la sociedad. A la gran mayoría de medios solo les interesa cuando hay un triunfo muy importante de una deportista o para ganar visitas fáciles utilizando imágenes y contenido sexista. A lo mejor nos llevaríamos una gran sorpresa, a nivel de repercusión, si los medios rompiesen con lo establecido y fuesen capaces de llevar a portada el trabajo, los resultados y los valores de la mujer en el deporte. Pero claro, si nadie lo hace, no sabremos nunca el interés que despierta y siempre tendrán la excusa perfecta para seguir vendiendo que el deporte femenino cuenta con menos atractivos y tiene pocos seguidores. Ridículo argumento que también utilizan muchos patrocinadores para restar apoyos a la mujer. Los medios de comunicación tienen una enorme responsabilidad en la lucha por la igualdad. ¡El deporte femenino existe!

Por otra parte, llama la atención que la Ley de Deporte no reconozca la profesionalización de la mujer en el deporte, ¿cómo es posible?

Es algo inexplicable, como la existencia de clausulas antiembarazo o la prohibición a participar en ciertas competiciones por el simple hecho de ser mujer. La Ley del Deporte no puede olvidarse de la mujer. Hay que cambiar las estructuras y adaptar las normativas a los tiempos. El deporte no puede seguir siendo esclavo de una herencia machista. Ojalá el nombramiento de María José Rienda como presidenta del CSD traiga esas reformas tan necesarias.

¿Crees que sigue existiendo cierto miedo a caer en el ridículo porque “me ha ganado una mujer”? ¿Podría decirse que el deporte es fiel reflejo de lo que ocurre en la sociedad?

El deporte no escapa a la sociedad y estoy totalmente convencido de que es un fiel reflejo. Y también creo que ese miedo a ser derrotado por una mujer está muy presente en el deporte. De esta cuestión hablan algunas deportistas en el libro. En deportes como ciclismo o en el mundo del motor, donde a veces compiten hombres y mujeres, a muchos hombres les sienta bastante mal que una mujer les adelante. La sociedad sigue siendo machista. Y el deporte, también.

¿Cuánto tiempo has dedicado a esta obra? ¿Cómo has desarrollado el trabajo de producción?

Hace algo más de un año empecé a trabajar en la idea. Uno de los objetivos era que en el libro estuvieran representados el mayor número posible de deportes para que los testimonios de las protagonistas no estuviesen limitados. No nos podemos olvidar de que Nosotras es un relato en primera persona de 34 deportistas de élite que ofrecen su opinión sobre temas como la discriminación de género, el sexismo, los techos de cristal, la falta de atención mediática o la brecha salarial. Yo he ido uniendo historias, pero ellas son las auténticas protagonistas. Y, por supuesto, podrían ser muchas más. Pero creo que las protagonistas de Nosotras representan el sentimiento y la reivindicación de una gran parte del deporte femenino. 

¿Qué encontrará aquella persona interesada en tu libro?  

Mucha injusticia, pero también amor incondicional por el deporte. Nosotras es pasión, compromiso y valores. Es una colección de historias personales que están marcadas por las ganas de alcanzar nuevas metas. Como relato en el libro, Nosotras es una historia de mujeres valientes que se enfrentan con una sonrisa al cáncer o a la bulimia, mujeres que se levantan y vuelven a volar tras ser marginadas por su condición sexual, mujeres que compiten con sus hijos de la mano, mujeres comprometidas al máximo con su deporte, mujeres que tienen que luchar en minoría en un mundo de hombres, mujeres que transmiten valores a la sociedad son sus proyectos deportivos, mujeres que son todo solidaridad, mujeres que piden paso, mujeres que merecen ser respetadas, mujeres que aman de manera incondicional al deporte y, sobre todo, mujeres que son felices, a pesar de las tormentas, con lo que hacen.

¿Hay algún testimonio que te haya impactado especialmente?

Todos tienen mucha fuerza por la intensidad con la que viven el deporte sus protagonistas. Hay historias muy emotivas y sorprendentes. Lo que más me ha llamado la atención es la positividad ante las adversidades y la capacidad de las deportistas para enfrentarse a imposibles.  

Bienvenido al Movimiento Womenalia.

Aunque en un ámbito diferente al del deporte, Womenalia tiene muchos puntos en común con Nosotras. Valores como el esfuerzo para alcanzar nuevas metas, la energía para afrontar proyectos con entusiasmo, el compromiso con las mujeres y la igualdad de oportunidades son elementos compartidos. Siempre es más fácil avanzar desde la unión. Y Womenalia ofrece las herramientas necesarias para emprender y crecer social y profesionalmente

Publicidad
Publicidad