PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Multitasking: atrévete a decir no y evitarás frustración laboral

Derechos de la mujer El blog del movimiento Womenalia
8 Sep 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Es frecuente que las mujeres tendamos a asumir “voluntariamente obligadas” labores y tareas poco gratificantes en nuestros puestos de trabajo que nos restan tiempo, incrementan nuestra carga de trabajo y limitan nuestras posibilidades de desarrollo de otras funciones de mayor relevancia y reconocimiento. Esto se conoce como multitasking.

Se nos suelen encargar estas tareas porque nos cuesta decir NO. Parece que en nuestro rol de superwoman tenemos que demostrarnos a nosotras mismas que podemos con todo como demuestra un estudio publicado por Linda Linda Babcock en la American Economic Association: Gender Differences in Accepting and Receiving Requests for Tasks with Low Promotability

Y, por miedo, por autoexigencia, por presión o sencillamente porque asumimos que no debemos ni podemos decir no, un día nos encontramos organizando una fiesta de cumpleaños de un miembro del equipo, reorganizando o redecorando la oficina, haciendo de mensajera, fotocopiadora o camarera...Y preguntándonos, ¿es que acaso tengo yo una habilidad especial para el multitasking?

¿En qué se traduce el multitasking?

Desgaste, estrés y altas dosis de frustración. Jornadas de trabajo que se alargan, disminución de la concentración y productividad y en un encasillamiento en tareas inferiores que reducen el valor que se percibe de nuestro trabajo.

Las diferencias de género en las asignaciones de tareas pueden sostener la segregación vertical en el ámbito laboral

Los datos muestran la continuidad de la segregación ocupacional: segregación horizontal, visualizada a través de la concentración del empleo femenino en los sectores de actividad con menor prestigio y peores condiciones laborales. Y segregación vertical, expresada a través de la desigual presencia de mujeres y hombres en la jerarquía empresarial, con casi nula presencia femenina en las cúpulas directivas.

En el Informe Global Sobre Diversidad de Género 2016, elaborado por Hays, se recoge que el 79% de las personas encuestadas afirma que la persona de más alto cargo en su organización es hombre y un 47% de mujeres sienten que no tienen la oportunidad de autopromocionarse.

Claves para corregir el multitasking

Si bien el cambio de actitud no dependerá sólo de nosotras ya que las personas con cierta responsabilidad han de distribuir las tareas de manera más equitativa; por nuestra parte, debemos tener claro lo que queremos, dónde queremos llegar y tomar libremente decisiones sin sentirnos culpables por ello. En una palabra, empoderarnos.

Antes de tomar una decisión

1. Valora tu tiempo. Demuestrate que valoras tanto tu trabajo como tus prioridades.

2. No se trata de decir a todo que no; eso sí, intenta negociar condiciones equilibradas que te beneficien y permitan aceptar la propuesta.

3. Expresa de forma sincera, educada y firme tus sentimientos y opiniones.

4. Antepón a tus miedos tu propia escala de valores: ¿Cómo afecta cada decisión que tomo a mi vida personal, profesional y familiar? ¿qué consecuencias va a tener? ¿qué voy a tener que sacrificar?

Y, antes de que el multitasking te absorba permítete una reflexión ¿crees que el éxito laboral está reservado sólo a las superwoman?

Publicidad
Publicidad