PREVIOUS_POST
NEXT_POST

¿Es legal despedir a la mujer que deseó la violación de Inés Arrimadas?

Derechos de la mujer El blog del movimiento Womenalia
6 Sep 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Rosa María Miras era una desconocida hasta el momento en redes sociales. Hasta que deseó en redes sociales que violaran a Inés Arrimadas, quien ha decidido denunciarla ante el despreciable comentario que realizó en Facebook durante un debate televisivo en el que participaba la líder de Ciudadanos en Cataluña.

Un avergonzante comentario que nos repercute a todas

Sé que me van a llover las críticas de todos lados, sé que lo que voy a decir es machista y todo lo que se quiera, pero escuchando a Arrimadas en el debate de T5 solo puedo desearle que cuando salga esta noche la violen en grupo porque no merece otra cosa semejante perra asquerosa.

El comentario de Rosa María Miras es repugnante y denunciable. En pocos minutos esta mujer se convirtió en Trending Topic, recibiendo una abalancha de críticas ante su publicación. Incluso se llegó a difundir su historial laboral, incluido el nombre de la empresa en la que trabajaba hasta ese momento, Tinsa, que ha decidido prescindir de sus servicios.

¿Qué dice la ley?

El artículo 54.2c del Estatuto de los Trabajadores regula el despido disciplinario para determinados casos. Uno de ellos es ofender “al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos”, tal y como explican desde Legálitas.

Esas ofensas pueden utilizar cualquier medio (verbal o físico), por lo que hacerlo a través de las redes sociales puede llevar a un despido disciplinario que, en el caso de ser procedente, conllevaría que la empresa no tenga que abonar ninguna indemnización por el despido.

En el caso de que Rosa María Miras haya sido despedida (a pesar de que la empresa sólo dice que ha dejado de trabajar se intuye que ha sido un despido a raíz de la repercusión que tuvo su comentario en Facebook), el único apartado al que puede acogerse la empresa es al que considera también causa de despido “la transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo”.

Apunta Legálitas que este apartado es un cajón de sastre que deberá ser interpretado en cada caso, ya que “buena fe contractual” es un concepto poco concreto, que hace referencia a una conducta ética, lo cual no deja de ser subjetivo y por tanto será el juez quien deberá valorar si se ha vulnerado o no.

Rosa María Miras, además, realizó el despreciable comentario desde un perfil privado y fuera de horario laboral. Pero indicaba en su perfil en redes que trabaja en Tinsa, algo a lo que se puede agarrar la empresa en el caso de que la trabajadora decida reclamar la nulidad de su despido. La trabajadora no ha borrado esa información antes de hacerlo, sino que, consciente de la posible asociación de su imagen a la de su empresa, ha realizado el comentario. Este es el único punto de interpretación que puede favorecer a la empresa, que si además cuenta con un código ético interno, conocido por el trabajador, en el que se incluyan estos casos, tendría todas las de ganar..

De no ser así, es muy probable que el Juez considerara improcedente el despido y fijara una indemnización a la empresa por entender el comentario como algo ajeno a la relación laboral. Fuentes jurídicas de CCOO consultadas por El Diario creen que se trata de un comentario digno de reproches de distintos tipos, pero que "en principio" no justificaría un despido, ya que tampoco se trataba la autora de una portavoz relevante de la empresa ni versaba el texto sobre su relación laboral.

Lo cierto es que este despreciable comentario ya le ha salido muy caro a su autora. No sólo por el despido, sino por su imagen trasladada en redes sociales. ¿Qué opináis al respecto?

Publicidad
Publicidad