PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Babies Uganda se une al Movimiento Womenalia

Derechos de la mujer El blog del movimiento Womenalia
10 Dec 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Babies Uganda nacieron en marzo de 2012 con el objetivo de ayudar a niños ugandeses huérfanos o abandonados en situaciones críticas ofreciéndoles una familia y un hogar.

Comenzaron ayudando a a un pequeño orfanato que estaba a punto de cerrar por falta de medios y, a día de hoy, han conseguido construir un nuevo orfanato, un colegio, han ampliado la colaboración ayudando a otros dos colegios de la zona, uno de ellos de niños invidentes y ayudan mensualmente con la alimentación de los niños de la isla de Zinga una de las más pobres de Uganda.

Todo suma, todo vale, todo cuenta...

En esta entrevista sus fundadoras Montse Martínez y Maribel García, junto con una de sus voluntarias María Galán, nos cuenta qué hacen y cómo trabajan en Babies Uganda.
 
 
¿Cuáles son vuestros proyectos activos en la actualidad? 

Nuestros principales proyectos son el orfanato "Kikaya House", que construimos hace 2 años y donde actualmente tenemos a 18 niños y el orfanato "Babies Home", donde tenemos a más de 30 niños.  

Además, colaboramos mensualmente con el colegio Early Learning, donde atienden a 60 niños la mayoría de ellos de familias muy pobres, sufragamos los gastos médicos y de escolarización de 16 niños ciegos sin recursos en el centro especial CEVIC y colaboramos con la financiación de la comida de 170 niños en la isla de Zinga, una de las zonas más pobres y abandonadas de Uganda. 

Y a futuro, ¿cuáles son los proyectos que se van a desarrollar desde Babies Uganda?

En este año 2018, hemos construido un colegio para 300 niños que inauguraremos en febrero y estamos poniendo en marcha un centro ,édico y una clínica dental, que esperamos inaugurar antes de fin de año. 

En Babies Uganda nos encanta soñar porque por suerte, hasta ahora nuestros sueños se han ido cumpliendo. Por eso, para el 2019, soñamos ya con dotar de un campo deportivo a la comunidad de Kikaya, para que no solo nuestros niños, sino todos los jóvenes de la zona, la mayoría de familias muy pobres, puedan disfrutar de los enormes beneficios que supone la práctica del deporte. Creemos absolutamente que la combinación de educación y deporte es la mejor estrategia para generar motivación y esperanza y conseguir salir del círculo de la pobreza.   

¿Cuál es el papel de las aunties en Kikaya House?

El papel de las aunties en la casa es primordial, nuestra admiración hacia ellas es total y no nos cansamos de repetirlo. Son mujeres que trabajan sin descanso y con una sonrisa constante por el bien de esos pequeños que ellas cuidan y miman como a sus propios hijos. Ellas lavan, cocinan, recogen, atienden a los niños, en fin, se ocupan de todas las labores y es fácil imaginar la carga de trabajo que pueden tener con tantos niños en casa y muchos de ellos bebés. Sin embargo, para ellas disponer de este trabajo digno, con un sueldo digno y un trato digno, les hace felices y les hace más libres en su vida privada al no depender económicamente de un hombre.   

Hace unos meses, en marzo de este año, saltó la noticia de que un diputado ugandés recomendaba a los hombres que "peguen a sus mujeres como herramienta de disciplina" ¿habéis tenido que atender casos de mujeres que os pedían protección en situaciones similares? ¿Existen recursos que las protejan?

Pegar a las mujeres y a los niños es algo considerado relativamente normal. El 22% de las mujeres ugandesas entre 15 y 49 años ha sufrido violencia machista o sexual en algún momento de su vida. Nosotras tratamos principalmente con niños, por lo que no hemos tenido que atender casos de mujeres maltratadas, pero sí algunos de nuestros peques han llegado al orfanato por ser víctimas de maltrato de sus padres. Cuando próximamente inauguremos el centro médico, atenderemos a muchas mujeres por lo que seguramente entonces sí nos llegaran casos de mujeres maltratadas. En cuanto a la protección...si es difícil protegerlas en España, imagina lo que puede ser allí. 

¿Qué implica la experiencia de hacer voluntariado en un país como Uganda?

Uganda, hoy por hoy, es un sitio relativamente seguro. Nuestro trabajo además lo desarrollamos en Entebbe, que es una zona bastante tranquila. Por lo que nos cuentan todos nuestros voluntarios, la experiencia no puede ser más enriquecedora. Muchos van con la inseguridad de que ellos no saben hacer nada, que cómo van a ayudar allí, qué pueden hacer, y nosotras siempre les decimos lo mismo: tu principal misión allí es dar muchísimo cariño y diversión a los niños, quererlos, mimarlos, jugar con ellos, hacer que se sientan únicos y especiales, pues eso es primordial para su desarrollo emocional, sentirse queridos. Además, debes empaparte de todos nuestros proyectos, visitarlos y ver de primera mano todo lo que se puede hacer allí para ayudar a mejorar sus vidas, ver qué es lo que hacemos con esos donativos que nuestros padrinos hacen mes a mes, ver que no es posible cambiar el mundo pero sí la vida de muchas personas. Y lo más importante, a tu vuelta a España, sigue colaborando en la medida de tus posibilidades, haz mercadillos, vende lotería, comparte nuestras redes sociales, hazte padrino... en fin, que no te olvides que esos niños que dejaste en Uganda te siguen necesitando. 

Hace poco lanzásteis una iniciativa #conunpandebajodelbrazo, ¿tuvo buena acogida, cómo fue la respuesta?

Fue increíble...la idea partió de nuestro gran amigo Cipri Quintas que quiso que el nacimiento de su bebé se convirtiese en algo muy especial. Pidió a todos sus amigos que los regalos fuesen donativos para crear un centro médico en la zona de Kikaya para poder atender a una población de más de 8.000 personas, la mayoría de ellos niños. Con la generosidad de Bebup, una web dedicada a listas de nacimiento que incluye listas 100% solidarias, creamos el soporte digital para dar forma a esta preciosa iniciativa. Así fue cómo comenzó y poco a poco se fueron sumando personas y con la intervención de Miguel Angel Revilla en El Hormiguero y después en La Sexta Noche, conseguimos que más de 2.000 personas se sumaran a este precioso sueño. Gracias a todos ellos ha sido posible y en honor a esa preciosa bebé, la Clínica se llama Centro Médico Chloé.   

Tu principal misión allí es dar muchísimo cariño y diversión a los niños, quererlos, mimarlos, jugar con ellos, hacer que se sientan únicos y especiales, pues eso es primordial para su desarrollo emocional, sentirse queridos. 

Si alguien está interesado en colaborar con vuestro proyecto, ¿cómo pueden hacerlo?

Para colaborar económicamente, puede hacerse padrino solicitando su ficha en padrino@babiesuganda.org y ayudar mensualmente con la cantidad que cada uno elija. Si prefiere hacer algún donativo puntual, puede hacerlo mediante transferencia a nuestra cuenta:

ES96 0049 1640 3325 1036 3982

Para colaborar como voluntario, tanto en España como en Uganda, puede contactar con voluntarios@babiesuganda.org donde le informarán de todo.

Y si tiene cualquier otra idea de cualquier tipo que quiera proponernos para ayudar, puede contactar con info@babiesuganda.org

Publicidad
Publicidad