PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Acordes por la paz, la oración de las madres

Derechos de la mujer El blog del movimiento Womenalia
18 Apr 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

“Prayer of mothers” es un tema cantado por mujeres en hebrero, árabe e inglés.

Y aparecen ellas.
Primeros acordes.
Silencio.
Y todo el respeto.
Máximo respeto a su grito conjunto que se eleva pidiendo paz.


La canción "Oración de las Madres" nació como resultado de una alianza hecha entre la cantante y compositora Yael Deckelbaum y un grupo de mujeres valientes que lideran el movimiento “Women Wage Peace” (Mujeres hacen la Paz).
El movimiento surgió en el verano de 2014 durante la escalada de violencia entre Israel y Palestina que confluyó en la operación militar "Tzuk Eitan" (Margen Protector) efectuada por el ejército israelí en la Franja de Gaza y que resultó ser una de las más devastadoras.
Ante tamaño dolor y sufrimiento, miles de mujeres hebreas, musulmanas y cristianas se unieron en una marcha de esperanza con el objetivo de reivindicar unas condiciones de vida dignas para que las generaciones pudieran llegar a vivir en paz.
El 4 de octubre de 2016, 20 valientes salieron del Norte de Israel en una marcha hacia Jerusalén y en el camino fueron sumando apoyos y adhesiones. A mediados de mes ya eran 4.000 mujeres pertenecientes a diferentes religiones,  pero unidas por un objetivo común: la paz.

 “No pararemos hasta que Netanyahu y el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, se sienten en la mesa de negociaciones de nuevo, no sólo para hablar, sino para hacer algo”, aseguró la activista por la paz y miebro del comité de la organización, Orna Ashkenazi.

Y así lo cantaron junto a Leymah Gbowee, activista por la paz y responsable del movimiento que trajo el fin de la segunda guerra civil en Liberia en 2003; lideró la elección de Ellen Johnson como presidenta de su país y junto a ella y la yemení Tawakkul Karman obtuvo en 2011 el Premio Nobel de la Paz.
El movimiento de Leymah trajo el fin de la Segunda Guerra Civil de Liberia en 2003. Vestidas con camisetas blancas para simbolizar la paz, y contadas por miles, las mujeres se convirtieron en una fuerza política contra la violencia y el gobierno y han liderado con éxito la petición de paz en otros estados africanos.

El mismo blanco que acompaña los pasos de estas otras mujeres por Israel:
 
El susurro del viento del océano está soplando desde lejos
Y la ropa colgada está golpeando la sombra en las paredes.
Entre el cielo y la tierra, hay personas que quieren vivir en paz.
No te rindas, sigue soñando con la paz y la prosperidad.
Cuando se derritan las paredes del miedo, cuando regrese de mi exilio,
Y mis puertas se abran a lo que es verdaderamente bueno.
¡Ven a dormir! Otro amanecer.
Vamos sueño, ya es de mañana.
Vamos al sacrificio, una madre envía
Una paloma para ti- Junto con una oración.
Vuela paloma, no confíes- Sus niños están en la escuela.
Nos reiremos con los niños- al son
Para que él pueda descansar- de la guerra.
Las paredes del miedo algún día se derretirán, y yo regresaré de mi exilio
Mis puertas se abrirán, a lo que es realmente bueno
[Palabras de Leymah Gbowee]
“Me gustaría aprovechar este momento para felicitar a las mujeres de Women Wage Peace.
Quiero agradecerles que estén defendiendo la paz, junto a sus hermanas palestinas.
Quiero agradecerles y quiero que sepan, que en el mundo en que vivimos, la paz es posible,
sólo cuando las mujeres, mujeres de integridad y fe, defiendan el futuro de sus hijos.
Felicidades. Espero que la batalla por la paz continúe de una forma constructiva.
Y espero el día en que pueda unirme a vosotras.
Gracias por los niños de Israel. Gracias por los niños de Palestina.
Gracias. ¡Paz!
¡Shalom!

Desde el norte hacia el sur
Desde el oeste al este
Escucha la plegaria de las madres
Tráeles paz.
 
Lamentablemente, la oración de las mujeres no ha llegado a su fin.

A finales de marzo, varias organizaciones civiles y palestinas convocaron la Gran Marcha del Retorno con el fin de reivindicar el derecho a volver de todos los refugiados palestinos, nuevamente comenzó con un reguero de muertos en la Franja de Gaza.
 
En la era de la información, del Social Media, del poder de la comunicación, raro es el día que no recibimos noticias de inocentes asesinados por esta barbarie. Las autoridades siguen mirando hacia otro lado, mientras el resto nos limitamos a preguntarnos quiénes son los buenos o los malos en esta historia, quiénes tienen razón o quiénes la perdieron, desgarrándonos cuando vemos a padres y madres rotos de dolor con los cuerpos de sus pequeños en brazos durándonos esa angustia el tiempo justo que dura la noticia en televisión.
 
Como ciudadanos y ciudadanas del mundo tenemos que actuar para que alcanzar la paz sea prioridad absoluta en la agenda de nuestro gobernantes.
Que la imagen de estas mujeres recorriendo de norte a sur Israel, unidas a pesar de las diferencias, sirva de ejemplo al mundo entero.
Y que nosotr@s contribuyamos a que sea posible compartiendo su canto, compartiendo su marcha.
 
Albert Einstein ya dijo: "El mundo no será destruido por los que hacen el mal; sino por aquellos que los miran sin hacer nada".
 
 
¿De verdad vamos a consentirlo?
 
Publicidad
Publicidad