NEXT_POST

Motivos por los que hay desigualdad laboral de género

Derechos de la mujer El blog del movimiento Womenalia
28 Apr 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

La desigualdad laboral de género sigue siendo un problema vigente a pesar de las conquistas feministas. La progresiva inserción laboral de la mujer es un hecho, pero la equidad de género laboral aún no es real. Y es que los datos nos muestran que sigue existiendo discriminación a la mujer en el trabajo.

Los avances en materia de equidad de género en el trabajo son mucho más palpables en los países desarrollados. Las mujeres han conseguido  mejorar  su  acceso  a  puestos  de  trabajo  tradicionalmente  relegados a los hombres.

Sin embargo, la discriminación a la mujer en el trabajo aún es una realidad en los países ricos: las mujeres deben trabajar casi 80 días más que un hombre para ganar lo mismo. Pero estas mujeres están hoy mucho más cerca de lograr la equidad de género laboral que lo que lo estuvieron sus madres o abuelas.

¿Cuales son los principales motivos de la desigualdad de género en el ámbito laboral?

Inserción laboral

A pesar de que en materia de inserción laboral se han producido los mayores avances de la mujer en cuanto a desigualdad de género en el trabajo, aún el número de mujeres activas es muy inferior al de hombres. Sólo un 49,6% de las mujeres del mundo en edad de trabajar cuentan con un empleo, mientras que en el caso de los hombres la cifra asciende al 76,1 %.

Brecha salarial

Probablemente el principal problema que provoca la desigualdad laboral de género. La brecha salarial entre hombres y mujeres, al traducirse en una mayor capacidad adquisitiva para el hombre, es el mayor generador de desigualdad laboral de género: sus efectos son notables en situaciones como la elección entre trabajo y maternidad o las futuras pensiones.

Y es que según el estudio Getting to Equal 2017, por cada 140 dólares que gana un hombre de media en el mundo, la mujer gana 100. Si a esto se le suma la brecha salarial oculta (refleja la menor presencia de la mujer en el mercado laboral, la desigualdad económica crece y por esos 100 dólares que gana una mujer, el hombre llega a los 258 dólares.

Techo de cristal

La inserción de la mujer en el mundo laboral ha sido principalmente en los puestos bajos e intermedios y no en los de responsabilidad. Sólo el 21% de los puestos directivos son ocupados por mujeres según International Business Report y tan solo un 4,6% de mujeres son CEO y un 19,2% Consejeras, según datos emitidos en el X Foro sobre Mujer y Liderazgo.

Conciliación

Conciliar la vida laboral y familiar es otro de los grandes problemas que fomentan la desigualdad de género en el trabajo. La maternidad, unida a la brecha salarial, imposibilitan a muchas mujeres poder seguir trabajando en las mismas condiciones, teniendo que optar en muchas ocasiones a contratos de media jornada, algo que acentúa la desigualdad laboral de género. De cada 10 mujeres, 8 aseguran que tienen problemas para conciliar.

Incluso en 18 países del mundo sigue estando permitido que el marido impida a su mujer trabajar. Aún queda mucho camino por recorrer para combatir la desigualdad laboral de género y alcanzar la equidad de género en el trabajo. Por ello trabaja el movimiento Womenalia cada día. Porque es #MásFácilJuntas.

Publicidad
Publicidad