Mito de terror de los Cuatro Jinetes del apocalipsis

Luisa Maitan Mitos de terror
5 Oct 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Regularmente cuando hablamos de mitos de terror nos vienen a la mente los relatos mas famosos, aquellos que nos contaron alguna vez o que hemos leído en diferentes medios escritos, ya sean online o impresos. Sin embargo, hay un lugar mas donde aparecen historias de verdad impactantes que la mayoría conocemos de cierta forma pues se trata de un libro que sienta las bases para el judaísmo y el cristianismo.

Supongo que ya habrás notado que hablamos de la Biblia, una obra única en su clase, no hay algo que se le compare, está formada por sesenta y seis diferentes libros, los cuales hablan sobre ley, historia, poesía, profecías, biografías y epístolas. Tubo mas de 40 distintos autores, y fue escrita a lo largo de 1,500 años aproximadamente. Se encuentra dividida en dos partes principales: El Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. Donde el primero es la historia de una Nación, y el Nuevo Testamento es la historia de un Hombre. Se toma a Jesús como el eje central, en el Antiguo Testamento se predice su llegada y El Nuevo Testamento habla de sus obras en nuestro mundo y como nos ofrece la salvación. Todo esto escrito por reyes, pescadores, sacerdotes, militares, granjeros, pastores, y una diversidad de personas que de una forma u otra lograron que esto fuese una unidad, con temas comunes entrelazados entre si a través de todo el libro.

Es aquí, en este espectacular escrito donde podemos encontrar una riqueza mitológica que refleja a la perfección la mente humana a través de esas múltiples historias que son mas que simples cuentos, pues traen consigo una cantidad de información que en general se resume simplemente a darle un significado a la vida y la muerte. La Biblia esta llena de referencias que hablan sobre los temores más antiguos del ser humano y estos se representan de forma mas directa con los “Cuatro Jinetes del Apocalipsis”, los cuales traen consigo guerra, hambre y muerte, pero después de todo esto viene el ultimo acompañado de la esperanza.

Los relatos proféticos de “Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis” se describen en la primera parte del capítulo sexto del Apocalipsis. Son liberados por Jesús cuando abre los primeros cuatro sellos de siete. Ellos montan un caballo blanco, rojo, negro y bayo.

El caballo negro: El Hambre, "Dos libras de trigo por un denario y seis libras de cebada por un denario, pero no dañes el aceite ni el vino".

A lo largo de la historia de la humanidad se han presentado hambrunas por diferentes causas, y ha sido durante estas épocas que se cometen actos tan terribles como el canibalismo. Asi nacieron las historias de criaturas humanoides que sufrían metamorfosis a causa de haber cometido el gran pecado de consumir carne humana; wendigos, ghouls, hombres lobo, vampiros, rougarou y etc.

El caballo Rojo: La Guerra, “Entonces salió otro caballo, rojo; al que lo montaba se le concedió quitar de la tierra la paz para que se degollaran unos a otros; se le dio una espada grande”.

La guerra ha sido una constante de nuestra raza, disputas de todo tipo se han presentado en cada rincón de la tierra, no hay duda de que la destrucción y el dolor de esta práctica ha causado muchos estragos durante nuestra existencia, y hoy en día conocemos miles de relatos mitológicos sobre grandes batallas o guerras que por fantásticas que se presenten no disminuyen la marca que eventos como este provocan.

El caballo bayo: La Muerte, “Miré, y vi un caballo bayo. El que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades lo seguía: y les fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad y con las fieras de la tierra”.

La muerte, siempre temida y respetada, representada con distintos nombres y formas, pero con la característica exclusiva de que nada ni nadie puede escapar a su control.

El caballo blanco: La Victoria. “Miré y vi un caballo blanco, y el que montaba sobre él tenía un arco, y le fue dada una corona, y salió vencedor, y para vencer”.

Aunque este jinete es reconocido como el de la victoria, es mejor relacionarlo con la esperanza, ya que eso esta mas relacionado con el hecho de que triunfe por encima de todas las adversidades, es lo que queda cuando no se posee nada más.

La aparición de estos jinetes resulta tan impactante porque vienen a la tierra para esparcir una serie de males que sacan lo peor de los seres humanos, y no tenemos peor enemigo que nosotros mismos.

Publicidad
Publicidad