PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Los dulces industriales y artesanos de la Navidad

Maria Rodriguez Misceláneo
12 Nov 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Cuando se acerca la Navidad, hay una palabra que empieza a flotar en nuestra conciencia: «dulces». Es inevitable que asociemos estas fechas a pasteles, tartas y postres deliciosos propios de la época, como el tronco de Navidad. También pensamos mucho en los turrones y en los dulces industriales en general, pero la realidad es que no hay nada más navideño que un postre casero y de sabor artesanal. No obstante, incluso ese tipo de postres es posible encontrarlo fácilmente en cualquier pastelería industrial de Madrid o de cualquier otra ciudad de España, porque muchos se comercializan exclusivamente durante las fiestas.

No tiene nada de malo comprarse un pastel navideño en una fábrica de pastelería, como tampoco lo tiene acudir a una pastelería artesanal o elaborar el postre nosotros mismos. Es más, siempre disponemos de la divertida y gratificante opción de combinar las tres cosas. Podemos, si queremos, buscar en internet recetas para hacer nuestro propio tronco de Navidad con mermelada, cerezas y Nutella, por poner un ejemplo de receta fácil. También es posible adquirir los turrones en grandes superficies industriales, donde empiezan a venderse ya desde principios de noviembre.

En cuanto a los roscones de Reyes, al ser sin duda el dulce navideño estrella en nuestro país, ya que es el símbolo gastronómico de uno de los pocos legados tradicionales que no procede de los Estados Unidos, es bonita la idea de acudir a una dulcería pequeña y familiar y adquirirlo allí, o quizá, incluso en algún mercadillo navideño. Tendremos, de ese modo, un roscón de reyes hecho con amor, elaborado con productos caseros y naturales, y con nuestro dinero ayudaremos a los artesanos, quizá una de las acciones solidarias más bonitas que se pueden hacer durante las fechas del amor hacia otras personas.

No nos engañemos, hay una cara oscura de la Navidad, la del consumo vacío y exacerbado. Pero hay otra bonita y familiar, y es precisamente la que podemos sacar cuando de dulces y pastelerías se trata. Los dulces en Navidad saben mucho mejor, sobre todo cuando se han obtenido con muchas ganas y desde la humildad.

Publicidad
Publicidad