PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Apuesta segura, tartas artesanas en pastelerías de Madrid

Maria Rodriguez Misceláneo
25 Jul 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Las tartas, esa fusión de aromas, sabores y colores que hacen las delicias de nuestros paladares. Tartas grandes, pequeñas, redondas, cuadradas, tradicionales o, más innovadoras, para todos los gustos y preferencias. Tartas que gustan a grandes y pequeños. Unos las añoran, otros las saborean, pero todos, cuentan con su majestuosa presencia a la hora de celebrar un evento familiar o, del tipo que sea.

Todos los productos que salen de las fábricas de pastelería son deliciosos, bocaditos dulces y salados, galletas de chocolate, pasteles, postres tradicionales o, aquellos que se elaboran para conmemorar una festividad, como la corona de la Almudena, los buñuelos de viento, los huesos de santo, las torrijas o los roscones de Reyes... Pero, si nos centramos en las tartas, debemos saber que hay tartas de elaboración artesanal e industrial. Las tartas artesanas son, en general, mucho más apreciadas, ya que sus ingredientes naturales y su preparación, las convierten en una apuesta segura para cualquier ocasión. Por lógica, las artesanales tienen un precio más alto, pero, totalmente justificable. Además, no solo tienen una calidad óptima sino que también se pueden personalizar. Tartas a nuestra medida, con todo lujo de detalles para emocionar a la persona a la que se homenajea por su cumpleaños, aniversario, jubilación, etc

Desde figuritas de cómic, corazones, mariposas, nombres, dedicatorias... todo lo que queramos, podemos incluirlo en la tarta. Los maestros obradores se encargaran de crear esa tarta especial y única. 

Decantarnos por una tarta artesana, hecha a mano por maestros obradores de las fábricas de pastelerías, responde a muchas razones, entre ellas, como ya se ha mencionado con anterioridad, por la calidad de sus ingredientes, se trata de productos frescos y sin conservantes, ni colorantes añadidos. Son tartas que se elaboran en el día y se consumen en el día. Son, por tanto, mucho más saludables, ya que se eliminan los aditivos. Y, por último, las tartas artesanales suelen emplear los ingredientes autóctonos del lugar, con lo cual, se contribuye a mantener la esencia de lo tradicional y a fomentar la cultura gastronómica de cada ciudad, provincia o comunidad autónoma.

Vamos a optar por lo nuestro, nuestros sabores de antaño, los de toda la vida. Productos frescos, naturales. Ingredientes que convierten una tarta en un auténtico placer para los sentidos. Se come por la vista, pero también por el olfato y, cómo no, por el gusto. Las tartas son bellas, huelen a manjar y saben mejor.

Publicidad
Publicidad