PREVIOUS_POST

La decoración estilo vintage

Cristina Asenjo Mis Cosas
30 Oct 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Seguramente si oímos la palabra “vintage” nos recuerde a muebles viejos y películas antiguas, pero más allá de eso hay un estilo de decoración que ahora mismo está muy de moda y que es muy utilizado por los grandes diseñadores.

Decorar con estilo vintage no es disfrazar la casa con muebles de los años 50. Este estilo trata de utilizar elementos antiguos que actualmente son muy preciados o que no se suelen encontrar en las tiendas  (por ejemplo, una regadera de hojalata con motivos florales, cabeceros de forja, una radio antigua, una plancha de hierro, un juego de tazas de porcelana…) y que se pueden mezclar perfectamente con objetos de otros estilos más contemporáneos. Bonito, ¿verdad?

Pensar en “vintage” es pensar en alegría, armonía y belleza. Es un culto a la belleza y a las cosas bonitas. Un gran amor por la naturaleza y los productos que derivan de ella, como la madera. De ahí sus motivos florales en estampados y pinturas sobre la madera. Como podéis ver las flores son muy importantes en este tipo de decoración porque aportan mucha vida y color a las estancias. La madera también es esencial y si es envejecida todavía mejor. Por ello es que se restauren muebles antiguos y se les de un aire más moderno con un lacado en tonos alegres y suaves.

Para llevar a cabo este estilo no es necesario tener una habitación totalmente decorada de esta forma, puede quedar demasiado recargada. Únicamente colocando pequeños detalles seleccionados con mimo se notará que el estilo vintage está presente en la estancia y que se ha cuidado la decoración. Para los que viváis en Madrid, quizás este callejero de Madrid os sirva para encontrar tiendas vintage.

Como detalles podemos seleccionar artículos como una jaula de estilo vintage con flores y velas en el interior (muy de moda para decorar en las bodas), vajilla con elementos florales que se puede mostrar en alguna lacena como elemento decorativo, marcos de fotos con molduras en colores pastel, sillones y butacas tapizadas con terciopelos de estos tonos, ropa del hogar con estampados florales…

Como se ha mencionado anteriormente los elementos antiguos son un gran tesoro dentro de este estilo. Buscar en tiendas de segunda mano  y anticuarios es una buena opción para encontrar objetos verdaderamente únicos, que le darán un toque diferente y original a tu casa. Podéis encontrar desde teléfonos antiguos (esos donde se marcaba girando los números), maquinas de escribir, radios antiguas del tamaño de una caja de zapatos, cámaras de fotos viejas… hasta muebles de los años 50/60 muy originales que se pueden adaptar a vuestro propio estilo. Aunque sea sólo por pasear, mirar y curiosear vale la pena darse una vuelta por estas tiendas, hay cosas maravillosas!

Los tonos más utilizados para el estilo vintage son el rosa palo, el turquesa y el azul pastel. Si tenéis muebles viejos de los que os queráis deshacer esta puede ser una buena oportunidad para reciclarlos y darles un baño de color con un estilo totalmente personalizado. Y si os atrevéis podéis pintar algunos motivos sobre la madera para simular un verdadero mueble de los años 40.

Si sois muy apasionados de este estilo también podéis empapelar una pared con papel de motivos florales, pájaros o algún color pastel para que le de un rollo más antiguo, si hacéis una buena combinación con los muebles y la decoración puede quedar un rinconcito verdaderamente agradable.

El estilo vintage puede tener muchas variantes dependiendo del país y la clase de decoración llevada a cabo. Un ejemplo es el estilo shabby chic que tiene su origen en las grandes casas de campo de Gran Bretaña. Este estilo se caracteriza por ser más recargado y “cursi”. Utilizando siempre tonalidades pastel como el rosa, el turquesa o el verde agua. Las flores también son características en todos los diseños.

Sin embargo, el estilo vintage más español sería muy parecido al que aparece en la conocida serie Cuéntame, donde los colores son más apagados y la gama de marrones es predominante. Seguramente la mayoría de vosotros conozcáis mucho sobre este estilo y tengáis en casa muebles u objetos de esta época.

Si queréis también podéis hacer vuestros propios floreros con una manualidad básica. Simplemente recogiendo botellas de cristal, y latas se pueden reciclar utilizando telas bonitas, encajes o pegatinas para que simulen el diseño de los botes antiguos y decorarlas para que parezcan reliquias guardadas desde hace años.

Otra opción es comprar elementos modernos con estilo vintage, es decir, elementos nuevos que no estén restaurados y que mantengan este estilo. Este tipo de objetos se pueden adquirir en tiendas de alta decoración donde hay piezas únicas que os pueden encajar para lo que estáis buscando. Un ejemplo, es la nevera SMEG muy de moda en cocinas de estilo americano donde se utilizan elementos de estilo industrial. Lo bonito es combinar bien los estilos y conseguir resultados únicos, propios y originales.

Publicidad
Publicidad