PREVIOUS_POST
NEXT_POST

El mosquito tigre

Cristina Asenjo Mis Cosas
5 Oct 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

El mosquito tigre, cuyo nombre científico es Aedes albopictus, es un mosquito del género Aedes, procedente del sureste de Asia y, en la actualidad, con una amplia distribución mundial que alcanza a Cataluña, especialmente en la zona del Baix Llobregat: se ha registrado su presencia en los municipios de San Cugat, Cerdanyola, Rubí, Molins de Rei, El Papiol, Ripollet, Terrassa, Sant Quirze del Vallés, Barberá del Vallés y, en el barrio de Can Baró, en el distrito de Horta-Guinardó de la ciudad de Barcelona (datos 2017):

En el año 2016, el Hospital Clínic de Barcelona confirmó el primer caso de picadura de mosquito tigre en el Vallès Oriental. El afectado era un hombre de mediana edad, vecino de Mollet del Vallès, de la zona más próxima a la cuenca del río Besòs.

El mosquito tigre, aparte de la muy dolorosa picadura que produce en los seres humanos, se comporta como un vector, es decir, como un "agente capaz de transportar de un lugar a otro" a un virus dañino para nuestra salud, de modo especial a los arbovirus, que causan enfermedades como la fiebre amarilla y el dengue, entre otras, cuando son inoculados con su picadura.

Arbovirus es un término derivado de la expresión en inglés "arthropod-borne virus, es decir, "virus transportado por un artrópodo", como es el mosquito.

Con una longitud de 5 milímetros, mantiene el cuerpo paralelo a la superficie, como los mosquitos del género Culex, con la trompa o probóscide dirigida hacia abajo.

Sus alas están coloreadas en negro de manera uniforme pero, a diferencia del género Culex, su cuerpo, negro, está atravesado por rayas y manchas de color blanco.

A diferencia del mosquito del género Culex, el Aedes albopictus pica sólo durante el día, ya que durante la noche se refugia en la vegetación. La picadura resultante (su trompa puede atravesar la ropa) es muy dolorosa e induce una fuerte reacción inflamatoria, que se acentúa con el rascado violento provocado por la intensidad del dolor.

Su capacidad de desplazamiento mediante el vuelo es corta, por lo que para controlarlo lo fundamental es controlar los lugares donde deposita sus huevos y se desarrollan sus larvas, que suelen ser envases o contenedores, sean reales (latas, floreros, bebederos para animales, etc) o accidentales (neumáticos abandonados a la intemperie, huecos de los troncos de los árboles donde se acumula agua de lluvia o procedente del riego, así como materias orgánicas).

Según el entomólogo Roger Eritja, en las grandes ciudades el mosquito tigre puede aparecer en lugares como los cementerios, donde los floreros de las tumbas son "un lugar idóneo" para que depositen sus larvas.

El riesgo de la propagación del mosquito tigre depende de que puede llegar a convertirse, como sucedió en el sudeste asiático, en portador de arbovirus como los responsables del dengue y la fiebre amarilla, además de transmitir enfermedades víricas, especialmente encefalitis, a los animales.

Para prevenir las picaduras se pueden utilizar los repelentes evitando aplicarlos en las manos de los niños pequeños ya que puede llevárselas a la boca o a los ojos.

En caso de picadura se recomienda lavar y desinfectar la zona. El tratamiento es sintomático, pero si las molestias persisten debe consultar con su médico.

La Generalitat de Cataluña, a través del Departamento de Medio Ambiente y Vivienda y el Departamento de Salud, trabaja conjuntamente con los consejos comarcales del Baix Llobregat y del Vallès Occidental, y los ayuntamientos de Barcelona, Cerdanyola del Vallès, Rubí, Sant Quirze del Vallès, Sant Cugat del Vallès, Molins de Rei y El Papiol, para prevenir la expansión del mosquito tigre (Aedes albopictus).

Publicidad
Publicidad