PREVIOUS_POST
NEXT_POST

LLegar a Ibio

gema garcía Mira que idea viajes
9 Jun 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

El nombre de Ibio me gusta, suena armonioso, limpio, se desliza al decirlo.Al llegar a Ibio (http://es.wikipedia.org/wiki/Ibio_%28Cantabria%29) tengo la sensación de haber estado aquí muchas veces, mucho tiempo, y no es así, nada más lejos de la realidad. Si que llevo más de dos años recomendándolo, eso debe ser. Ya he comentado en otro post, a veces pasa con el sitio, con las personas, hacen que te sentas bien.

La tranquilidad y la paz de la Casa rural de Cristina se contradice con lo que por segundad vez me ha traído aquí. Una carrera ciclista de más de 4000 participantes (http://www.diezmildelsoplao.com/),en la cual yo soy mera espectadora.

La sencillez del enclave, ese prado al despertar sembrado de vacas, de caballos, el olor a hierba... El camino desde la casa rural al restaurante de Raquel es solamente tranquilidad. Un camino de unos pocos metros y que aportan la tranquilidad y la serenidad que tanto añoramos en la ciudad.Aquí indudablemente se vive de otra forma. Solo me desconcierta la iglesia, el precioso pórtico que tiene, que me hace pensar en la vida que hubo aquí hace tiempo, sorprendiéndome que en un sitio tan pequeño permanezca esta maravilla.

Comer en Cantabria es un gusto para los sentidos. Y me parece que lo que hace que sea así es la sencillez. En un mundo, en un día a día tan aparente, tan superficial, cuando te encuentras simplemente ante un sencillo arroz con verduras, servido en una fuentecita de acero inoxidable, tan bueno tan rico a mí por lo menos me hace valorar cada día más las cosas sencillas.

Luego vuelvo a mirar al prado donde están las vacas tan felices y necesito poco más que respirar. En un sitio tan pequeño se paran las prisas, se para el tiempo, se para la ansiedad.

miraqueideaviajes@gmail.com

Gema

Publicidad
Publicidad