PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Caminos para aprender

gema garcía Mira que idea viajes
20 Feb 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Hay una canción de que me encanta se llama Mapas y dice una frase: "Cada fallo en cada intersección no es un paso atrás, es un paso más". Y lleva en mi cabeza varios días. Cuantas veces nos hemos confundido de camino en un itinerario planificado. Con nuestro mapita en la mano pero en vez de ir hacia la derecha he interpretado el mapa al revés y he ido hacia la izquierda, y de repente te has encontrado con esa plaza tan recoleta que no hubieras visto nunca.

Viajar me permite estar aprendiendo en cada destino, en cada trayecto, y sobre todo aprender de la gente que se conoce. Curiosamente en los sitios que he visitado, donde menos tienen, suele ser dónde más se aprende.Y casi siempre la humildad es una de las primeras clases. Observas lo primero  esa sonrisa en su cara al saludarte, cuando tu miras alrededor y piensas, ¡Madre mía¡, si aquí no hay ni agua potable y yo me enfado porque no funciona un día internet.  El otro día leía una reflexión acerca del agua, simplemente algo que nunca me había parado a pensar, mientras en un montón de sitios el agua es un bien preciado que se cuida se considera, nosotros, tiramos de la cisterna como si fuera gratis, y encima nuestras cisternas... llenas de agua limpia. Contradictorio.

Hace unos meses conocí a una señora, más o menos de mi edad, las dos estabamos sentadas en el campo admirando las montañas, ibamos practicamente vestidas del mismo color. Por supuesto yo desgraciadamente no hablo nepalí, y ella no hablaba castellano, creo que estuvimos "charlando" como tres cuartos de hora. Estaba preocupada por que las búfalas se comieran unas plantas, porque se bajaran del monte donde debian estar, estaba hecha polvo con una tos horrible, la preocupaba que yo la oyera toser. Sonreía. Su marido después se unio a nuestra animada charla, estaba construyendo una valla para marcar un camino, la construía con juncos. Me puse a ayudarle, era impactante ver lo sencillo que era cortar una caña por la mitad, hacer el barrote de la valla y coger unos juncos más finos y atarla. La conversación con el fué ya más avanzada, me decía que en mi ciudad hacían la misma valla pero claro con máquinas, y que a él le gustaba más la suya, porque como la había hecho con sus manos sabía lo que hacía. Yo callada, y sonriendo, me parecía que quedaba preciosa.

Veo como la gente está serena, tranquila, te mira a los ojos. Aquí en nuestro día a día, cuantas veces entramos en un sitio a comprar, a pedir algo y ni siquiera miramos a quien nos atiende. 

El año pasado en invierno, cerca de casa, ( si quieres aprender, observar, y volver aprender, como muchas veces insito no hay que cruzar el mundo), nos sentamos en una terraza a tomar una cerveza al medio día, era la hora del aperitivo. Se sentó un señor al lado, un hombre del pueblo ( un pueblo de la Sierra de Madrid), y al ver que yo estaba disfrutando quitandome el abrigo expuesta al sol y diciendo que buen día hace, que bien, el señor nos comentó:

- ¿Pero cómo va a ser bueno esto? la gente es muy ignorante, ahora mismo tiene que hacer frio y llover, no primavera y sol, las plantas se confunden, la tierra no recibe las heladas correspondientes, los arboles florecen antes..... pero que equivocados estáis.

No me extraña que uno de los doce consejos para un cerebro sano, sea "viajar".

https://www.youtube.com/watch?v=sB8H9__a4Fo

 

Y yo sigo aprendiendo.

www.miraqueideaviajes.com

Buen fin de semana womenali@s

Gema

Publicidad
Publicidad