Post
anterior

Cincuenta sombras y qué más...

Valle Galindo Delgado Mi Mundo
4 Mar. 2018 1 comentario

blogs_image_post_detail

Hace poco, han estrenado la tercera entrega de las famosas 50 sombras. No la he visto aún. 

Parece que esta turbulenta saga está dando mucho de sí.

Ahora que se acerca el día de la mujer, recuerdo las sensaciones y sentimientos que me inspiró este libro.

Hace unos años, cuando fue boom literario y todas mis amigas estaban emocionadas con su lectura, me bajé la trilogía. Tengo que confesar, que lo dejé cuando iba por la mitad del segundo libro. No me enganchó, me aburrió supongo... Aunque en parte, tampoco es que me gustara el tema en cuestión. Y no me refiero a la práctica del sadomaso (cada uno tiene sus preferencias), me refiero, a que no me gustaría tener un Sr. Grey en mi vida ni 10 minutos !

Para empezar, pienso que bajo ningún concepto se debe soportar o justificar ningún tipo de maltrato físico o psicológico, y menos aún, en nombre del amor.

En esta historia, desde el principio, parece que la protagonista no desea lo que le ocurre, hay ocasiones en las que se siente humillada, y muchos de los juegos en los que participa con su amante le parecen incluso vejatorios. No existe acuerdo tácito entre los dos, ni siquiera comparten gustos sexuales. Pero, como Christian es tan guapo... y tan multimillonario. Además es empresario, y hasta tiene un helicóptero !

Claro, así cómo le va a dejar, cómo le va a decir que se guarde la fusta donde le quepa, y que la próxima vez que le ponga la mano encima, le mete una denuncia...

Desde luego, esta chica es un magnífico ejemplo para el público adolescente mundial !

Está claro, que el erotismo forma parte del sexo, pero hacer algo que no deseas con tu pareja por miedo a perderle, me parece un lamentable error que denota una gran falta de autoestima y de respeto hacia ti misma.

Creo que la humillación no tiene nada que ver con el glamour y menos con aun con el amor.

Me da la impresión de que estamos perdiendo las referencias. A nuestra sociedad le falta algo o mucho. Y en concreto ¿Qué nos pasa a nosotras? ¿Qué es lo que falla para que veamos en este personaje maltratador, controlador y machista al novio perfecto? ¿Dónde se ha quedado nuestra dignidad y nuestro orgullo?

¿Cómo nos puede parecer tan irresistible un tipo castigador, posesivo y traumatizado, que no da los buenos días ni las gracias, y que no tiene el más mínimo gesto de educación con sus subordinados?

A mi, desde luego, no me parece nada ejemplar, sino más bien todo lo contrario.

Para mi, el hombre perfecto era Clark Kent. Educado, amable, cariñoso, y para colmo... era Superman. Imagínate, con él si que podías volar !

Publicidad
Fernandi Pandi
si señor, coincido con tu forma de ver esta saga. De hecho sólo consegui leerme el primer libro, ni segundo ni tercero y mucho menos películas... y el primero lo hice refunfuñando y pensando esta chica es lela... no se puede ser más...(eso) que no quiero insultar, vamos que si soy yo, salgo por la puerta en menos de un minuto. Pero me hizo reflexionar y entender ...que hay gente indecisa, hay gente insegura y hay gente que lo daría todo por un enamoramiento. Ays y también hay quien disfruta del sufrimiento y del dolor en cuestión de sexo. hay quien multiplica por 10 la experiencia orgásmica cuando a la vez de placer sufre con dolor. Para ellos el dolor que les inflinge otro es puro placer. Aman ser dominados, aman ser sumisos, es un juego de rol en el cual cada uno disfruta de su papel. Lo dicho no lo comparto simplemente está hecho para otr@s. A mi como a tí me va Clark Kent
Publicidad