Miedo al futuro

BELEN MERELO Medio Siglo de experiencia
16 Jan 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Miedo al futuro

"¿Mamá no tienes miedo al futuro?",  esta pregunta me disparó mi hija de 16 años paseando estas Navidades por la maravillosa ciudad de Lisboa, en un dia de sol de invierno mientras veiamos el rio Tajo en todo su explendor bañando la ciudad de las 7 colinas

Ante mi silencio inicial, siguio insistiendo... no tienes miedo a la incertidumbre de que será de tus hijos cuando sean mayores, de si les ira bien en el colegio, si sufriran de acoso o si no sabrán cómo desenvolverse en la vida?

En ese poco tiempo de respiro que me dio entre una pregunta y otra, me di cuenta que no, que realmente no sufria esa angustia al futuro, que no me habia planteado esa parte negativa que efectivamente puede ocurrir a nuestros hijos en los años venideros, pero como explicarselo a ella? Podria parecer que no me preocupaba de su futuro o que era una madre a la que sus hijos le daban igual.

No es el caso, me considero una madre muy preocupada por sus hijos, quizás incluso en algunos momentos casi sobrevolando la sobreprotección, intentando anticiparme a sus necesidades e incluso tratando de evitar su sufrimiento.

Mi respuesta fue la siguiente: verás hija, es importante construir un futuro, pero no sirve de nada angustiarnos por él ya que esa angustia no lo cambiará y si puede hacerlo peor o incluso bloquear nuestros sueños. Como padres, nos gustaría evitarle a nuestros hijos sufrimientos o incluso tratar de evitar que comentan errores, pero sé que eso no podemos hacerlo, porque nosotros no vivimos la vida de nuestros hijos, son ellos los que tienen que vivirla con todos sus errores, sufrimientos y éxitos que puedan tener. Lo único que cómo padres podemos y debemos hacer es inculcar a nuestros hijos los valores importantes de la vida, y no solo con la teoria, si no con el ejemplo, que ellos vean esos valores reflejados en nosotros, tanto en lo que hacemos como en lo que decimos. Si esos valores son adquiridos e interiorizados por nuestros hijos, tenemos garantizado que cualquier contratiempo o dificultad que experimenten sabran como actuar para sobreponerse y seguir adelante en su vida.

Con esta reflexion, solo quiero compartir la importancia de trasmitir los valores importantes de la vida a nuestros hijos, no solo con la palabra, si no también con nuestras actuaciones y ejemplos de vida.

Disfrutad con ellos, el camino de la educación, es un acompañamiento a personas maravillosas que necesitan tener en nosotros un ejemplo.

Publicidad
Publicidad