PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Un amor en blanco y negro

Reina González Rubio Me queda la palabra
21 Sep 2016 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Corrían los años cuarenta del siglo XX y Seretse estaba destinado a ser el jefe de una de las tribus de la Botswana, en África. Antes se subir al trono se marchó a la universidad de Oxford en Inglaterra. En aquel país conoció a Ruth, una chica inglesa de clase media que trabajaba en una compañía de seguros y era blanca.

Y el negro príncipe africano y la chica blanca inglesa se enamoraron.

Como cualquier joven pareja enamorada querían casarse pero por aquel entonces en Londres una mujer blanca no salía con un negro, y muchisimo menos se casa con él.  Pero no solo tenían prejuicios los blancos, el tío, y tutor, de Seretse se negaba a  que el jefe de la tribu tuviera una mujer blanca, y escribió a la Sociedad Misionera para que pararan la boda.

A pesar de los obstáculos la pareja, a ella la despidieron del trabajo y su padre no acepto la boda, y catorce de los quince principales parientes de él se opusieron al matrimonio, siguió con sus planes de boda y sacaron una licencia civil de matrimonio. Se casaron en 1948 y su unión fue polémica a nivel mundial. Sudáfrica, y su régimen del apartheid, protestó. Churchill aseguró que eran valientes pero que el desaprobaba el matrimonio, y el gobierno británico envió un equipo a Botswana para  ver si el joven principe era adecuado para convertirse en el rey de su tribu. Aunque no encontraron nada  el gobierno colonial lo obligó a exiliarse en 1951 y estuvo seis años fuera de su tierra.

Tuvo que renunciar a sus derechos dinásticos  para volver, junto a su esposa, a su tierra como un ciudadano normal. En 1962 fundo un partido político con el que ocupo el puesto de primer ministro y cuando Botswana se idenpendizó del Reino Unido en 1966 ocupó el puesto de Presidente y Ruth el de primera dama.

Permaneció en la presidencia hasta su muerte por cáncer de páncreas en 1980. Ruth  murió de cáncer de garganta  en el año 2002. Están enterrados juntos en Botswana.

Tuvieron cuatro hijos, uno de ellos,  Ian, es presidente del país.

Publicidad
Publicidad