PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Superar un aborto o muerte perinatal

Chus Marcos Maternidad inteligente
20 Jun 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1406-blog-mi-abortoLa muerte nunca es una invitada bien recibida, pero nos toma aún más por sorpresa cuando llega, repentina, en medio de esa celebración de la vida que es un embarazo o un nacimiento. No nos imaginamos perdiendo a nuestro bebé ni nos preparamos para ello. Pero, ¿es posible prepararse para algo así?

La mujer embarazada suele intentar protegerse de esa cruda realidad negándola. Sin embargo es muy común que las parejas que pierden un hijo lamenten no haber tenido más información, no haber siquiera contemplado esa posibilidad. Saben que el sufrimiento no hubiera sido menor, pero sí la desorientación, la perplejidad al vivir la pérdida.

Uno de los trabajos que se hacen en coaching con una mujer embarazada es, precisamente, contemplar circunstancias angustiosas: la muerte perinatal o el aborto temprano, la enfermedad del bebé, una cesárea traumática, una depresión posparto... Todas esas posibilidades existen en mayor o en menor grado, por más que miremos a otro lado. Cuanta más información tengamos y más hayamos preparado nuestros recursos internos, más capacidad tendremos para que la experiencia, incluso siendo tan dramática como la muerte de un hijo, nos hiera pero no nos derribe.

Ayuda para sanar la herida

Tras la muerte del bebé habrá casos en los que la madre o el padre precisarán ayuda de un profesional de salud mental para sobreponerse a la pérdida. Sin embargo, la mayor parte de las veces no será necesario, pues los padres poseen valiosos recursos personales. No existen palabras de consuelo que puedan aliviar el dolor de perder un hijo, pero el acompañamiento competente de un coach experto en pérdidas y maternidad favorecerá el acceso a sus fortalezas internas y facilitará un trabajo personal que les ayude a sanar la herida: a convivir con el miedo en sucesivos embarazos, a dar soporte afectivo a los hijos si ya eran padres, a transformar los sentimientos de culpa, a reanudar las relaciones sociales, a recuperar el placer de existir sin sentir que traicionan al bebé fallecido...

El coaching es la disciplina de la escucha; no busca juzgar ni interpretar las emociones, ni aconsejar, ni diagnosticar. Sin embargo facilita un espacio seguro de escucha para que puedas ver con claridad tu presente y para encontrar dentro de ti la fortaleza y la sabiduría que te permitan navegar en ese océano de dolor. Tu coach te ayudará a atravesar esta experiencia desde tu mejor versión, desde tu yo interior más generoso y sereno. Podrás equilibrar la dimensión trágica de la pérdida y a la vez poner luz en la existencia de tu hijo, evitando que se ensombrezcan esos gozosos meses de embarazo en los que el bebé vivió. Si la pérdida ocurrió en tu pasado tal vez no la viviste en las mejores condiciones; ahora podrás revisitarla, haciéndote a ti misma un nuevo relato de tu maternidad en el que trabajes los recuerdos positivos de tu hijo fallecido.

Sentimientos de culpa

Es posible que experimentes hondos sentimientos de culpabilidad. Las madres se preguntan de manera obsesiva si algo de lo que hicieron o no hicieron (un cigarrillo, el estrés, la dieta, pensamientos hostiles...) ha podido causar el fatal desenlace. En coaching trabajamos los sentimientos de culpa, tóxicos, para transformarlos en responsabilidad sobre nuestras vidas, en aceptación y en perdón -si también culpamos a nuestra pareja, sanitarios...-. Sólo desde esa conciencia renovada será posible hacer las paces con uno mismo y con la realidad y seguir adelante con nuestra vida.

El duelo, a veces, se ve agravado por el comportamiento de nuestros parientes, amigos o vecinos que, con la mejor intención, se esfuerzan en quitarle importancia, o nos evitan y rehúyen el tema: "Ya tendrás otro, eres joven", "Seguro que venía mal", "Como no te dio tiempo a encariñarte..." Son frases desafortunadas que lastiman al banalizar la existencia del bebé. En compañía de tu coach tendrás el espacio cálido y comprensivo donde madurar tu duelo y elaborar estrategias para sobrellevar comentarios inoportunos. También trabajaremos la forma de comunicar a tus seres queridos tus necesidades y la forma en que pueden ayudarte.

Perder un bebé es una experiencia desgarradora: busca ayuda y compañía sensible y atenta. No estás sola.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:


Chus Marcos es coach experta en maternidad. Más información en www.coachingparapadres.net/

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad