PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Conciliación y maternidad: un asunto muy personal

Chus Marcos Maternidad inteligente
25 Aug 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1408-mi-conciliacion-y-maternidadQuiero proponerte que hoy, sea cual sea tu situación como madre y/o trabajadora, vuelvas a preguntarte: ¿qué quiero yo?, ¿qué es bueno para mí?, ¿qué vida familiar y profesional estaría alineada con mis valores?

La mayor parte de las mujeres que tienen o desean tener hijos han interiorizado la siguiente premisa: hoy por hoy, en esta sociedad en la que la igualdad está amparada por las leyes y sancionada por las costumbres y por lo políticamente correcto, la mujer tiene derecho a elegir cómo desea conciliar su rol de madre con el de profesional. Eso significa, en la práctica, que una mujer puede priorizar su maternidad y a sus hijos y dedicarse a la crianza en exclusiva, lo cual requiere que postergue o aparque su carrera profesional. Y también puede priorizar su trabajo y conciliarlo con la vida familiar como hacen usualmente los padres, esto es, delegando tareas de cuidado y contando con ayuda de terceros en la crianza (el otro progenitor, canguros, guarderías, abuelos...). Entre medias, toda una gama de grises y de opciones de mayor implicación en uno u otro sentido.

Casi cualquier madre se situará inmediatamente en una de estas imaginarias líneas del intervalo: por ejemplo Ana, analista de sistemas, que redujo su jornada para estar en casa por las tardes. O Luisa, odontóloga, que aprovechó un ERE en su empresa para cobrar el paro y evitar que su bebé, frágil de salud, fuera a la guardería. O María, directora de cuentas, que se reincorporó a las diez semanas del parto porque tras años de duro esfuerzo no quería quedar fuera de una más que merecida promoción...

¿Dónde estás tú? ¿Dónde te sitúas si hablamos de conciliación y maternidad? Me gustaría que reflexionaras unos instantes antes de responder, porque es importante que seas honesta y franca contigo misma: ¿qué has elegido tú? (o qué preferirías si aún no tienes hijos). ¿Has elegido basándote en tus deseos y valores? ¿Te preguntaste en algún momento "qué quiero yo para mi vida y la de mis hijos"? Muchas mujeres que son madres y profesionales deciden tomando en consideración cuestiones logísticas, económicas, sociales y laborales: el horario de trabajo de su pareja, su situación económica, sus derechos laborales de reserva de plaza, reducción de jornada o excedencia, sus opciones en el mercado laboral, la disponibilidad o no de ayuda de la familia extendida...

Al final, sucede que muy a menudo no elegimos verdaderamente entre distintas opciones, sino que optamos por lo único que parecen permitirnos las circunstancias. Ana redujo su jornada porque con su horario era imposible llegar a casa antes de las diez de la noche. Luisa calculó que un nuevo empleo era posible, pero sin capital para fundar una clínica propia y con su discreto sueldo como empleada, casi perdería dinero. María nunca podría optar a su merecido ascenso si reducía la entrega a su empresa... Las tres sintieron que estaban eligiendo entre distintas opciones posibles. ¿Pero eligieron de verdad, libremente?, ¿hasta qué punto sus opciones eran reales? Y en tu caso, ¿verdaderamente puedes decir que elegiste o sólo hiciste lo mejor que te permitían las circunstancias?

Quiero proponerte que hoy, sea cual sea tu situación como madre y/o trabajadora, vuelvas a preguntarte: ¿qué quiero yo?, ¿qué es bueno para mí?, ¿qué vida familiar y profesional estaría alineada con mis valores? Tal vez te sorprenda descubrir que lo que elegiste no es en realidad lo que elegirías hoy poniéndote a ti misma y tus necesidades y valores en el foco protagonista. Quizá comprendas entonces dónde está el origen de algunos malestares, de una incómoda sensación de que algo no encaja, de la falta de energía o el agotamiento, tal vez de cierta desmotivación... En ocasiones, es posible que sientas que la vida te está decepcionando, y ello sucede cuando las circunstancias te han llevado a renunciar a algo que es muy importante para ti: la libertad, o la creatividad, o el éxito, o la integridad, o la serenidad... (cita los valores que a ti te hacen vibrar).
¿Te resulta familiar algo de esta descripción? La clave está en que no deberían ser las circunstancias las que decidan por ti cómo vives tu vida y tu maternidad, sino tú misma desde tu autenticidad.

Si no empiezas por preguntarte qué es lo que quieres de verdad como madre y como profesional, ¿cómo lo vas a conseguir? Tal vez hayas renunciado a un buen trabajo que te llenaba y te daba independencia en aras a cumplir con un rol de "buena madre" imperante en tu entorno, y ahora no eres feliz. Por el contrario, quizá te obligues a satisfacer las expectativas de lo que debería ser una mujer profesional, y eso te cause el dolor de pasar de puntillas por la infancia de tus hijos. Quizá te debates entre el deseo de preservar tu vida tal como es y el de sumergirte en la experiencia de la maternidad, pero no sabes bien cómo tomar esa decisión en la que no cabe el arrepentimiento...

Cuando las elecciones importantes de nuestra vida las hacemos con claridad y conciencia, incluso si no son a priori confortables o convencionales, nuestra vida fluye y experimentamos satisfacción y paz. De otro modo estamos renunciando a nuestra libertad más íntima, y pagaremos uno u otro precio por ello, nosotras y las personas a las que amamos.

Un coach sensible a tus necesidades como madre, y también como mujer y como ser humano, puede ayudarte a tener claridad sobre lo que verdaderamente quieres, como paso previo a poder conseguirlo. Si no quieres permitir que las circunstancias elijan por ti, busca el acompañamiento profesional de un coach experto que te apoye para poner luz en tus zonas oscuras y conseguir que en tu vida la familia y el trabajo se conjuguen con el equilibrio que tú necesitas. Está en juego nada menos que tu felicidad.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:


Chus Marcos es coach experta en maternidad. Más información en www.coachingparapadres.net/ y en chusmarcos-coach.jcarrese.com

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Míriam

Míriam

Secretaria Delegación, Grupo Puentes

Muchas gracias Chus. Sí que es verdad que estoy acostumbrada a tenerlo todo bajo control y de ahí viene gran parte del agobio. Así que ya estoy buscando ayuda profesional, porque el yoga y la meditación me ayudan a relajarme pero no a cambiar mi punto de vista. Seguiré viniendo a ver qué más nos cuentas. Un abrazo.
Chus Marcos

Chus Marcos

Coach y formadora, Chus Marcos Coaching (http://chusmarcos-coach.jcarrese.com)

Si echas de menos alguien con quien hablar y desahogarte, busca una buena amiga y verás cómo lo ves todo de otro color después de una buena conversación con ella. Pero si crees que necesitas un apoyo más sólido, piensa en una coach ;-) ¡Disfruta mucho de tu embarazo!
Chus Marcos

Chus Marcos

Coach y formadora, Chus Marcos Coaching (http://chusmarcos-coach.jcarrese.com)

¡Hola Miriam! Estar embarazada, y más si es por primera vez, nos enfrenta a un mundo de incertidumbres. La buena noticia es que no necesitas tenerlo todo claro ni todo bajo control ;-) La decisión de tener un hijo ya la tomaste, y ahora, tienes razón, sólo hay que remangarse. Como en la vida, lo bueno está en la experiencia del proceso, y no es preciso mirar siempre más allá del horizonte.
Publicidad