PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Esta Navidad la iluminas Tú

LCoach Mas allá de las aulas
16 Dec 2016 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Oh querida y temida Navidad… Poner el arbolito, el Belen, escuchar villancicos, días en familia donde todo es fiesta, alegría, felicidad y buenas intenciones….bueno, hasta ahí perfecto y, ¿qué pasa cuando la vida nos cambia los planes? Estas lejos de casa por trabajo, pasas por un mal momento económico, has sufrido una pérdida de un ser querido, en mi caso, este año nos divorciamos y serán las primeras navidades separada de mis niños.

No es de extrañar que muchos desistan y prefieran huir de la Navidad. Pobre Navidad, no es su culpa, tan solo es una situación más, que nos refleja lo que tenemos que mejorar y aprender para disfrutar.

¿La navidad duele? No…

La Navidad es lo que es. Entonces, ¿Qué es lo que duele?, pues simplemente son las expectativas y  los juicios que añadimos nosotros mismos a la realidad. Nos centramos en el cómo tenemos que vivir, en lo que dicta la norma social, lo que nos han enseñado desde pequeños sin darnos cuenta que solo por eso nos condicionamos y en realidad no vivimos. Encarcelamos nuestra esencia y nos convertimos en robots.

 Yo, he decidido detener los pensamientos acerca de mi persona, de lo que yo misma esperaba de mí. He decidido dejar de crear expectativas y vivir en ellas continuamente, para centrarme en lo que sucede en cada momento y poder disfrutarlo, en lugar de estar esperando, uff ¡qué alivio!

Y todo esto, en Navidad se puede conseguir, ¡claro que se puede!. Os comparto unas claves para que este año seas tú quien maneje y elija como vivir estas fiestas, porque este año, si quieres, la navidad la iluminas tú.

*      Conviértete primero en lo que buscas; ¿Sabes cómo te gustaría que fueran estos días? Divertidos, alegres, emotivos etc. Ahora, ¿Qué te parece si  alcanzas tú primero todos esos valores que deseas? Conviértete en alguien con quien valga la pena pasar una Nochebuena y porque no, una vida entera.

*      Cuida tus pensamientos; Si te disgusta algo, ¡cámbialo! Y si no lo puedes cambiar, como es el caso de la Navidad, ya que irremediablemente todos los años tienen el 25 de diciembre en el calendario, cambia la manera que piensas sobre ello. De verdad es increíble cómo puede cambiar tu vida, cuando decides cambiar un pensamiento.

*      Rompe con los patrones establecidos de celebración; No hay una regla a seguir, cuantas más expectativas te formes, más frustraciones sentirás, “será una noche aburrida”, “me acostaré temprano” “tengo que estar con la familia y feliz” etc. Deja ir, suelta todos estos pensamientos que te limitan. Simplemente déjate llevar, en ocasiones tenemos que abandonar la vida que habíamos planeado  porque ya no somos la misma persona que hizo aquellos planes.  Hay que cambiar o dejar ir ciertas cosas para que otras mejores se aproximen.

*      Permítete; Ya hemos visto que lo mejor de la vida no atiende a planes o programaciones. La mayoría de las veces basta con dejarnos llevar, con permitir que las cosas sucedan por sí mismas, sin esperar nada, estando receptivo a un maravilloso cúmulo de casualidades donde la felicidad puede esconderse en cualquier rincón. Es querer ver, salir de tu zona cómoda, y permitirte los regalos inesperados que estas navidades tienen preparados para ti, porque la vida es un regalo, el envoltorio es la mente, solo hay que abrirla para disfrutar el presente.

*      Quiérete; La navidad, como la vida, está llena de momentos bonitos y personas imperfectas. Acéptate, compréndete, quiérete de verdad, por ser quien eres. No es empezar de 0 sino aprender a ser con lo que eres ahora y con lo que puedes llegar a SER sin lucha ni resistencias. Estoy convencida de que nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie. Y esta es la verdadera experiencia de la libertad: tener lo más importante del mundo sin poseerlo…si estas fuera del país, lejos de tus seres queridos, tus hijos están con tu ex, tranquila, el amor incondicional no entiende de distancias.

*      Reúnete con gente; familiares o amigos,  con quien te apetezca. Al final lo importante no es cómo decores la mesa, ni cómo vistas, el contacto humano es el que te aportará las mayores satisfacciones. Un día perfecto no es aquel que todo te sale bien, sino el que te deja un recuerdo bonito y,  estos recuerdos, generalmente están unidos a las emociones que sentimos unos con otros.

Con estas claves tenemos en nuestras manos la posibilidad de volver a reír como niños, a ser espontáneos, a disfrutar…esta alegría nos  ayudará a quitarnos peso de encima.

¿Y si te regalas nuevas oportunidades? Ya ves… En un abrir y cerrar de ojos, todo puede cambiar. Puede incluso, que el año que viene sean muchos más los que digan “me gusta la Navidad”Quién sabe…

Aquí y ahora, yo os deseo unas felices navidades!!

Laura Croas Entrambasaguas

Psicóloga y Coach

www.lcoach.es

www.latecoaching.es

Publicidad
Publicidad