PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Por qué necesitas conectar con tu mejor versión

Celia Espada García Comunicación Emocional para Emprendedoras
8 Aug 2016 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Vivimos en la era de las emociones, sensaciones y experiencias. Ya no hay lugar a dudas, necesitamos ofrecer algo más que un aburrido currículum para conectar con nuestros lectores y no es suficiente con compartir nuestro mejor contenido en nuestro blog profesional para demostrar que somos la mejor opción para ellos.

Hay que ir un paso más allá, descubrir en qué somos diferentes al resto de profesionales de nuestro nicho y aprender a comunicar esa diferencia de forma coherente, cercana y, sobre todo, atractiva. Es innegable que nuestra capacidad para enamorar y atraer al público adecuado, ese que de verdad necesita lo que ofrecemos, va más allá de nuestra experiencia y conocimientos profesionales.

Si no sabes comunicar lo que eres capaz de hacer por ellos, como puedes ayudarles a cambiar y mejorar su vida, serás un pez más en el mar. Y solo te quedará una opción: competir por precio con tus compañeros de nicho. Una práctica para nada recomendable, pues las consecuencias suelen ser bastante negativas: desánimo, desmotivación, procrastinación... y abandono.

A nadie le gusta sentirse desvalorizada ni trabajar a mitad de precio toda la vida ¿verdad? Si, como yo, has dado vida a tu proyecto online para liberarte de esas cadenas que te atan a tu rutina diaria ¿qué sentido tiene sumergirte en une estilo de vida que te transforme en una esclava del sistema? Para eso, mejor nos quedamos con nuestro trabajo aburrido en esa oficina gris que nos paga las facturas a fin de mes...

Tú has emprendido para soltar lastre y ser dueña de tu tiempo, organizar tus horarios y prioridades en base a tus necesidades y aspiraciones. No cometas el error de ser una más por miedo a ser diferente. El miedo puede ser un gran obstáculo si no dedicas el tiempo necesario a conectar contigo, con la mejor versión emprendedora de ti misma para potenciar tus fortalezas, tus habilidades, esas características que te hacen diferente al resto de forma natural.

Y es que esa diferencia de la que habla todo el mundo y que te va a ayudar a destacar, brillar con luz propia y conectar con tu audiencia ideal, ya está dentro de ti. Forma parte de tu personalidad, es uno de esos dones o capacidades innatas que siempre han estado contigo. Y está esperando a que la descubras, la desarrolles y la muestres al mundo como tu carta de presentación irresistible.

Piensa detenidamente qué se te ha dado bien toda la vida, si te sientes cómoda escribiendo o hablando, trabajando sola o en equipo, ayudando a personas a crecer espiritual o profesionalmente... Tal vez tengas un don para conectar con madres emprendedoras o con empresarios de 50 años, puede que sea tu forma de comunicar, de transmitir, de colaborar para mejorar la vida de otras personas como tú, lo que te haga única y especial.

Una vez que descubres qué es lo que de verdad puedes ofrecer a tu audiencia para ayudarla a cumplir sus objetivos, todo fluye: tu identidad visual, tu mensaje, tus valores, tus objetivos y proyectos. Y es que el gran secreto para disfrutar de lo que haces y lograr que tus clientes ideales confien en ti, no es otro que conectar con tu mejor versión y potenciar esa habilidades que te han acompañado a lo largo de tu vida, tanto personal como profesional.

Conectar contigo es el primer paso que tienes que dar para empezar a hacer realidad tu idea sobre unas bases sólidas. Tu identidad visual y las estrategias de marketing vienen después, cuándo tienes claro tu objetivo, a quién ayudas, por qué y para qué. Recuerda que tu misión es cambiar vidas y ayudar de verdad a tu cliente ideal.

Solucionar problemas reales a personas reales. Personas con las que quieras trabajar y cuyos problemas solucionen tus productos o servicios. Porque una vez encuentras tu verdadera propuesta de valor, con la que te sientas 100% identificada, las piezas de tu puzzle digital empezarán a encajar por sí solas y toda tu estrategia fluirá con una naturalidad sorprendente.

Encuentra tu don, tu capacidad de ayudar, ese problema que tú puedes solucionar. Crea una propuesta de valor irresistible para ese problema y preséntala a tu cliente ideal, esa persona que de verdad la necesita y quiere solucionar su problema. Conecta con tu mejor versión para poder conectar con tu cliente ideal y atraparlo sin remedio.

Publicidad
Publicidad