PREVIOUS_POST
NEXT_POST

La estrategia de marketing perfecta en 7 pasos

Celia Espada García Comunicación Emocional para Emprendedoras
18 Jun 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Acabas de terminar de dar los últimos toques a tu nuevo producto o servicio y te asalta la tan temida duda de... ¿GUSTARÁ?

Es difícil saberlo con certeza, pero hoy quiero compartir contigo mis 7 claves para poder preveer con cierta seguridad el efecto, tanto negativo como positivo, que tendrá tu próxima campaña de marketing en tus clientes potenciales.

Como en todo, hay unos pasos básicos que debes cumplir para que todo salga según lo planificado:

1.- CONOCE A TU CLIENTE IDEAL

La época en que nuestro cliente era el mercado en general y que preparábamos nuestra estrategia pensando en plural, ha pasado. Ahora hemos entrado en la etapa del marketing emocional.

Nuestro objetivo es conectar con nuestro cliente, hacerle sentir escuchado y ofrecerle un producto o servicio que realmente solucione sus problemas.

Así que esta fase de tu estrategia es muy importante. Invierte todo el tiempo que sea necesario en crear un perfil real de tu cliente: sexo, edad, estilo de vida, nivel socio-cultural y económico, gustos y aficciones, posibles problemas y deseos que puedes satisfacer...

Y cuando lo tengas...

2.- ANALIZA A TU COMPETENCIA

Y no solo para saber si tu producto o servicio es realmente la maravilla que tú piensas que es, sino para saber si de verdad hay un vacío que llenar, una necesidad que cubrir.

Si no encuentras en ningún sitio nada relacionado con lo que tú has preparado, tenemos dos opciones:

  • Es tan rompedor y novedoso que a nadie se le ha ocurrido y vas a triunfar.
  • Nadie lo necesita, puede ser todo lo ingenioso que quieras... pero no gastes mucho dinero en publicidad por si las moscas.

Si encuentras en la web o blog de tu competencia lo mismo que tú ofreces...

3.- FÍJATE EN LOS BENEFICIOS

Analiza detenidamente qué beneficios ofrece el servicio o producto de tu competencia. Y supéralos. No te conformes con ser igual... ¡tú tienes que ser mejor!

Y aquí todo vale. Tu promesa debe ser más atrayente que la suya, debe superarla con creces para que te compren a ti y no a ellos.

Mejora tu producto tomando como base lo que acabas de encontrar y si es necesario, retrasa un poco el lanzamiento. Merece la pena, hazme caso.

Publicidad
Publicidad