PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Trabajo, vacaciones de Navidad, hijos SOS no llego a todo

Begoña Serra Lidera tu vida con Begoña Serra
21 Dec 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Carrera profesional, planificación de tareas, hijos, casa, actividades extraescolares, recados... NAVIDAD!!!: Decorar la casa, regalos, planificar menús,.... ¡SOS! ¿Cómo llego a todo?

Cuando leáis este post, estaremos a dos días de la Navidad y por lo que me explicáis a muchas de vosotras os causa más estrés del habitual porque supone una sobrecarga de tareas que se suma a las que ya tenemos de manera habitual y más si, como en mi caso, somos freelance y trabajamos desde casa.

La semana pasada colgué una storie en Instagram en el que os preguntaba si os gustaría que hiciera un artículo explicando cómo me organizaba yo en estas fechas y, en general para conciliar mi vida profesional con la familiar y, también no lo olvidemos con la personal. Porque, como siempre digo, dedicarnos un tiempo a nosotras mismas para cuidarnos, para descansar y para dedicarlo a nuestras aficiones y a cuidar nuestras amistades es esencial para sentirnos bien con nosotras mismas. Y ya sabemos que cuando nosotras estamos bien, todo a nuestro alrededor funciona mejor porque nos sentimos más relajadas, con más vitalidad y menos irritables.

Por eso, en este post os voy a dar unos tips que a mi me funcionan muy bien para vivir estas fiestas desde la alegría y la tranquilidad. Como terapeuta y coach, por las tardes tengo consulta y hago formaciones, pero por las mañanas mi principal trabajo consiste en escribir artículos, grabar los vídeos que subo a Youtube e Instagram, preparar las formaciones on line,... y planificar todas mis actividades tanto presenciales como on line. Todas estas tareas las realizo en mi estudio, una habitación de mi casa que he habilitado para ello.

Tips para conciliar la vida profesional, familiar y personal

En primer lugar, tenemos que ser conscientes de que no somos superwomans y debemos desterrar la creencia de que tenemos que ser perfectas y llegar a todo.

Tengo que confesaros que cuando hace 17 años decidí emprender mi propio negocio y ser mi propia jefa trabajando desde casa, me costó mucho lograr conciliar mi trabajo con mi faceta de madre. Por aquel entonces mis hijas tenían tres y un año y yo pensé que la mejor opción era tener mi despacho en casa, por las tardes iba a hacer las formaciones pero todo el trabajo de ordenar y de planificación lo hacía desde casa porque sería mucho más fácil y cómodo para mi. ¡Qué ilusa que era! Resultaba tan tentador levantarme del ordenador para tender la ropa cuando oía que la lavadora había acabado o hacar la comida mientras escribía un artículo,... ¿Os suena? ¿A alguna de vosotras os ha pasado lo mismo que a mi? El resultado es que siempre estaba estresada y tenía la sensación de no llegar a nada porque lo llevaba todo al mismo tiempo. 

Recuerdo un día en el que me dije a mi misma que no podía seguir así, que al igual que cuando una mujer se va a trabajar a la oficina cierra la puerta de casa y se centra en su trabajo sin ir corriendo porque la lavadora ha terminado o tiene que recoger la ropa porque ha empezado a llover, yo tenía que hacer lo mismo si quería ser productiva y no ir super mega estresada. Decidí separar totalmente mi trabajo de la casa aunque compartieran el mismo espacio físico.

¿Qué hice?

  • Habilité una habitación de la casa como mi estudio. Esa es mi oficina y es donde trabajo. Se acabó ir con el portátil por otras estancias de la casa, nada de escribir artículos en la cocina mientras vigilo la cocina o sentada en el sofá pendiente de los niños.
  • Me marqué un horario de oficina y me obligué a mi misma a cumplirlo. Cuando entro en el estudio, es mi jornada laboral y, por tanto, da igual que la lavadora o el lavavajillas haya acabado el programa. Está totalmente prohibido acercarse a la cocina. ¿Acaso tu jefe te dejaría salir de la oficina?
  • Establecer un horario para las tareas de la casa: cocinar, limpiar, organizar. En mi caso, por las mañanas estoy sola en casa porque mi pareja trabaja, por tanto, nada más levantarme dejo hecha la comida y dedico 15 minutos a recoger, limpiar y organizar una habitación. Así en lugar de en un solo día limpiar toda la casa, lo divido en varios días. 
  • Distribuir las tareas entre los distintos miembros de la familia. Ahora mis hijas ya son mayores y todos tenemos unas tareas asignadas. Aunque los hijos e hijas sean pequeños se les pueden asignar tareas acordes a su edad, para que vayan aprendiendo. Yo lo aconsejo como madre y como coach, es muy educativo porque les fomenta la autoestima, la autonomía y ellos se sienten "mayores".
  • Una de las cosas que más me han servido es mantener el orden. Cada vez que utilizas algo, no lo dejes ahí tirado, vuelve a guardarlo en su sitio. De esta manera, evitarás el caos y la acumulación.
  • Revisad todo lo que no sirve, está estropeado o no utilecéis y tiradlo o donadlo si puede ser útil para otras personas.
  • Planificad los menús familiares y haced la compra una vez por semana. 
  • Reservad cada día en vuestra agenda un tiempo para vosotras mismas y hacer aquello que más os guste.
  • Tener ayuda puntual o fija si lo necesitáis, canguros, alguien que os ayude por horas,...

Dos aspectos muy importantes a tener en cuenta:

En primer lugar, siempre recomiendo que durante el trabajo se hagan pausas para despejarnos, para descansar la vista,... En esos momentos, no se vale "hacer trampas". En las asesorías, me encontrado con mujeres que aprovechaban los descansos para hacer cosas de la casa, ¡PROHIBIDO! ¿Acaso en la oficina puedes aprovechar un descanso para irte a casa a poner una lavadora? Pues si tu oficina está en casa, tienes que seguir el mismo criterio. El descanso es para tomarte un café, para estirar las piernas, para mirar por la ventana. Pero nunca, repito NUNCA para hacer las tareas domésticas.

En segundo lugar, ser tu propia jefa y trabajar desde casa te permite organizar tu agenda y tus tareas y poder ser flexible ante situaciones extraordinarias como que tu hijo o hija se pongan enfermos, que tengas que llevarlos al pediatra, pero eso son EXCEPCIONES Y EMERGENCIAS. Tu eres una profesional y te tienes que comportar como tal.

Por lo tanto, ante cualquier duda o tentación, la pregunta que te tienes que hacer es: ¿Esto lo podría hacer si trabajara por cuenta ajena?

¿Y qué pasa con las vacaciones de Navidad?

Los criterios a seguir son los mismos, pero el hecho de que los niños no tengan colegio tal vez lo hacen más complicado. La clave está en la ORGANIZACIÓN. Si tu trabajo te lo permite, puedes adelantar tareas de tal manera que cuando tus hijos tengan vacaciones dispongas de más tiempo libre y también tienes la opción de buscar ayuda bien de familiares o de canguros que te permitan seguir con tus compromisos laborales.

De igual manera, yo hago listas de tareas a realizar y las agendo: compra de regalos, planificación de los menús navideños, ir al supermercado ir a la peluquería,... Todo con PREVISIÓN, PLANIFICACIÓN Y ORGANIZACIÓN. No hay nada que estrese más, que tener mil cosas en la cabeza y estar agobiadas por si se nos olvida algo. Si adoptamos la costumbre de tomarnos un tiempo para hacer listas con las tareas que tenemos que realizar, ganaremos en traquilidad porque sabremos que no nos olvidaremos de las cosas importantes. Sobre todo, no lo dejes todo para los últimos días e implica a todos los miembros de la familia. Por ejemplo, nosotros tenemos como tradición decorar la casa el puente de diciembre y es algo que hacemos y disfrutamos en familia.

Y, sobre todo, planifica también actividades para hacer con la familia: visita de mercadillos navideños, una escapada a la nieve, ir al cine,... Las Navidades son un tiempo para compartir, para vivir en familia y para disfrutar. 

Espero que estos tips os ayuden, aunque soy consciente de que este post lo tendría que haber escrito con más antelación, pero ya sabéis nadie es perfecto.

Os deseo que paséis una Feliz Navidad y que disfrutéis con vuestros familiares y amigos!

Publicidad
Publicidad