PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Tips para tratar a las personas tóxicas

Begoña Serra Lidera tu vida con Begoña Serra
18 Nov 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Seguro que todos hemos tenido relación o la tenemos con personas tóxicas, aquellas que nos resultan de trato difícil, que se enfadan con facilidad y que nos dejan sin energía. Pueden ser nuestro jefe, un compañero de trabajo, pero también nuestra pareja, nuestros hijos o alguno de nuestros amigos.

¿Qué entendemos por personas difíciles?

Las personas tóxicas son aquellas que nos sacan de nuestras casillas, que nos ponen nerviosos, que hacen comentarios o tienen reacciones ante las que no sabemos cómo responder y que, en definitiva, nos gastan mucha energía.

Podríamos decir, que son personas difíciles, que presentan una gran variedad de comportamientos. Por ello, podemos distinguirlas entre:

  • Las víctimas, aquellas personas que tienen una visión pesimista de la vida, que piensan que todo el mundo está en su contra, que se sienten desgraciadas y que no están dispuestas a aceptar la responsabilidad de lo que les sucede, Son personas muy dependientes emocionalmente y que siempre están demandando nuestra atención, recurriendo al chantaje emocional si es necesario.
  • Las perseguidoras, son personas que siempre intentan hacer que nos sintamos mal, criticándonos, hablando mal de los demás, haciendo que nos sintamos culpables. Son personas inseguras y con un hondo malestar que intentan ocultar haciendo daño a quienes las rodean.
  • Las críticas, son personas que piensan que ellas son las únicas que tienen la verdad absoluta y la imponen a los demás, no aceptan ningún comentario o punto de vista distinto y pueden llegar a ser muy ofensivas.
  • Las egocéntricas, son aquellas que se creen el centro del mundo y que piensan que todo gira en torno a ellas. Su lema es; “Primero yo, segundo yo y tercero, también yo”. Son incapaces de empatizar con los demás y de mantener relaciones asertivas, de reciprocidad y de confianza.
  • Las perfeccionistas, son personas que quieren tenerlo todo bajo control porque les genera una “falsa sensación de seguridad”, Pueden obsesionarse con el orden, con la limpieza, con la manera de hacer las cosas y tratan de imponerla a los demás, considerando que si no se hace a “su manera” está mal hecho,

Existen más modelos de personas tóxicas y también puede haber una mezcla de las características que he enumerado anteriormente. Pero, como podéis ver, la característica común es que tienen un trato difícil, que pueden enfadarse con facilidad o recurrir a la manipulación y que acaban por agotar nuestra paciencia, haciendo que las relaciones se enrarezcan e incluso lleguen a romperse.

¿Cómo podemos tratar con personas tóxicas?

En primer lugar, antes de ver cómo tenemos que actuar ante personas tóxicas o difíciles, quiero explicar tres aspectos claves del Coaching Transaccional que creo que os van a ser de gran utilidad a la hora de comprender y de manejarnos en estas situaciones:

  1. No podemos hablar de personas tòxicas o difíciles, sino de personas de “trato difícil”. Al hacer esta distinción, estamos salvaguardando la dignidad y la valía de la persona. Lo que es dañino o molesto es la conducta, no la persona en sí, Entender esto es un gran paso tanto para nuestra salud emocional como para la persona, porque dejamos de identificar a la misma con su conducta, por lo tanto, estamos brindándole la oportunidad de cambiar y de crecer a nivel personal.
  2. Detrás de toda persona de trato difícil hay una historia difícil. A lo largo de mi trayectoria personal, no he conocido a ninguna persona que “sea difícil porque si”, todas ellas tienen unas experiencias de vida que explican (que no es lo mismo que justifican) su comportamiento: malos tratos, abandono, una educación excesivamente sobreprotectora o permisiva, negligencia parental, bullying,...

En este sentido, el psicólogo Abraham Maslow con su teoría de la Pirámide de las Necesidades Humanas aporta mucha luz sobre este tema. Las personas que han crecido con graves carencias (necesidad de protección y seguridad, necesidad de afiliación y pertenencia, necesidad de afecto y reconocimiento,... ) por citar algunas de las más importantes, desarrollan conductas disfuncionales encaminadas a asegurarse el cubrir estas carencias.

             Resultado de imagen de piramide de maslow

Por ejemplo, una persona que no se ha sentido aceptada y querida en su infancia, tiene una gran necesidad de reconocimiento que buscará siendo una gran demandante de atención, adoptando un papel de víctima y convirtiéndose en una gran dependiente emocional. Su demanda puede ser tan grande que llegue a asfixiar a las personas de su alrededor que acabarán apartándose de ella. Es decir, con su dependencia y hambre de reconocimiento logrará el resultado opuesto al deseado (aunque ella no sea consciente de ello), con lo que se reafirmará más en su rol de víctima.

3. Una persona de “trato difícil” nos afectará en la medida que nosotros le dejemos. Es decir, si nos tomamos sus ofensas, comentarios o manipulaciones como algo personal y caemos en sus juegos psicológicos es cuando nos podrá dañar, Por tanto, tenemos que aceptar nuestra parte de responsabilidad y mantenernos siempre en una posición adulta, no dejándonos llevar por la emocionalidad, sentimientos de culpa o resentimientos.

Tips para tratar con personas tóxicas

  • No te lo tomes como algo personal. Recuerda que la persona actúa así por su propia experiencia personal y por las carencias emocionales que tiene.
  • No te involucres a nivel personal, que la escuches y que la entiendas, no significa que te dejes arrastrar por sus emociones porque si lo haces es muy probable que entres en su juego psicológico y resultes perjudicado.
  • Escúchala desde tu parte Adulta y no la juzgues, recuerda que es una persona con serios problemas que está sufriendo y que la única manera que conoce de canalizar su dolor es el que te está mostrando.
  • Ponle límites. Que la entiendas no significa que hagas todo lo que te pide. De hecho, una manera de ayudarla es poniéndole límites y confrontándola con su realidad.
  • Muéstrale tu afecto. Normalmente se trata de personas que han sido heridas y que necesitan mucho afecto, reconocimiento y apoyo. Hazle saber que estás ahí para ayudarla, siempre y cuando esté dispuesta a aceptar la responsabilidad de su propio proceso.
  • Elogia sus logros y también sus conductas positivas. Recuerda que la persona que tienes delante es mucho más que sus “conductas difíciles”. Decirle a esa persona lo que hace bien y lo que valoras de ella, hará que aumente su autoestima y que no necesite tanto buscar el reconocimiento en negativo.
  • Cuando intente manipularte e iniciar juegos psicológicos, mantente atento y no caigas en sus provocaciones. Hazle preguntas para ayudarle a potenciar su parte adulta y que se vaya acostumbrando a hablar de una manera asertiva.
  • No te embarques en conversaciones negativas cargadas de emotividad. En esos momentos, es imposible que la persona piense de manera racional, no intentes convencerla ni rebatir sus opiniones. Deja que se desahogue, hazle saber que no vas a entrar en esas dinámicas y que cuando esté más calmada, podréis hablar.
  • Enséñale con tu manera de ser y de actuar que hay maneras más saludables y satisfactorias de interpretar las cosas y de relacionarse con las personas. No te dejes contagiar por su estado de ánimo, tú muéstrate tal y como eres.
  • Si lo crees oportuno y es alguien cercano a ti, un familiar o un amigo con quien tengas confianza, plantéale la posibilidad de busca ayuda profesional. Explícaselo como algo positivo, como una oportuniddad para sentirse mejor consigo mismo y poder lograr sus objetivos tanto personales como profesionales.

Si pones en práctica estos tips te será mucho más fácil tratar con estas personas a las que se las denomina “tóxicas” pero, que en realidad, son personas como tú y como yo, que lo han pasado muy mal en su vida y que no saben cómo gestionar ese dolor y ese sufrimiento.

Eso sí, ten siempre presente, que para poder estar a su lado, tú tienes que estar bien, con una buena autoestima y empoderada para no dejarte arrastrar por ellas y caer en sus manipulaciones. Recuerda que es tan importante que se sientan queridas y apoyadas como que se les ponga límites.

Si a tu alrededor hay personas que necesitan tu ayuda, pon en práctica estos tips y recuerda en todo momento seguir cuidándote a ti mismo.

Y si quieres más información sobre este tema o consideras que puedo ayudarte, no dudes en contactar conmigo.

¡Te deseo una feliz semana!

 
 
Publicidad
Publicidad