PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Tips para superar las creencias limitantes

Begoña Serra Lidera tu vida con Begoña Serra
28 Oct 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Las creencias limitantes determinan la imagen que tenemos de nosotros mismos, de nuestra valía e impiden que podamos desarrollar todo nuestro potencial

"No puedo", "No soy capaz", "No lo conseguiré",... son frases que nos repetimos a nosotros mismos y que nos incapacitan y nos alejan de nuestros objetivos, produciéndonos inseguridad e infelicidad

¿Qué son las creencias limitantes?

Las creencias limitantes son frases sobre nuestra personas, nuestra valía, nuestras capacidades y habilidades que nos repetimos a nosotros mismos una y otra vez hasta tal punto que nos las creemos y las interiorizamos, condicionando la manera que tenemos de vernos a nosotros mismos. 

Frases del tipo "Yo no voy a conseguir ese asecenso", "Es imposible que esa persona se fije en mi", "Seguro que fracasaré" o "Yo no merezco ser feliz", "No puedo cambiar de trabajo porque tengo muchas obligaciones económicas", "Soy demasiado mayor para perseguir mis sueños",,,, ¿Os suenan o sentís identificados con alguna de ellas?

Las creencias limitantes se vuelven una realidad para nosotros y hace que seamos incapaces de entender que podemos conseguir aquello que nos propongamos, Vamos a poner un ejemplo, si yo me digo una y otra vez que "soy muy mala para los idiomas", ya puedo apuntarme a las mejores academias para aprender inglés, que mi mente se bloqueará y seré incapaz de hablar inglés, confirmando y reforzando así esa creencia limitante previa. 

Cuando superamos esas creencias limitantes, nos liberamos de su condicionamiento y nos sentimos más capaces y se nos abre todo un mundo de posibilidades que nos permiten alcanzar nuestros objetivos

Origen de las creencias limitantes

En primer lugar tenemos que ser conscientes de que cada pensamiento que tenemos acerca de nosotros mismos proviene del pasado, de todas las vivencias y experiencias que hemos vivido, de los mensajes que hemos recibido y de las emociones que nos produjeron. Todo ello hace que nos forjemos una imagen de nosotros mismos, una identidad que está basada en cada experiencia vivida, en cada emoción sentida, en cada opinión, en cada juicio,...

Si siempre hemos oído que tenemos mala memoria, acabarémos creyendo que realmente es cierto, para nosotros se convertirá en una verdad que nos hará sentir ansiedad y bloqueo cada vez que tengamos que memorizar alguna cosa.

De igual modo si nos han dicho que no se nos da bien hablar en público, nos pondremos nerviosos cada vez que tengamos que dar nuestra opinión en un grupo, dudaremos de nosotros mismos y nos cerraremos las posibilidades de desarrollar nuestras habilidades comunicativas.

Las creencias limitantes tienen tanto poder porque nos identificamos con ellas, las convertimos en nuestra veredad sin ser conscientes de que somos mucho más que estos pensamientos limitantes

Si ponemos nuestra atención en las creencias limitantes, nos estamos negando la oportunidad de explorar todas nuestras posibilidades.Todos tenemos un diálogo interior en el que a menudo conviven varias voces, unas que nos impulsan a perseguir nuestros sueños, a explorar nuestros talentos: "Quiero aprender a tocar piano", "Voy a emprender mi propio negocio",... y otras que nos limitan. "Tu no tienes oído para la música", "Estás loca, lo mejor es tener un sueldo fijo a fin de mes". Depende de en qué pensamientos te enfoques, vas a tener unos resultados u otros.

Una reflexión que quiero proponeros es: Si las creencias limitantes nos inpiden alcanzar nuestros objetivos, ¿por qué nos seguimos aferrando a ellas?

A lo largo de mi experiencia profesional he constatado que una de las principales razones es el miedo al fracaso y a salir de nuestra zona de confort. Si siempre nos hemos creído que no sabemos hablar en público porque cuando eramos niños se rieron de nosotros, ahora nos es más fácil y seguro aferrarnos a esa creencia limitante con la que nos justificamos el no dar nuestra opinión, el no tener relaciones sociales,... que arriesgarnos a exponer nuestra opinión, a participar en una conversación,... por miedo al rechazo. Nos justificamos con un suceso que ocurrió en nuestra infancia sin tener ninguna evidencia de que pueda volver a suceder, negándonos así la oportunidad de explorar nuevas posibiidades y potenciales. Escogemos no arriesgar.

5 Tips para superar tus creencias limitantes

  • Ser consciente de tus creencias limitantes

Haz una lista de todas tus creencias limitantes, de todas aquellas voces que te hablan desde la negatividad, desde los "no puedo", "no seré capaz", "qué tonta soy", "seguro que fracasaré",... 

  • Conocer el origen de tus pensamientos limitantes

Identificar el origen de tus creencias limitantes te permitrán darte cuenta de que se formaron en un momento concreto totalmente distinto al actual. Si cuando eras niño se rieron de ti al exponer un trabajo en clase, no quiere decir que no sepas hablar en público porque ahora los recursos, habilidades y conocimientos que tienen no son los mismos que cuando eras pequeño. Además, siempre puedes decidir entrenarte en habilidades comunicartivas.

Ten presente que lo que nos sucedió en la infancia no nos determina, son experiencias que tuvimos pero que no tienen por qué marcar y condicionar tu presente y tu futuro, Las creencias por si mismas no tienen ningún poder, son sólo pensamientos. Tú decides el poder y la influencia que les das en tu vida.

  • Trabajar tu autonococimiento

La mejor manera de superar las creencias limitantes y de quitarles el poder que tienen sobre ti es realizando un trabajo de autoconocimiento. Para ello te propongo que hagas una lista con todos tus talentos, tus habilidades, tus inseguridades, tus miedos,... Pero esta lista tienes que hacerla desde tu propia mirada, no desde las opiniones y jucios de los demás, no desde lo que te dijeron en tu infancia. Es un trabajo de introspección personal, es la respuesta de ¿Quién eres tú?, cómo te ves a ti mismo e intenta ser lo más objetivo posible.

  • Cuestionarte las creencias limitantes

Cada vez que aparecen las creencias limitantes, dialoga con ellas y cambia la manera de hablar que tienes contigo mismo. Hazte preguntas como: ¿Por qué creo esto? ¿Quién me lo decía? ¿He podido comprobar que esto es así?

Volviendo al ejemplo de "no soy capaz de hablar en público", la respuesta a por qué creo esto es que en el colegio se reían de mi cuando exponía los trabajos, ¿quién me lo decía? mis profesores. Hasta aquí estamos en el pasado, pero qué pasa con la pregunta ¿He podido comprobar que esto es así? Esta pregunta nos sitúa en el presente. ¿Cuántas veces se han reído de mi en mi vida adulta? ¿Cuál es mi experiencia actual cuando hablo en público? ¿Lo he comprobado?

Al hacer este ejercicio, comprobaré que lo que sucedió en el pasado no está repitiéndose en el presente y la creencia de que si hablo en público me ridicularizarán, perdetá fuerza. A partir de ahí, puedo cambiar mi creencia limitante por una creencia capacitadora y posibilitadora. 

  • Relativizar las creencias limitantes

Cuando cuestiono las creencias limitantes, empiezo a relativizarlas en tanto las situo en un momento concreto de mi vida, pasan a ser un episodio, no una constante en mi vida.

Por tanto, puedo empezar a fijarme y a hacer una lista de distintos momentos de mi vida en los que di mi opinión, hablé en una reunión del trabajo, en una reunión de vecinos y nadie se rió de mi. 

Eso me dará confianza para animarme a arriesgar y puedo empezar a ampliar el número de oaciones en las que hablar en público. Asimismo, te animo a que lleves un diario en la que apuntes tus progresos, qué ha sucedido, cómo te has sentido,... Eso te ayudará a quitarle poder a tu creencia limitante sobre hablar en público y sustituirla por una psoibilitadora "Mi opinión es tan válida como la de los demás y soy perfectamente capaz de exponerla y de argumetarla"

Cuanto más practiques estos tips, más fácil te será cambiar tus creencias limitantes. Recuerda que la mente es como un músculo que puedes ejercitar y de ti depende pensar de una manera limitante o de una manera posibilitadora,

Te animo que durante esta semana, pongas estos tips en práctica para que puedas conseguir todo aquello que te propongas y desarrollar al máximo tu potencial. Ganarás en confianza en ti mismo y en felicidad.

Y si piensas que puedo ayudarte a superar tus creencias limitantes, no dudes en contactar conmigo. Estaré encantada de ayudarte.

¡Que pases una feliz semana!

Publicidad
Publicidad