PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Tips para mejorar la convivencia durante el confinamiento

Begoña Serra Lidera tu vida con Begoña Serra
22 Mar 2020 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

El confinamiento decretado durante el estado de alarma para intentar contener el contagio masivo del coronavirus y evitar que el sistema sanitario colapse nos obliga a convivir las 24 horas del día bajo el mismo techo, lo que puede generar problemas de convivencia que acaben derivando en conflictos que tenemos que aprender a gestionar

Si ya de por si la pandemia del coronavirus que avanza de forma preocupante y para el que no existe una vacuna junto al freno de la economía que supone el cierre de empresas y negocios nos está generando un sinfín de emociones: miedo, incertidumbre, ansiedad, impotencia, frustración, rabia,... el hecho de tener que estar confinados en casa sin poder airearnos eleva los niveles de estrés. Tenemos los nervios a flor de piel y cualquier tontería nos puede hacer estallar, provocando que digamos o hagamos cosas de las que después nos vamos a arrepentir.

Tips para mejorar la convivencia

Dejando de lado los consejos para sobrellevar de la mejor manera la crisis del coronavirus que ya expliqué en mi anterior post, hoy quiero daros unas pautas para mejorar la convivencia durante este periodo de confinamiento que además hoy sabemos que se ha prolongado hasta el próximo 11 de abril.

  • Ser conscientes de que el confinamiento se realiza como una medida para protegernos a nosotros mismos y a los demás, evitando el contagio masivo y el posible colapso del sistema sanitario que no sólo tiene que atender a los enfermos de coronavirus sino también a pacientes de otras enfermedades y patologías. No verlo como una imposición u obligación sino como la manera que tenemos de contribuir al bien común, nos ayudará a sobrellevar mejor este confinamiento porque le encontraremos un sentido.
  • Explicar a nuestros hijos en función de su edad la importancia de seguir la recomendación del confinamiento y aclararles cualquier duda o inquietud que tengan.
  • Ser más pacientes y comprensivos entendiendo que es una situación difícil para todos que nos causa ansiedad y preocupación con lo que podemos estar más irritables o susceptibles.
  • Establecer una rutina y unos horarios que respeten un tiempo de trabajo y/o estudio, de ocio, de descanso, de actividades compartidas en familia.y de ejercicio físico nos ayudará a mantener la mente ocupada y a tener un mayor bienestar emocional.
  • Mantener la casa ordenada y limpia entre todos. Si en circunstancias normales, el desorden es una de las principales causas de discusiones en la familia, en estos días de confinamiento esta situación se puede agravar. El hecho de que todo esté desordenado y que cuando vayamos a buscar una cosa no la encontremos, puede hacer que estallemos.
  • Repartirnos las tareas domésticas entre todos en función de las edades de los hijos para contribuir al bienestar familiar y al buen funcionamiento del hogar.
  • Es una oportunidad para hacer pedagogía y educar a nuestros hijos en los valores de la responsabilidad, implicación, compromiso, respeto, tolerancia, diálogo, cooperación y solidaridad.
  • Realizar actividades en familia como juegos de mesa, bailar, karaoke, cocinar juntos recetas nuevas o hacer postres,... Si tenemos niños pequeños podemos dibujar, hacer manualidades, leer cuentos, disfrazarnos,... dejemos volar la imaginación y seamos creativos.
  • Fomentar la conversación, comentar libros, películas, series, temas de actualidad, interesarnos por aficiones, proyectos,...
  • Mantener contacto con familiares y amigos que no viven con nosotros mediante whatsApp, videollamadas,... En estos momentos, necesitamos más que nunca sentirnos cerca los unos de los otros y brindarnos apoyo emocional.
  • Darnos muestras de afecto como una sonrisa, un detalle, una nota, cocinar el plato que sabemos que tanto le gusta, hacer un dibujo a nuestros familiares.---- Estos días por WhatsApp hay infinidad de mensajes en el que se explica cuánto echamos de menos los abrazos y los besos. Las personas, por lo general, echamos en falta las cosas cuando las perdemos y damos por sentado que la otra persona sabe cuánto la queremos. No demos nada por sentado, y menos ahora que nos sentimos muy vulnerables y necesitamos más que nunca el calor humano. En estos días un “Te quiero” puede ser el mejor bálsamo para tanto sufrimiento.
  • Estar pendiente del estado de ánimo de las personas con las que convivimos e interesarnos por ellas. Si vemos que está decaído, preguntémosle cómo se siente, seamos comprensivos, brindemos un espacio en el que pueda expresarse y desahogarse. Tal vez necesita llorar o expresar su frustración, tal vez no sepa poner palabras a aquello que está sintiendo. Siempre he comentado que la gestión emocional es imprescindible para sentirnos bien y ahora más que nunca esta afirmación cobra sentido. Como progenitores tenemos la oportunidad de ayudar a nuestros hijos e hijas a expresar y a reconocer sus emociones.
  • Aunque compartamos actividades en familia, también tenemos que respetar que cada miembro de la familia tenga un espacio propio personal para desconectar, para estar solo, para escuchar música, para reflexionar, para hacer lo que le apetezca. Si tenemos niños pequeños que requieren mucha atención, podemos turnarnos en su cuidado para garantizar este tiempo personal.

Para estar bien con los demás, tenemos que estar bien con nosotros mismos, Y una de las mejores maneras es tener tiempo para nosotros mismos.

Y si el conflicto estalla…

  • No tomarlo como algo personal.
  • Ser conscientes de que estamos viviendo una situación extremadamente difícil para la que nadie nos ha preparado y que tenemos elevados niveles de tensión, estrés y ansiedad.
  • Saber que muchas veces detrás de una mala contestación, de la irritabilidad o de la rabia en una discusión, se esconde el miedo, la frustración o la impotencia.
  • No hablar cuando estamos en caliente, es mejor dejar la conversación para otro momento cuando estemos más calmados. Podemos decir: “Ahora estoy muy nervioso o agobiado, mejor hablamos luego” y salir de la habitación para desahogarnos y liberar tensión.
  • No dejar que los malentendidos, roces, peleas,... se queden sin ser solucionados porque, de lo contrario, generarán resentimiento.
  • Cuando vayamos a decir algo si notamos que estamos muy alterados es mejor contar hasta 10, respirar y sopesar lo que vamos a decir y cómo lo vamos a decir.
  • Evitar reproches, gritos, insultos, descalificaciones,... no es lo mismo decir: “Cuando haces esto, me siento mal” que decir: “Eres un desastre, no sirves para nada”.
  • Evitar generalizaciones como Siempre, todo, nada, nunca,...
  • Cuando nos damos cuenta de que hemos perdido el control y hemos dicho o hecho algo de lo que nos arrepentimos, pedir perdón y explicar cómo nos sentimos.
  • Hablar las cosas intentando llegar a acuerdos y pactos.
  • Relativizar los problemas. Con esto no quiero decir que restemos importancia a las emociones de la otra persona sino que una vez esté más tranquila, intentar darle otra perspectiva más amplia.
  • Valorar las conductas positivas y no centrarnos sólo en las cosas que nos molestan de los demás.
  • En según que situaciones la risa ayuda. Como he comentado muchas situaciones conflictivas que vivamos estos días serán fruto de la tensión provocada y a veces, la risa ayuda a aliviar esa tensión. Cuando nos reímos disminuyen los niveles de ansiedad y además se fortalecen los vínculos personales.
  • Recordar siempre que, por encima de todo, somos una familia que nos queremos y deseamos lo mejor los unos a los otros. Un abrazo o un acto de afecto puede por si mismo destensar el conflicto.

La familia es nuestra red de apoyo emocional y el espacio en el que nos sentimos protegidos y queridos. Cuidemos los unos de los otros.

Espero que estos tips os sirvan en estos momentos tan difíciles y si necesitáis ayuda para sobrellevar esta situación, podéis contactar conmigoEstoy aquí para lo que necesitéis.

Que paséis una feliz semana y recordaros que en mi instagram @begonyaserra hago directos para ayudaros en estos momentos: 

Lunes 23 a las 18 horas Las emociones durante el confinamiento con Alberto Rodilla

Miercoles 25 a las 18 horas Taller de Gestión del estrés con intérprete en lengua de signos gracias a #BinomiLS

Publicidad
Publicidad