PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Tips para liderar en remoto

Begoña Serra Lidera tu vida con Begoña Serra
25 Jul 2020 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

La pandemia de la Covid19 nos está enfrentando a numerosos desafíos y en el mundo laboral nos encontramos con dos grandes retos: teletrabajar y liderar en remoto.

De los desafíos que supone el teletrabajo ya he hablado y he dado tips en anteriores artículos, por lo que en este post me voy a centrar en los retos que supone liderar en remoto.

En asesorías con distintos directivos, me han planteado sus preocupaciones que básicamente se resumen en tres factores:

  1. cómo controlar a distancia el trabajo que se realiza

  2. cómo mantener cohesionado y motivado al equipo

  3. cómo comunicar de manera asertiva, eficiente y eficaz

Del liderazgo presencial al liderazgo remoto   

Un día hacíamos reuniones de equipo presenciales, tomábamos el café juntos comentando cómo nos había ido el fin de semana o nos estrechábamos las manos porque habíamos cerrado un buen acuerdo comercial.

Y al día siguiente, nos despertamos sin tener que ir a la oficina. Se acabaron las reuniones, las sonrisas, las pausas para el café y los comentarios distendidos mientras nos calentamos la comida en el microondas.

El líder tampoco puede pasar tiempo informal con su equipo, ni controlar a sus trabajadores, no tiene manera de saber si llegaron puntuales a la oficina ni a qué hora se fueron, si están frente a su ordenador trabajando o perdiendo el tiempo mirando el móvil y entrando en las redes sociales.

De la noche a la mañana, todo eso cambió y pasamos a teletrabajar, las reuniones presenciales fueron sustituidas por videoconferencias, intercambio de correos electrónicos, de mensajes de whatsApp y cualquier otro canal de comunicación que nos permita salvar las distancias.

Liderar en remoto ha sido, es y será una realidad a la que nos tenemos que adaptar y que exige grandes dosis de confianza, compromiso y responsabilidad  

Liderar en remoto, ¿desafío u oportunidad?   

Cuando me preguntan si liderar en remoto es un desafío o una oportunidad, como coach experta en liderazgo pienso que ambos conceptos no son incompatibles y que cada desafío entraña oportunidades en tanto que nos permite aprender habilidades nuevas y crecer como profesionales, animándonos a salir de nuestra zona de confort.

Es evidente que liderar en remoto supone un cambio de mentalidad y de hábitos por parte tanto del líder como de los trabajadores. Tenemos que desarrollar un liderazgo horizontal basado en la confianza y que fomente la autonomía y la responsabilidad de los trabajadores, poniendo siempre el foco en la persona.

El liderazgo en remoto está ligado al teletrabajo y hay grandes empresas que lo han implementado y reportan mayor eficiencia,  productividad y grado de satisfacción de los trabajadores al poder conciliar y gestionar su tiempo.

Pero evidentemente, el liderazgo en remoto plantea una serie de desafíos tanto técnicos como adaptativos. Técnicos en tanto que tenemos que conocer y dominar las distintas plataformas digitales y adaptativos en tanto supone un cambio de mentalidad y de hábitos que pasa por cuestionarnos determinadas creencias. 

¿Qué cambio de mentalidad y de hábitos implica?

  • Fin del presentismo, al no compartir el mismo espacio físico, el directivo no puede controlar los horarios de entrada y salida de los trabajadores ni tampoco las horas que pasan en su puesto de trabajo y si realmente están siendo productivos.
  • La distancia cambia la manera de relacionarse de los distintos miembros del equipo, ya no se comparten las pausas del café, ni tenemos ese contacto humano más estrecho que puede dar lugar a comentar cómo nos ha ido el fin de semana y hacer los típicos "corrillos de pasillo"
  • El hecho de que el directivo no pueda controlar a sus trabajadores, puede crearle cierta tensión y desconfianza a éste y, por otro lado, los miembros del equipo tienen que saber autogestionarse su tiempo y ser más disciplinados.
  • El no compartir el mismo espacio físico puede hacer que las personas se sientan solas y eso puede afectar al sentimiento de pertenencia, cohesión y motivación.

El liderazgo en remoto implica una clara separación de la esfera personal y el ámbito profesional

Este cambio de mentalidad es más complicado en culturas latinas como la española que damos tanta importancia al contacto humano y a las relaciones personales y también en personas extrovertidas a las que les encanta socializar. En cambio, para las personas introvertidas puede ser un gran alivio porque no se ven "obligadas" a compartir momentos como la pausa del café, la comida,... en los que se pueden sentir incómodas.

Asimismo, como coach he podido constatar como muchos de los problemas y de los conflictos que se generan en una empresa se originan en los momentos de distensión, una broma mal entendida, un comentario jocoso o fuera de lugar, el “amiguismo” que puede provocar malentendidos y resentimientos, los prejuicios. ¿Cuántas veces nos hemos dejado influir por nuestra opinión personal acerca de un trabajador o compañero a la hora de tomar una decisión profesional?

Por tanto, liderar en remoto puede ser una gran oportunidad de replantearnos nuestra manera de trabajar y de relacionarnos en el trabajo, aprendiendo a separar nuestro ámbito personal del profesional

Tips para que liderar en remoto sea efectivo

Liderar en remoto no tiene por qué significar una pérdida de calidad, aplicando ciertas pautas conseguiremos un liderazgo efectivo que nos permita conseguir los objetivos empresariales y tener un equipo de alta productividad.

  • Conocer y saber utilizar las herramientas digitales que mejor se adapten a nuestras necesidades
  • Generar confianza entre el directivo y los miembros del equipo
  • Fomentar la autonomía y la responsabilidad de los trabajadores
  • Favorecer un liderazgo horizontal en el que los miembros del equipo puedan hacer sus aportaciones
  • Entrenarse en habilidades comunicativas para que la comunicación sea asertiva, eficiente y eficaz
  • Enfocarse en las personas, reconociendo su valía y haciéndolas sentir partícipes del proyecto empresarial
  • Trabajar juntos en la cultura organizacional para estar alienados con los valores y compartir un por qué
  • Estructurar bien el tiempo
  • Respetar la desconexión digital y favorecer la conciliación
  • Preparar las videoconferencias con un orden del día y respetar los turnos de palabra, en este aspecto es esencial que el líder ejerza el rol de moderador
  • Dar un feedback de las temas tratados en las videoconferencias
  • Programar videoconferencias más informales para favorecer el contacto personal
  • Establecer comunicaciones personales con cada miembro del equipo para conocer cómo se siente, sus necesidades y que el líder se muestre cercano
  • Entrenarse en la escucha activa y la concentración para saber estar presente.

Liderar en remoto permite atraer y retener el talento de profesionales que puedan estar en distintos países, aportando no sólo sus conocimientos técnicos sino también otra forma de interpretar la realidad, lo que supone un gran aporte de valor que favorecerá que cada miembro del equipo crezca como persona y como profesional.

Asimismo, liderar en remoto al requerir la capacitación en numerosas softskills y desarrollar una gran madurez emocional nos va a convertir en excelentes líderes preparados para dar lo mejor de nosotros mismos y ayudar a nuestro equipo a ser la mejor versión de si mismos,

La realidad actual marcada no sólo por el coronavirus sino por la creciente competitividad, la globalización, la mayor digitalización y el auge de la inteligencia artificial, hacen que liderar en remoto no sólo sea una opción sino también una necesidad si queremos que nuestras empresas sean punteras en su sector.

Si quieres entrenarte en habilidades de liderazgo, centrándote en aquellas necesarias para hacerlo en remoto, contacta conmigo enviándome un correo a begonyaserra33@gmail.com o rellenando el formulario de contacto que encontrarás en mi web. ¿A qué estás esperando para convertirte en el líder del futuro?

¡Que pases una feliz semana!




 



 

Publicidad
Publicidad