PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Tips para el empoderamiento femenino

Begoña Serra Lidera tu vida con Begoña Serra
4 Nov 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Como cada noviembre, el dia 25 celebramos el Dia Internacional de la No Violencia contra la Mujer y es un mes para reflexionar y analizar si estamos más cerca o no de acabar con los asesinatos y de conseguir una verdadera igualdad entre hombres y mujeres

Algunos datos relativos a la igualdad de género

  • A fecha de 21 de octubre, llevamos 47 mujeres asesinadas a manos de sus parejas y un total de 35 menores de edad se han quedado huérfanos por la violencia de género cometida contra sus madres, según fuentes de la Delegación del Gobierno a Europa Press. Cifra que aumenta a 266 si se contabilizan todos los menores de 18 años desde 2013, año en que empezó a realizarse las estadísticas con el recuento de los menores.
  • Según un informe de Women in business, el porcentaje de las mujeres españolas directivas es sólo de un 27%
  • Respecto al reparto de las tareas domésticas y el cuidado de los hijos y personas dependientes, los datos del INE de 2016 nos proporcionan los siguientes datos; mientras las mujeres españolas dedican una media diaria de casi cuatro horas y media, los hombres sólo destinan dos horas y media.
  • Respecto a la brecha salarial, La Unión General de Trabajadores, en su informe de igualdad salarial, señala que la diferencia salatial entre el hombre y la mujer se sitúa en el 24%, la más elevada de los últimos 6 años.
  • En lo relativo a las pensiones, la UGT señala que las mujeres pensionistas en España cobran de pensión unos 450 euros menos que los hombres, siendo la media para las mujeres de unos 740 euros y para los hombres de unos 1190. 

Estos datos evidencian que todavía existe una clara desigualdad entre hombre y mujer y que todavía nos queda mucho por hacer para conseguir una igualdad real de derechos y oportunidades.

¿Por qué sigue existiendo esta desigualdad?

Como profesional con una larga experiencia en la prevención y en la intervención en temas de violencia de género, considero que hay dos causas que se retroalimentan y que están detrás de esta desigualdad que todavía existe entre los hombres y las mujeres. Tal como explico en el vídeo que os comparto, "Mujer, empodérate", tenemos dos causas: 

  • Educacional o cultural
  • Falta de empoderamiento femenino

Vivimos en una sociedad patriarcal en la que todavía están muy arraigados los estereotipos de género, aquellas creencias y expectativas que tenemos sobre lo que significa ser hombre y ser mujer. Desde nuestra infancia hemos recibido estos mensajes desde distintos medios: familia, escuela, medios de comunicación, anuncios publicitarios, películas,... , hemos crecido con ellos y los hemos interiorizados como propios. 

Como ya comenté en mi post Tips para superar las creencias limitantes al tratarse de creencias inconscientes, las hemos incorporado como verdades y nos resulta mucho más difícil ver cómo nos están condicionando nuestro presente.

Os voy a poner unos ejemplos, cuando he visitado guarderías para realizar estudios sobre coeducación, me he encontrado con maestras que me confiesan que a menudo cuando un alumno o alumna les enseña que se les ha caido el botón de la bata, les contestan; "No te preocupes, dile a mamá que te cosa el botón" y, a veces, se dan cuenta y dicen; ·"o a papá". Pero la inercia es que la madre es la que se encarga de coser. También comentan que no reaccionan igual cuando un niño o una niña se cae, al niño se le resta importancia con frases como "No llores, que no ha pasado nada, Tu eres fuerte" y a la niña se la trata con más delicadeza; "Tranquila cariño, que no es nada, vamos pa ponerte agua y una tirita", 

"Y lo fuerte es que hemos hecho un curso de coeducación y esto lo tendríamos que tener superado", me dicen, "Pero es que me sale sin querer". Este "me sale sin querer" es fruto de años y años de educación patriarcal, ahí está el poder de las creencias inconscientes.

Y la pregunta que tenemos que hacernos es ¿cómo estamos socializando a estos niños y niñas? ¿Qué mensajes les estamos dando? ¿Y todavía nos sorprendemos que en estudios como psicología, magisterio, trabajado social, enfermería,... se matriculen más chicas que chicos y que en estudios como ingeniería, telecomunicaciones,... el porcentaje de chicos sea más elevado?

Si a nuestros niños y niñas y a nuestros jóvenes les seguimos transmitiendo el mensaje de que los hombres no lloran, tienen que ser fuertes y esconder sus emociones y que las mujeres son más frágiles y que están más capacitadas para las profesiones relacionadas con el cuidado de los demás, ¿cómo pretendemos cambiar las cosas y alcanzar la verdadera igualdad?

Tips para el empoderamiento femenino

  • Tomar conciencia de los estereotipos de género

El primer paso para trabajar los estereotipos de género, es como en toda creencia limitante, ser consciente de ellos. Por eso, te recomiendo que hagas una lista con todos los mensajes y creencias que recibiste en tu infancia y también a lo largo de tu vida y veas cuáles de ellos están condicionando tus decisiones y tus acciones.

  • Cuestionarse los estereotipos de género

Una vez tengas hecha la lista, revísala y pregúntate si esos mensajes y creencias te limitan o te potencian. ¿Te sirven o te mantienen anclada a una vida que no te satisface? ¿Te permiten ser la mujer que realmente quieres ser? ¿Te frenan en tu carrera profesional? ¿Te dicen cómo tienes que desempeñarte en tu papel de madre, pareja, amiga, hija,...'

Recuerda que tu vida es tuya y que TU decides cómo quieres vivirla. 

  • Cuidar nuestro diálogo interno

Cuando tengas identificados y confrontados los estereotipos de género, estarás en condiciones de escoger cuál es tu diálogo interno y la manera de relacionarte contigo misma. Así desaparecerán sentimientos de culpa, de frustración, de impotencia,...

Si decides llevar a tu hijo o hija a la guardería después de tu baja maternal, ya no te dirás que eres una mala madre, sino que has tomado esa decisión desde tu madurez y responsabilidad como persona adulta que eres y lideras tu vida.

  • Trabajar nuestro autoconomicmiento y nuestra autoestima

Como ya he comentado en diversas ocasiones, para empoderarte y para ser líder de tu vida, sin permitir que otros decidan por tí o te hagan sentir mal por tus decisiones y acciones, tienes que conocerte muy bien, saber cómo eres, qué quieres de la vida, conocer tus prioridades y necesidades,.. Sólo así, ganarás en seguridad y paz interior.

  • Fomentar nuestra seguridad y confianza en nosotras mismas

Recuerda que hombres y mujeres somos igual de válidos y que podemos desempeñarnos en las profesiones que deseemos y, que, por tanto, las mujeres estamos plenamente capacidades para liderar equipos, tener puestos de responsabilidad en las organizaciones e incluso tener nuestra propia empresa.

El techo de cristal es una construcción cultural, nosotras decidimos dónde situamos nuestro propio techo y hasta dónde queremos ascendee en nuestra carrera profesional.

Conozco a muchas mujeres que no se atreven a dar su opinión en una reunión de empresa porque la gran mayoría son hombres, eso forma parte de los estereotipos de género y tenemos que romper con esta creencia. Nuestra opinión es tan válida como la de nuestros compañeros varones,

Como mujeres, tenemos que empoderarnos y animarnos a dar pasos hacia adelante.

  • Aprender a decir NO y a delegar

Como ya dije, en otro post la superwoman no existe, tenemos que desterrar el estereotipo de que podemos con todo, de querer abarcarlo todo, del perfeccionismo,...

Trabajemos por la corresponsabilidad con nuestra pareja, no podemos permitir frases del tipo "Te he recogido al niño". Basta ya de asumir una doble jornada laboral y de llegar exhaustas al final de la jornada.

  • Satisfacer nuestras necesidades y cuidarnos tanto física como mentalmente

Este tip guarda relación con el anterior, otra creencia que nos ha hecho mucho daño es la de que tenemos que anteponer las necesidades de los demás a las propias porque así seremos buenas madres, parejas, hijas,..

Para poder estar bien con los demás, primero tenemos que estar bien con nosotras mismas y para ello, tenemos que aprender a escucharnos y a dedicarnos tiempo a nosotras mismas para descansar, para nuestros hobbies, para pedir ayuda cuando la necesitemos, etc.

  • Establecer sinergias con otras mujeres

Escuchar las experiencias de otras mujeres, ver cómo se sienten, qué hacen ellas para empoderarse. Compartir inquietudes, logros, vivencias, sueños,... es de lo más inspirador y enriquecedor.

En los talleres y formaciones que he impartido con mujeres de todas las edades y condiciones sociales y culturales, era uno de los aspectos que más se valoraban porque nos ayudaba a todas a crecer como mujeres y como personas.

  • Formarnos

Leer biografías de otras mujeres, asistir a charlas, formaciones de empoderamiento y de liderazgo femenino nos ayudará a entender cómo los estereotipos de género nos condicionan y nos dará recursos y habilidades para ganar en autoestima y seguridad en nosotras mismas.

  • Ser conscientes de nuestro rol como madres y educar a nuestros hijos e hijas en la igualdad

Como he comentado antes, una de las claves para prevenir y acabar con la desigualdad de género está en la educación. Como madres tenemos una responsabilidad en la socialización de nuestros hijos e hijas no ya sólo con lo que les decimos sino con nuestro ejemplo, con nuestra manera de actuar y de situarnos en el mundo como mujeres.

Eduquemos a las generaciones que suben en la igualdad, que hijos e hijas participen por igual en las tareas de casa, que los chicos también se recojan su habitación, pongan una lavadora o quiten el polvo.

Enseñemos a nuestras hijas a que no se callen su opinión, a que los celos no son sinónimo de amor, a que no pueden vestirse como les dice su pareja,...Y enseñemos a nuestros hijos que también pueden llorar, tener miedo y pedir ayuda,

Y, sobre todo, hablemos en casa de lo que significa ser hombre y ser mujer y aportemos esa mirada crítica respecto a lo que se muestra en los medios de comunicación.

Cada lunes os doy unos tips para que los pongáis en práctica a lo largo de la semana, pero HOY os propongo que los tengáis presentes no solo durante la semana, ni tampoco durante este mes de noviembre, sino que los trabajéis durante todo el año porque SOLO UN TRABAJO SOSTENIDO EN EL QUE NOS IMPLIQUEMOS TODOS, HOMBRES Y MUJERES, VA A GARANTIZAR UNA IGUALDAD REAL Y EFECTIVA ENTRE HOMBRES Y MUJERES

Os invito a todas las mujeres a que asistáis a la Formación en Liderazgo Femenino que imparto este mes de noviembre, si queréis más información, no dudéis en contactar conmigo

Será un espacio de compartir, de aprender, de crecer juntas y de establecer sinergias. Os espero!!!

Que tengáis una feliz semana!

Publicidad
Publicidad