PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Tips para automotivarte y ser más productivo

Begoña Serra Lidera tu vida con Begoña Serra
21 Oct 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Los profesionales constatamos que hay un alto porcentaje de personas que no tienen claro sus objetivos en la vida ni tan siquiera son conscientes de lo que podrían llegar a ser, porque no han desarrollado una imagen automotivacional de si mismas

La motivación consiste en encontrar los motivos para pasar a la acción y llevar a cabo algo que nos supone un esfuerzo

¿Qué entendemos por motivación?

La palabra motivación hace referencia al motor o a la energía que nos impulsa a la acción.

En este sentido tenemos que distinguir entre la motivación extrinseca y la motivación intrínseca o automotivación.

La motivación extrínseca es aquella que nos viene de fuera a modo de incentivos o de recompensa por nuestras acciones, por el trabajo realizado,... Por ejemplo, el salario que cobramos a final de mes por nuestro trabajo, el ascenso conseguido porque hemos cerrado un buen trato con un cliente o las palabras de agradecimiento por un favor que hemos hecho a un amigo.

La motivación intrínseca es aquella que nace de nosotros mismos, de la satisfacción por el trabajo bien hecho, por sentirnos autorealizados y saber que estamos llevando a cabo nuestra pasión. La motivación intrínseca es la que nos hace seguir adelante a pesar de las adversidades porque depende única y exclusivamente de nosotros.

¿Cómo desarrollamos la automotivación?

La automotivación es algo que depende única y exclusivamente de nosotros ya que está relacionada con la actitud que tenemos ante la vida y cómo interpretamos las cosas que nos suceden. En función de esa interpretación y de nuestra respuesta emocional y conductual, tendremos una mejor o peor automotivación.

Este hecho explica por qué hay personas que tienen un alto nivel de automotivación y otras tiran la toalla y abandonan al primer contratiempo. 

Como ya he explicado en más de una ocasión, los distintos hechos que nos suceden a lo largo de nuestras vidas, no son por si mismos ni buenos ni malos, forman parte del proceso natural de la vida. Somos nosotros los que, con nuestra mirada, les asignamos un valor positivo y negativo, en función de nuestras vivencias previas, de nuestras emociones, de nuestras creencias, prejuicios, aspectos culturales,... 

De esta manera donde una persona puede ver una desgracia o un fracaso, otra puede ver una oportunidad, un aprendizaje y una evolución. 

Cuando somos conscientes de que nosotros tenemos el poder de interpretar lo que nos sucede y de decidir si dejamos que nos afecte y nos condicione en negativo o en positivo, estamos empezando a liderar nuestras vidas y a tomar las riendas de nuestra automotivación.

10 Tips para automotivarte

  • Establece tus metas

Define tus metas para saber hacia donde vas. Muchas veces nos desmotivamos porque no tenemos claro que queremos conseguir y nos dispersamos.

Identificar nuestros objetivos a corto, medio y largo plazo nos ayudará a elaborar un plan estratégico con las acciones necesarias a ejectuar.

No olvides que las metas deven ser realistas pues también conozco a muchas personas que se desmotivan porque se han puesto objetivos inalcanzables o se han marcado unos plazos imposibles de cumplir.

También puede ayudarte hacer una lista con las tareas a realizar e ir marcándolas a medida que las realizas, eso te ayudará a ver que progresas y te sentirirás realizado y competente, sabiendo que estás en el camino correcto.

  • Descubre y potencia tus talentos

Párate y reflexiona cuáles son tus habilidades y talentos innatos, que es aquello que te apasiona, que te hace sentirte realizado y que realmente te motiva. No hay nada más motivador que trabajar de aquello que realmente nos apasiona y os lo digo por experiencia propia. Desde bien pequeña, mi vocación era ayudar a otras personas a liderar sus vidas, pero las circunstancias personales me llevaron a estudiar Derecho. y a ejercer como abogada. Pero en un momento de mi vida, tomé la decisión de perseguir mis sueños y de dedicarme a mi vocación, estudié, me preparé y aquí estoy, ahora me siento plenamente realizada. Si yo pude hacerlo, TÚ también puedes. Es una cuestión de decidirse a llevar una vida mediocre o de llevar una vida plena.

Que hayas realizado unos determinados estudios o que estés trabajando en un determinado sector, no quiere decir que no puedas cambiar. La vida está llena de decisiones y tú puedes en cualquier momento decidir cambiar y hacer aquello que realmente te motiva y te hace feliz. ¿Qué es lo peor que pueda pasar?

  • Toma conciencia de tu diálogo interior

Como ya comenté en mi post 10 palabras tóxicas que te alejan de tu éxito tu diálogo interior, la manera en que te explicas las cosas e interpretas tu realidad puede limitarte o capacitarte-

Recuerda que frases como "no puedo, no lo conseguiré, seguro que fracasaré, no sirvo para esto,..."  acaban creando tu realidad porque para ti son ciertas.Y supongo que estarás de acuerdo conmigo en que son de lo más desmotivadoras.

  • Enfócate en lo positivo

La automotivación depende únicamente de ti, es una actitud ante la vida. De todas las situaciones, incluso de las más adversas, puedes encontrar un aspecto positivo porque siempre te aportará algo, será una experiencia nueva que suma a tu bagaje y te ayudará a desarrollar nuevos recursos y habilidades que antes no tenías.

Ante una adversidad, hay personas que se derrumban y abandonan y otras que se crecen y ponen en funcionamiento toda su creativdiad y su ingenio para buscar maneras de superarlas y seguir adelante, todavía más reforzadas. 

  • Busca modelos que te inspiren

No hay nada más motivador que conocer las historias o conversar con personas exitosas que han conseguido sus objetivos.  Cada un de ellas tiene su propia historia y conocer su recorrido, saber los obstáculos que han tenido que superar, lo que han aprendido y, en definitiva, cómo han llegado, resulta muy inspirador y motivador porque te demuestra que SI se puede. Que con trabajo, pasión y perseverancia, todo es posible. 

  • Rodéate de personas positivas

Si emprender ya comporta por si altibajos emocionales, miedos, dudas e inseguridades, no te lo pongas más difícil lididando con personas negativas que siempre ven problemas y el vaso medio vacío, que te estén cuestionando y haciéndote dudar de ti mismo y de tus capacidades. No te aportan nada, sólo te robarán energía y te desmotivarán. 

Busca personas positivas, que confien en ti, que te apoyen y que, en un momento dado, te puedan ayudar y establecer sinergias y colaboraciones

  • No temas equivocarte

Aprender a automotivarse es querer superarse, asumir riesgos, celebrar los logros y también aprender de los errores. 

Equivocarte te permite aprender nuevas maneras de hacer las cosas, explorar nuevos horizontes, fomentar tu creatividad,... Por tanto, no te autocastigues y te desmotives por tus errores. De hecho, yo ni siquiera los califico de errores sino de fuentes de aprendizaje. 

  • Fórmate

Formarse es una de las claves para mantenerse automotivado. Cuantos más conocimieentos y habilidades tenemos, más autoridad tenemos en nuestro sector y, por lo tanto, más seguridad y confianza tendremos en nosotros mismos. 

Cuanto más formados y capacitados estamos, más recursos tenemos para enfrentarnos a los retos profesionales y también habremos desarrollado una mentalidad mucho más abierta y flexible al cambio.

  • Descansa y busca momentos de ocio

Muchas personas se desaniman y abandonan sus proyectos porque se sienten agotadas físicas y mentalmente. Una de las principales causas de desmotivación tiene su orígen en no saber desconectar del trabajo y este problema todavía se agudiza más en personas que trabajan desde casa. 

Por ello, es importante, aunque trabajes desde casa,  establecerte unos horarios de trabajo y unos horarios de descanso.

El descanso y los momentos de ocio nos sirven para desconectar, para recargar pilas y para distraernos.

Reucerda que no serás más eficiente y productivo por estar más horas enfrascado en tu proyecto, más bien sucederá lo contrario, te agotarás y tu motivación caerá en picado.

Encontrar el equilibrio entre la faceta profesional y la personal es calve en todo emprendimiento. Por ello, dedica tiempo a tu familia y amigos, sal, ves al cine, lee un libro, baila,... lo que te apetezca pero disfruta también de la vida.

  • Prémiate

Una de las maneras de mantenerte automotivado es darte un premio cada vez que logres alguna meta que te acerque a tu objetivo. Es lo que se denomina retroalimentación positiva. 

Pueden ser cosas pequeñas, como dar un paseo por la playa, ver tu película favorita, prepararte una comida especial o cualquier capricho que te reconforte y te haga sentir bien porque te lo mereces. 

Siempre que emprendemos algún proyecto del tipo que sea, hay muchos factores que pueden desanimarnos: la falta de recursos económicos, las personas que nos rodean, el miedo a arriesgarnos, nuestras experiencias pasadas, la búsqueda de aprobación, nuestros propios pensamientos limitantes,... Todo ello, puede hacer que abandonemos y renunciemos a hacer aquello que realmente nos apasiona. La clave está en ser consciente de todos estos factores, confrontarlos y perseverar. Yo lo hice y valió la pena. No voy a decirte que sea un camino fácil, pero la alternativa de llevar una vida que no te satisface es peor. Al menos para mi, ¿tu qué piensas?

Por eso, esta semana he querido regalarte estos tips que a mi me han servido para llegar donde estoy, espero que también se conviertan en tu guía y si crees que todavía necesitas un motivo para seguir adelante, no dudes en contactarme, estaré encantada de acompañarte a transitar por el camino de la automotivación para que tú también puedas SER la persona que tanto deseas. 

¡Te deseo una feliz semana!

 
Publicidad
Publicidad