PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Qué tipo de personalidad tienes

Begoña Serra Lidera tu vida con Begoña Serra
8 Jan 2020 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

¿Por qué las personas reaccionamos de distinta manera ante una misma situación? ¿Qué hace que algunas sean temerosas y a otras les guste asumir riesgos? ¿Por qué algunas persiguen sus sueños y otras se conforman con una vida tranquila y previsible?

La respuesta está en la personalidad, entendida como los procesos mentales que nos llevan a actuar de determinada manera según la intrpretación que hacemos de nuestra realidad, de las experiencias vividas, de nuestros intereses y valores y de las relaciones interpersonales que mantenemos. 

Nuestra personalidad es lo que nos hace únicos e irrepetibles porque depende de nuestra historia personal y de cómo la hemos integrado. Es por este motivo, que los hermanos, aun teniendo los mismos padres, pueden ser totalmente distintos en su personalidad. Tal vez uno sea tímido y otro sea muy extrovertido. Aunque en principio podamos pensar que han recibido la misma educación, las experiencias vitales son distintas ya que no es lo mismo ser el primogénito que el segundo o tercer hijo, no es lo mismo ser un chico que una chica, o haber nacido en un momento u otro de la relación de pareja. Aunque como progenitores nos decimos que tratamos a nuestros hijos e hijas por igual, siempre hay alguna diferencia por sutil que sea y que responde a infinidad de causas: las expectativas que tenemos sobre nuestro bebé, el momento vital que estamos atravesando, las circunstancias laborales y económicas, el propio feeling que tenemos con el bebé, nuestro estado anímico,...

Todas estas circunstancias de los padres y madres influyen en la relación con sus hijos e hijas y en las vivencias que van a ir perfilando su personalidad.

¿Qué entendemos por personalidad?

Temperamento, carácter, personalidad, transtornos de la personalidad, carácter fuerte,... tanto la medicina como la psicología han estudiado qué factores tanto internos como externos llevan a las personas a comportarse de una manera u otra, centrándose en aspectos como la inteligencia, la conciencia, la predisposición genética, los procesos mentales, la toma de decisiones, los patrones conductuales, la gestión de las emociones, las relaciones tanto intrapersonales como interpersonales,...

Tener en cuenta tantas variables ha provocado que existan distintas teorías de la personalidad que muchas veces se contradicen entre ellas según el enfoque y la metodología utilizada: psiconanalítica, cognitiva-conductual, humanista,...Es por ese motivo que no existe una teoría única acerca de la personalidad

Desde la perspectiva del Análisis Transaccional, nos referimos a la personalidad como el conjunto de factores tanto internos como externos que llevan a que una persona sea de una manera u otra, definiendo un estilo de comportamiento propio en su relación tanto consigo misma como los demás que la caracteriza al ser predecible.

Por tanto, cuando nos referimos a la personalidad, estamos haciendo referencia a unas características de la persona, pensamientos, emociones y patrones tanto conductuales como relacionales que persisten en el tiempo, dando coherencia a la persona. Evidentemente, la persona evoluciona y puede cambiar, pero la personalidad está relacionada con esas caracterísitcas que le son propias y que la caracterizan, diferenciándolas de las demás. Pongamos un ejemplo, una persona introvertida puede aprender a vencer su timidez y a desarrollar habilidades interpersonales, aprender a hablar en público, pero su introversión seguirá formando parte de su personalidad y difícilmente se volverá una persona extrovertida.

Tipos de personalidad

Como ya he comentado en la configuración de la personalidad de una persona, influyen numerosos factores tanto internos como externos, así como experiencias y vivencias que hacen que la identidad se vaya construyendo a lo largo de la vida, si bien es cierto que existen unos rasgos de personalidad que son más estables en el tiempo y que nos permiten decir que alguien tiene una personalidad u otra. De esta manera, podemos afirmar que alguien es introvertido o perfeccionista.

Conocer nuestra personalidad y, sobre todo, nuestros rasgos característicos nos ayuda a la hora de decidir una profesión u otra, de tomar ciertas decisiones, de emprender un negocio, etc... puies es una valiosa información para conocer nuestros puntos fuertes y aquellos que tenemos que desarrollar o mejorar si queremos conseeguir determinamos objetivos tanto personales como profesionales. 

Pongamos un ejemplo,para un perfil profesional de comercial es más apropiada una personalidad extrovertida y para un programador informático una personalidad introvertida puede ser ideal ya que una extrovertida al necesitar el contacto con las personas se agobiará al tener que estar tantas horas sentada ante un ordenador.

Vamos a detallar algunos de las personalidades más características:

Carl Jung clasificó los tipos de personalidad en introvertidos y extrovertidos.

Las introvertidas son personas que se centran en sus propios procesos internos, más bien tímidos a los que les resulta difícil relacionarse con otras personas, sobre todo si es un grupo grande, Son muy reflexivas y tienen una gran riqueza interior que no suelen mostrar a los demás. Prefieren escuchar antes que hablar y no se sienten cómodos dando su opinión. Son personas empáticas, a las que no les importa ayudar si es necesario y se puede confiar en ellas.

Las extravertidas son personas sociales, les encanta rodarse de personas, conversar, compartir experiencias, probar cosas nuevas y son muy buenas en trabajos relacionados con el trato con los demás.

Partiendo de esta primera clasificación, podemos hacer otra más extensa que tiene en cuenta numerosos factores:

  • Perfeccionistas y controladoras, personas que son inseguras y con una baja autoestma. Quieren hacerlo todo a la perfección porque así tienen una falsa sensación de control. Para ellas, una tarea nunca está lo suficientemente bien hecha y siempre exigen más tanto a si mismas como a las personas que las rodean.
  • Domidadoras, personas que imponen su voluntad, criterio y opiniones sobre los demás, piensan que ellas siempre tienen la razón y que los demás están equivocados. Son muy críticas y pueden ser perseguidoras, iniciando dinámicas de poder y juegos psicológicos para imponer su criterio.
  • Sacrificadas, personas con baja autoestima que siempre quieren complacer a las demás y anteponen las necesidades a las suyas propias para obtener la aprobación de las personas con las que se relacionan. Difícilmente darán su opinión porque tienen miedo de no agradar y son fácilmente infulenciables y manipulables.
  • Dvertidas, personas alegres a las que les gusta compartir sus experiencias con los demás, transmiten buen "rollo", son acogedoras y saben motivar a los demás.
  • Egocéntricas, personas con un gran ego, sólo piensan en si mismas y en sus intereses, sin mostrar empatía por los demás. Son los típicos "trepa" en una empresa que hacen lo que sea para conseguir sus objetivos.
  • Moralistas, personas con un gran sentido de la moral, unos principios y valores muy sólidos. Son personas metódicas y ordenadas, a los que les gusta tener todo bajo control.
  • Curiosas e inquietas, personas que se sienten atraídas por cosas nuevas, les gusta experimentar, probar,... Se caracterizan por tener una gran agilidad mental y ser competitivas.
  • Creativas, les gusta innovar y crear. Disfrutan del trato con la gente. Son algo distraídas y siempre están buscando cosas nuevas para no aburrirse.
  • Idealistas, persona que buscan un ideal, luchan por una causa que creen justa. Tienen un pensamiento más bien abstracto y a veces les cuesta condretar sus ideas.
  • Realistas, personas que "tienen los pies en la tierra", tienen una visión clara y objetiva de la realidad. Su mente analítica le permite tener una visión clara y objetiva de los hechos. Se complementa bien con una persona idealista porque ayuda a concretar la visión general de ésta y a materializarla.
  • Líderes, su carisma y la confianza que transmite hace que los demás la sigan. Son personas que saben adaptarse a los cambios, flexibles, con grandes habiidades para cohesionar, motivar y comunicar.

Estos son algunos de los rasgos de personalidad más comunes. Una persona puede tener varios de ellos y todos tienen sus pros y contras, haciéndolos más o menos apropiados para los distintos perfiles profesionales. Normalmente, en un equipo es necesario que haya distintos perfiles, líderes, idealistas, realistas,, creativas,... porque cada uno se complementa con los otros y aporta valor al equipo.

Además tengamos presente que todos ellos tienen que tener un equilibrio, los extremos nunca son buenos. Un idealista al 100% nunca conseguirá sus objetivos porque no los sabrá materializar, de la misma manera una persona 100% realista le faltará la parte del ideal, del por qué del proyecto.

Por tanto, es necesario saber qué tipo de personalidad tenemos para poder potenciar unos apspectos y desarrollar los complementarios.

¿Tú ya sabes en qué perfil encajas? Si quieres que te ayude a descubrir cuál es tu personalidad y a potenciar aquellos rasgos que necesites para desarrollar tu poryecto profesional, no dudes en contactar conmigoEstaré encantada de ayudarte.

¡Que tengas una feliz semana!


  1.  
Publicidad
Publicidad