PREVIOUS_POST
NEXT_POST

La crisis de la Covid19 y los ODS, oportunidad de cambio

Begoña Serra Lidera tu vida con Begoña Serra
22 Jun 2020 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Los Objetivos de Desarrollo sostenible (ODS) de Naciones Unidas entraron en vigor en enero de 2016 y constituyen el compromiso y el plan de acción más ambicioso que pretende asegurar la sostenibilidad y el bienestar de las personas

Son muchos los desafíos a los que nos enfrentamos tanto como sociedad como planeta: la emergencia del cambio climático, las grandes desigualdades sociales y económicas, el hambre, la pobreza, el aumento de la violencia de género y de la violencia filioparental... En un mundo competitivo y globalizado como el nuestro, todos estos problemas se han visto agravados ante la crisis de la Covid 19 que ha supuesto una crisis sanitaria, humana y económica sin precedentes y que hace urgente e imprescindible una reflexión y revisión profunda del modelo de sociedad y de economía que queremos. 

La semana pasada asistí a una webinar organizada por Economía Humana en la que se reflexionaba sobre si la Covid 19 iba a influir en la implementación y consecución de los ODS. La participación de todos sus ponentes fue brillante y quiero resaltar dos ideas: En primer lugar, no podemos cometer los mismos errores y, en segundo lugar, el término de econovida entendida como políticas económicas dirigidas a mejorar la vida de las personas y la formación como uno de los pilares importantes para conseguirlo.A raíz de estas interesantes reflexiones, subí un vídeo a mi instagram@begonyaserra cuyo link os comparto a continuación; 

https://www.instagram.com/tv/CBl4b4Cij17/?igshid=gl7inkeqtezk

No se alcanzará el éxito empresarial sin un entorno sostenible

Mucho se habla del éxito, pero ¿qué entendemos por éxito? La facturación de una empresa, el aumento de la productividad, los resultados económicos. Es evidente que es una manera de medir si la empresa es rentable o no, si su futuro está garantizado o si se tienen que realizar ajustes en su plan estratégico. ¿Pero los resultados económicos tienen que ser los únicos indicadores del éxito de una organización? ¿Y a qué coste? 

El cambio climático nos está advirtiendo de grandes catástrofes naturales como huracanes, ciclones, lluvias extremas, inundaciones, sequías extremas, acidificación y contaminación del agua debido a la concentración de dióxido de carbono en el aire, aumento del calor en el mundo, biodiversidad en peligro, hambruna, pobreza, enfermedades... De hecho, en 1992 la Organización Mundial de la Salud advirtió de que el calentamiento global podía provocar que la malaria y otras enfermedades tropicales afectasen a millones de personas en zonas en las que estas enfermedades no existen. 

¿Qué son los ODS?

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas son un pacto firmado por los Estados Miembros de las Naciones Unidas que constan de una Declaración, 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y 189 metas que se han comprometido en conseguir en el año 2030,

Su finalidad última es erradicar la pobreza, poniendo fin al hambre, promover una agricultura sostenible que garantice una vida sana y de calidad, garantizando el bienestar de las personas y promoviendo la igualdad sin distinción alguna. Su objetivo último es poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas vivan en paz y prosperidad para 2030.

Este pacto a nivel mundial para la sostenibilidad empresarial en el sector privado busca sumar esfuerzos de empresas y organizaciones para hacer posible la consecución de los ODS. A primera vista, parece un plan ambicioso y difícil de alcanzar pero lo cierto es que implica todo un desafío al que debemos hacer frente desde un cambio de paradigma que supone un alto nivel de conciencia de cuál es nuestro impacto en la naturaleza, un compromiso real de cambio y una mirada a medio largo plazo,

Una prueba de ello es la crisis provocada por la Covid 19 que ha paralizado durante meses la economía de todo el mundo y que, como todos sabemos, está teniendo un grave impacto a todos los niveles: muertes, hambre, desempleo, problemas de salud, problemas psicológicos,... La pregunta a hacernos, aunque incómoda, necesaria es: si los efectos de un único coronavirus son estos, ¿de qué magnitud pueden ser las pérdidas y las consecuencias provocadas por el cambio climático?

Cambio de paradigma

La crisis de la Covid 19 nos tiene que servir para tomar consciencia de los efectos que nuestras decisiones y acciones tienen sobre el medio ambiente y para reflexionar sobre qué futuro inmediato queremos. 

El cambio climático es una realidad y hoy se pone de manifiesto con toda su fuerza, es una llamada a la acción. Ya no podemos seguir debatiendo ni reflexionando, es tiempo de asumir compromisos, de ser valientes y de tomar decisiones reales que impliquen cambios reales en nuestra manera de producir, de hacer negocios y de consumir.

La Covid 19 no puede ser un simple recuerdo o un mal sueño del que queremos olvidarnos cuando encontremos una vacuna o un tratamiento efectivo, sino un toque de atención que nos tenemos que tomar muy en serio.

Está claro que tenemos que reactivar la economía pero no podemos hacerlo poniendo en riesgo nuestra salud ni la salud del planeta, tenemos que apostar por una economía sostenible que promueva la salud de las personas y el entorno, por empresas con una serio compromiso y responsabilidad social. De lo contrario, cuando superemos la Covid 19 seguiremos inmersos en una emergencia climática que pone en riesgo nuestra vida y nuestra supervivencia.

Como profesional veo una estrecha relación entre los ODS y la pirámide de necesidades básicas de Maslow. Todos buscamos realizarnos y sentirnos felices pero para ello tenemos que asegurarnos la supervivencia (que es el primer escalafón en la pirámide de Maslow), todo aquello que hace referencia a las necesidades fisiológicas y en el segundo se sitúa la protección, la sensación de sentirse seguro y protegido. A medida que vamos subiendo aparecen necesidades emocionales como el sentimiento de afecto y de pertenencia y así vamos ascendiendo hasta el sentimiento de plenitud.

¿Cómo pretendemos ser eficaces y productivos en nuestros puestos de trabajo si nos sentimos desprotegidos?

Poco se está hablando de las secuelas psicológicas de la Covid 19 pero lo cierto es que los profesionales alertan de una oleada de problemas psicológicos y no sólo entre las personas que hayan perdido a un familiar o ser querido (que también) sino por personas que se quedado sin trabajo, que no tienen para comer, que tienen miedo al contagio por la irresponsabilidad de parte de la población, a sanitarios que contemplan incrédulos, indignados e impotentes playas llenas de gente, personas que no respetan las medidas de distanciamiento social...

La desesperación, el miedo al futuro, la ansiedad, la impotencia, la desmotivación, la falta de confianza, la depresión... afectan gravemente a la salud emocional y física de las personas y poco se está hablando de ello. Parece que la "nueva normalidad" y el verano ha borrado de un plumazo al Covid 19 pero la amenaza sigue estando ahí, estamos viendo rebrotes en distintos países y la OMS vuelve a alertar de que la pandemia se está acelerando. ¿Acaso no hemos aprendido nada?

Siempre he dicho que hay una gran diferencia entre preocuparnos y ocuparnos. De nada sirve la rumiación y darle vueltas al peligro que convive con nosotros pero de nada sirve tampoco "esconder la cabeza bajo el ala", relajarnos porque ha llegado el verano y confiar en que las altas temperaturas nos protejan porque no es así y aún en el supuesto de que lo fuera, octubre está a la vuelta de la esquina.

Ocuparnos es responsabilizarnos de nosotros mismos, de nuestra salud individual y colectiva y tomar las acciones necesarias para prevenir el contagio y minimizar los riesgos y decidir que decisiones y acciones vamos a tomar para prevenir posibles crisis sanitarias revirtiendo el cambio climático y apostando por una economía sostenible.

Os comparto una definición de Economía de Michel Tissier como "organización de nuestra casa común para satisfacer las necesidades de quienes la habitan". Economía al servicio de las personas y del desarrollo humano,

Con este post quiero invitaros a reflexionar sobre qué modelo económico y social queréis y cómo podéis contribuir tanto a nivel individual como de vuestras empresas en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Como siempre, deciros que si necesitáis concretar estas medidas, podéis contactar conmigo.

¡Que paséis una feliz semana!

Publicidad
Publicidad