PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cuál es el estado de salud de tu empresa

Begoña Serra Lidera tu vida con Begoña Serra
21 Feb 2020 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Cuando hablamos del estado de salud de una empresa, nos estamos refieriendo a si la organización está enferma o no. Porque aunque pueda parecer extraño, las empresas pueden enfermar.

Aunque a simple vista nos pueda parecer chocante que las empresas puedan enfermar pues son entidades jurídicas, pensemos que son un sistema compuesto por personas con sus propias vivencias, inseguridades, opiniones, expectativas, etc. y son precisamente las dinámicas que se establezcan entre ellas lo que hará que la empresa enferme o goce de buena salud,

Lo que las personas que integran la organización deciden, hacen o dejan de hacer determinará el nivel de salud de la empresa. De ahí la importancia que tiene cuidar las relaciones personales y poner el foco en el bienestar de los trabajadores,

¿Cómo puedo saber si mi empresa está enferma?

Normalmente sucede que los directivos se dan cuenta de que algo no va bien cuando la situación ya es grave y el problema o el conflicto ha estallado y se ha instaurado en la dinámica organizacional. En nuermosas ocaciones me he enonctrado que los primeros signos de alarma pasan desapercibidos o no se les presta la debida atención porque se considera que son malentendidos o altercados que se solucionarán por si solos.

Pero lo cierto es que son esos pequeños malentendidos, roces o disputas las que van provocando un creciente malestar que puede desembocar en conductas disfuncionales que al agravarse y cronificarse, llevan a la empresa a enfermar, resintiéndose su eficacia y productividad hasta el extremo de poner su futuro en peligro.

Señales de alarma: 

  • Desmotivación por parte de los trabajadroes que han perdido la ilusión por el proyecto empresarial y, por lo tanto, no se sienten comprometidos con los objetivos de la organización.
  • Falta de previsión por parte de los directivos ante un crecimiento de la organización que no se sabe gestionar.
  • No tener claros los objetivos de la empresa y sus valores y, por tanto, no saberlos transmitir a los trabajadores con lo que no hay una idea clara del camino a seguir.
  • Una estructura empresarial excesivamente rígida que no sabe adaptarse a las nuevas exigencias y retos del mercado laboral como puede ser las nuevas tecnologías, la globalización, el aumento de la competitividad.
  • Falta de liderazgo
  • No reconocimiento de los trabajadores, lo que genera malestar entre ellos porque no se sienten valorados ni partícipes del proyecto empresarial.
  • No atajar los chismorreos, las disputas, los malentendidos, posibles casos de mobbing,...
  • No realizar una reflexión autocrítica del rumbo de la empresa y del nivel de satisfacción de trabajdores, clientes y proveedores.
  • No llevar un buen control financiero de los gastos e ingresos.
  • Falta de formación de los directivos y distintos departamentos para poder estar al día de las novedades del sector y así seguir siendo competentes.
  • No tener programas de formación en crecimiento personal, gestión emocional y manejo del estrés para cuidar la salud tanto física como emocional de los trabajadores.
  • Olvidar poner el foco en la persona y tratar a los empelados como máquinas, sin tener en cuenta sus opiniones, sentimientos y necesidades. No saber retener el talento es una gran amenaza para la salud de nuestra empresa: Las organizaciones tienen que humanizarse y hacerle saber al trabajador lo importante y valioso que es para la empresa.
  • Falta de compromiso, hay muchaos trabajadores e incluso mandos intermedios que hacen justo lo nercesario para "cumplir el expediente" pero no se implican realmente con los objetivos de la empresa.

Y si mi empresa está enferma, ¿qué puedo hacer?

En primer lugar, es muy importante saber si la empresa quiere ser salvada porque, en muchas ocasiones me he encontrado con directivos a los que ya les está bien esta dinámica, no quieren renunciar a su status quo ni salir de la zona de confort. Si éste es el caso y tu eres un trabajador o trabajadora poca cosa puedes hacer, excepto no dejarte contaminar por esos comprotamientos tóxicos y lo mejor que puedes hacer por ti es buscarte otro trabajo en el que poder seguir creciendo personal y profesionalmente, porque de lo contrario quedarás atrapado o atrapada en una espiral descendiente y tu autoestima se verá afectada.

Si eres el directivo de la empresa y realmente quieres salvarla, lo mejor que puedes hacer es buscar ayuda profesional de un coach para que realice un diagnóstico y establezca las pautas a seguir para revertir la situación. Liderar una organización no es sencillo porque se tiene que saber gestionar un equipo heterogéneo de personas. En numerosas ocasiones, tras una organización enferma, hay un miedo al liderazgo

Como coach transaccional, considero que la salud de la empresa depende de un buen liderazgo, unas relaciones personales de calidad y una adecuada gestión emocional.

En mis asesorías a directivos y formaciones a empresas trabajo un liderazgo efectivo que pone el foco en las personas para garantizar la buena salud de la empresa. Si quieres más información o necesitas asesoramiento, puedes contactar conmigo. Estaré encantada de ayudarte a mejorar la salud de tu organización.

¡Que pases una feliz semana!

Publicidad
Publicidad